Ceuta y Melilla

Casi mil inmigrantes ilegales han sido repatriados de Melilla a Marruecos mientras la Comisión Islámica reclama darles papeles

La entidad religiosa ha abierto una oficina para ayudarles a regularizar su situación

Comisión Islámica de Melilla.
photo_camera Comisión Islámica de Melilla.

La Comisión Islámica de Melilla (CIM) recientemente ha dirigido una carta al ministro del Interior, Fernando Grande- Marlaska con el fin de hacerle conocedor de la supuesta negativa por parte de la delegada de gobierno de la ciudad, Sabrina Moh, para reunirse tratar una posible regularización masiva de marroquíes que están en Melilla atrapados por el cierre fronterizo, entre ellos los imanes de las mezquitas.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, desde la delegación muestran su sorpresa al no tener conocimiento sobre las intenciones de la entidad religiosa de abrir una oficina con el objetivo de asesorar gratuitamente a migrantes. “Desde al delegación no se les atiende porque no ha llegado ninguna petición al respecto”, afirma la delegada. 

“Si ofreces un asesoramiento sobre una cuestión que no te compete, y los resultados no se dan, provocas frustración en los migrantes”, asegura Sabrina Moh. La delegada ha mostrado su sorpresa ante una situación, que aunque no es ilegal, no cuenta con la competencia para resolver estas cuestiones que por norma general son derivadas a extranjería, donde se estudia cada caso con la documentación pertinente, siempre teniendo en cuenta los requisitos que marca la ley. 

Repatriaciones masivas

Asimismo, la delegación en coordinación con el gobierno de Marruecos han realizado hasta mil repatriaciones, y aunque muchos permanecen “atrapados” en Melilla, hasta en cinco ocasiones se ha abierto la frontera hasta el momento para devolver a las personas que llegaron ilegalmente a la ciudad. Además cuentan con la tutela de casi 500 menores, a parte de mujeres que dieron a luz en Melilla y no pudieron retornar. 

“Si lo que quieren es regularizar, no pueden. Son cuestiones que la CIM con delegación de gobierno no ha establecido un diálogo y mucho menos una coordinación”, sentencia Moh. 

A su vez, la delegada se siente molesta porque no les han informado de ninguna cuestión, únicamente les llegó una carta de presentación en relación con el nuevo nombramiento de Hassan Laboudi como presidente de la comisión. 

Falsas esperanzas 

La delegación ha informado al ministro del interior con el fin de que se regule esta asesoría por parte del CIM, pero no ha respondido haciendo alusión a un posible cierre de esta oficina. Aún así, la federación religiosa musulmana, en cuyas oficinas se está produciendo estos días largas colas, primero en las que abrió en el Cargadero del Mineral y posteriormente en la calle Álvaro de Bazán. 

Aunque la Comisión no ha hecho declaraciones, ni tampoco su nuevo presidente, Hassan Laboudi, este concluye su escrito solicitando una cooperación, pero en realidad no puede gestarse por su falta de legitimidad para abordar este problema. 

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable