Cataluña

Alumnos de la Universidad de Barcelona denuncian trato “xenófobo” por parte del claustro

95 doctores en Odontología critican la actitud condescendiente del personal por el origen latinoamericano de la mayoría de los estudiantes

Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.
photo_cameraFacultad de Medicina de la Universidad de Barcelona.

Alumnos de la Universidad de Barcelona (UB) que se han preparado para los exámenes de homologación del título de Odontología han denunciado el “trato xenófobo y clasista” por parte de algunos miembros del personal docente de la Facultad de Medicina de dicho centro.

En concreto, la situación ha afectado a 95 doctores que se encuentran en este proceso. La mayoría de ellos, tienen orígenes latinoamericanos. 

Todo empezó el pasado mes de noviembre, en la primera convocatoria del examen de homologación. La prueba examinaba sobre cuestiones que no estaban incluidas en el programa de estudio. Fue el caso de la mitad de las 30 preguntas del examen. 

La primera prueba fue calificada sin número (los examinados eran "aptos" o "no aptos"). Los alumnos que acudieron a revisión no pudieron ver su examen ni conocer su nota, solo si habían aprobado o suspendido. En algunos casos, no pudieron llevar bibliografía necesaria para contrarrestar con las respuestas del examen. Según el denunciante, esto "dificultó" la explicación del método llevado a cabo para responder a la prueba. 

Actitud condescendiente del claustro

Ante los resultados del examen y la denuncia de los alumnos, el centro repitió el examen el pasado 5 de diciembre. Según el profesor denunciante, la actitud de los profesores de la UB fue condescendiente con los examinados "como si la segunda prueba fuera un favor", ha denunciado.

Los alumnos han sostenido que, según el Ministerio de Educación, es necesario avisar con casi 30 días de antelación antes de repetir la prueba. En esta ocasión, el nuevo examen contenía un total de 9 preguntas sin estar relacionadas con el temario. 

Ante la nueva oleada de quejas, la universidad sugirió a los alumnos que se cambiasen de centro. Uno de los profesores vigilantes de la segunda prueba declaró antes de empezar que los alumnos debían conformarse con su situación, debido a su condición de “extranjeros”.

El denunciante ha declarado que a los alumnos se les consideraba "mejor preparados" y, como resultado, tendrían que "aceptar cualquier tipo de prueba". Ha calificado de "vejatorio" la actitud de los profesores, que no tiene justificación: "Le estás hablando a un igual", ha dicho. 

"Negocio" de la universidad

Los afectados han denunciado que la universidad ha organizado "un negocio" con las convocatorias del examen, ya que cada alumno debe pagar un importe de 150 euros cada vez que se presente a una convocatoria. El profesor ha denunciado “la repercusión económica" que ha supuesto a muchos alumnos volver a examinarse, ya que éstos han acudido al examen desde otros puntos del mundo. 

Los denunciantes acudieron al defensor del pueblo, que les mandó al Ministerio de Educación. Según el profesor, los denunciantes han decidido “tomar cartas en el asunto” y han acudido a una abogada experta en homologación. Además, la semana que viene, los alumnos acudirán al síndico de la Universidad de Barcelona. Según el denunciante, el centro espera solucionar el problema "por vía interna". 

Mientras tanto, la UB ha anunciado una nueva convocatoria para mayo de 2019. Según el docente, algunos alumnos no se volverán a presentar, aunque no podrán examinarse a través de otra universidad, ya que "el temario es distinto en cada centro". Los alumnos han pedido que les den la materia aprobada, o que cancelen las preguntas que no contemplaba el temario. "No dejaremos pasar la situación sin solución", han denunciado. 

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes