Ceuta y Melilla

Crisis en Melilla: Sánchez ordena proteger a Marlaska

Moncloa ha dado instrucciones para que se impida la creación de una comisión de investigación sobre la tragedia en la valla. José Luis Escrivá, titular de Migraciones, se resistió a la consigna

El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska en una sesión del Congreso de los Diputados.
photo_camera Ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska

Fernando Grande-Marlaska, no está dispuesto a dimitir por los sucesos de Melilla, según desvelan fuentes socialistas, que ratifican el ministro del Interior insiste en mantener la versión inicial “a pesar de la existencia de imágenes que puedan contradecirnos”.

El reportaje de la BBC sobre la tragedia en la frontera con Marruecos ha puesto en tela de juicio el papel que jugó el Gobierno durante unos incidentes en los que murieron al menos 23 personas, puesto, de los que por el momento no se han facilitado las grabaciones completas.

Marlaska insiste en defender la intervención de la Guardia Civil, a la vez que busca el respaldo de Bruselas al afirmar que  “fue un ataque muy violento a nuestras fronteras, que son las de la Unión Europea”.

Sin embargo, según se informa a ECD desde la eurocámara, las instituciones europeas están planteando abrir una investigación en paralelo para esclarecer lo ocurrido.

El PSOE se queda solo

Los grupos parlamentarios presentes en la Comisión de Interior, excepto el socialista, reclaman que el ministro dé explicaciones públicas. Después de pensárselo más de dos veces, el Partido Popular apoyará la creación de una comisión de investigación sobre la tragedia.

El primer paso que plantean los populares es que el titular de Interior comparezca en el pleno del Congreso para explicar todas las imágenes que capturaron los dispositivos policiales y los medios de comunicación. En caso de eludir esa petición, liderarán la iniciativas pertinentes para conseguirlo, advierten cargos del PP.

La tensión fragmenta el Gobierno de coalición. Los socios solicitan la comparecencia de Marlaska, y apoyarían una comisión de investigación. No solo Unidas Podemos, sino también los compañeros de investidura: EH Bildu y ERC.

“Hay que proteger a Marlaska”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha intentado frenar la marea política. “Trasladaremos toda la información disponible (…). No tenemos nada que ocultar”, ha dicho en público.

Sin embargo, es consciente de la gravedad del problema y de que puede afectar seriamente al ministro del Interior, según revelan a ECD diputados del PSOE. “Ha enviado un mensaje claro a los ministros, a su equipo, al partido, y sobre todo el Grupo Parlamentario Socialista: evitar por todos los medios, que se ponga en marcha la comisión de investigación sobre los sucesos de Melilla”.

Moncloa no cree que la Justicia pueda culpabilizar a Marlaska. “No es intocable, pero él no es el responsable directo”, comentan diputados del PSOE. Pero desde el PP se cuestionan: “¿Si el Ministro no es el responsable, entonces quién?”.

En Ferraz hay inquietud por las consecuencias electorales que pueda traer el caso Melilla. “Un escándalo de este tipo, con elecciones a la vuelta de la esquina, nos sacaría de muchos gobiernos”, dicen en la sede socialista.

Ese es el motivo de que Sánchez ha realizado un llamamiento a nivel interno para defender a Marlaska a toda costa. “La orden es hay que protegerlo”, dicen las fuentes consultadas.

Negativa de Escrivá

Al término del último Consejo de Ministros, el presidente reunió a todos los ministros socialistas para comunicarles su decisión. La estrategia pasa ellos lo difundieran a todo los niveles, con el fin de optimizar la capilaridad del partido. “Había que cerrar filas cuánto antes”, explican las fuentes consultadas.

Sánchez buscó la unanimidad de los ministros, pero, según ha sabido ECD, hubo uno que no se la brindó: José Luis Escrivá, ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.  Fuentes de su gabinete cuenta: “No abandonó el escenario, pero se mostró reacio a las pretensiones del presidente”.

Marlaska y Escrivá tienen sus roces, aunque a nivel público tienen que hacer el paripé”, comentan algunos socialistas. Las actuaciones de Interior no gustan en el ministerio de Migraciones, y menos aún después de las imágenes que se han visto en la valla.

“Manual de resistencia”

Haber anunciado, por Pedro Sánchez, la rebaja del delito de sedición en La Sexta, en la entrevista con Antonio García Ferreras, no ha sido casualidad, explican diputados del PSOE. “Primer capítulo del manual de resistencia: desviar la atención”, comentan.

“Cuando todo apunte a una sola dirección, desvíala” insisten. Para algunos socialistas, hoy Marlaska ya es historia. “Ya no se habla del tema de Melilla”.

“Cuando volvamos a sentir la presión, aunque esta vez por el delito de sedición, haremos lo mismo: desviar la atención”, concluyen esos diputados.

El PSOE autonómico, preocupado

La vida no se reduce a Madrid, es una afirmación que repiten los barones socialistas, Vara, Page, Lambán y Puig, que no dejan de mirar con malestar hacia a la capital. “Todos sus pactos nos salpican”, se quejan. “Nos tienen olvidados”, denuncian. 

En el ámbito autonómico, el PSEO se sigue desgastando en la misma medida que Sánchez resiste en el poder. “Cuando llegue la hora de la campaña, no sabemos con qué argumentos vamos a intentar convencer y ganar” aseguran desde el gobierno aragonés.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?