Cataluña

Barcelona, ciudad abierta. Aragonès y Colau buscan coincidir con Felipe VI y Pedro Sánchez en la cena del Mobile World Congress

El independentismo catalán y los grandes poderes del Estado escenifican el cambio de ciclo tras los indultos

EuropaPress_3785925_presidente_generalitat_pere_aragones_rey_felipe_vi_llegada_barcelona (2)
photo_camera El presidente de la Generalitat, Pere Aragoné,s y el Rey, Felipe VI, a su llegada a Barcelona para asistir a una cena inaugural de la XXXVI reunión anual del Cercle D'Economía, el pasado 16 de junio de 2021

El Rey, Felipe VI; los presidente del Gobierno y de la Generalitat, Pedro Sánchez y Pere Aragonès, y las alcaldesas de Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat, Ada Colau y Núria Marín, coinciden hoy domingo en Barcelona en la cena de inauguración del Mobile World Congress, que se celebrará del lunes al jueves. La cena empezará hoy a las 19.30 en el recinto Montjuïc de Fira de Barcelona e intervendrán el Rey, Sánchez, Aragonès, Colau y el director general de GSMA, Mats Granryd

El Confidencial Autonómico ha conversado con diversas fuentes próximas a los centros de decisión que participarán en este acto. La impresión concordante es que existe voluntad por coincidir, especialmente por parte del mundo independentista y de la izquierda radical catalana. "Si no quisieran ir, podrían sencillamente decirlo, tal y como han hecho otras veces, podrían presentar una excusa o podrían enviar a un segundo de a bordo, por cumplir con el protocolo. No ha sucedido ninguna de estas tres opciones, sino que Aragonés y Colau se verán -brevemente, pero se verán- con el Rey y con Sánchez, que son la máxima autoridad y el máximo poder del Estado español. En la imagen hay un mensaje de fondo. Y no solo ante el Rey y el Presidente del Gobierno, que por supuesto, sino también antes los empresarios y el mundo del capital, porque no olvidemos que el Mobile es un congreso empresarial. Hay que ir pensando ya en el regreso de las empresas que se marcharon", señalan los interlocutores. 

Aunque Aragonès, Colau, Puigneró y Torrent no participarán en el besamanos al Rey cuando llegue el monarca a la Fira de Barcelona, sí que coincidirán después, en la cena, y está por ver si volverán a hablar. "Lo que se percibe en el independentismo, especialmente en ERC, es una voluntad de cambio de ciclo; un cambio que tienen que ejecutar sin desdecirse demasiado de su trayectoria anterior, para no parecer demasiado incoherentes con su pasado y ante sus propias bases. Poco a poco, iremos contemplando -lo estamos viendo ya, pese a más de un exabrupto- una actitud nueva, de renuncia a los maximalismos, de ir bajando el suflé. El camino del Procès estaba agotado. Y el paso por un juicio ante el Tribunal Supremo, más la posterior pena de cárcel, que no ha sido larga, pero donde se pasa mal, ha hecho reflexionar a más de uno. Ahora, por una mezcla de convicción, miedo e interés, les interesa más el diálogo, quizás también por la percepción de que con Sánchez se consiguen cosas; la primera de ellas -no la única, ni la última- los indultos. Nadie quiere volver a 2017, salvo los muy fanáticos, que tampoco son tantos. Y a todo esto, ERC juega a ser el partido de la nueva centralidad catalana", apunta las fuentes de este periódico. 

Quienes parecen ajenos a esta reflexiones son los CDR, que han convocado una movilización en la cercana Plaza de España de Barcelona para el domingo a las 19.00, junto a las Torres Venecianes, en contra de la visita del Rey.

Segunda visita real  

El lunes por la mañana, las principales autoridades volverán a coincidir en la inauguración del MWC, ya sin discursos: participarán Felipe VI, Sánchez, Aragonès, Calviño, los ministros Reyes Maroto (Industria, Comercio y Turismo) y Juan Carlos Campo (Justicia), Cunillera, las alcaldesas Colau y Marín (también presidenta de la Diputación de Barcelona), Puigneró y Torrent.

Esta será la segunda visita del Rey a Catalunya desde que Aragonès es presidente, después de que coincidieran la semana pasada en la Reunió Cercle d'Economia que se celebró en el Hotel W de Barcelona. En esa ocasión, Aragonès no asistió a la cena en la que estaba el Rey, pero sí a un encuentro informal previo con empresarios y con el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, y donde el jefe del Ejecutivo catalán y el monarca se saludaron y posaron para una foto.

Sobre la asistencia a esa cena, en un inicio Aragonès la delegó en el vicepresidente Jordi Puigneró, que aceptó ir pero más tarde lo rechazó, y finalmente acudieron las conselleras de Presidencia, Laura Vilagrà, y de Acción Exterior, Victòria Alsina. No ha ocurrido lo mismo en la cena del MWC, porque el martes la portavoz del Govern, Patrícia Plaja, ya anunció en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu que Aragonès asistirá a esta cena.

Además, los Reyes volverán a Catalunya, acompañados de la princesa Leonor y la infanta Sofía, para participar en la ceremonia de entrega de los Premios Fundación Princesa de Girona (FpdGi) 2020 y 2021, que se el jueves en Barcelona. Aragonès ya ha anunciado que no asistirá, porque considera que es un acto "para ensalzar a la Monarquía".

Acto seguido, reunión en Moncloa

Sánchez y Aragonès coincidirán por el MWC un día antes del encuentro que mantendrán el martes a las 17.00 en La Moncloa, en la que será su primera reunión como presidentes. Esta reunión llegará una semana después de que el Gobierno haya indultado a los presos del 1-O y será previa a la reactivación de la mesa de diálogo entre ambos gobiernos, que está previsto que vuelva a reunirse, y deben decidir si lo hará en julio o tras el verano. Las fuentes de ECA señalan que "Sánchez, en esta reunión, privada y cara a cara, quiere entre otras cosas testar si los independentistas realmente han cambiado, o si volverán a las andadas. Nadie lo sabe con certeza, ante un mundo de siempre tan volcánico como es el catalanismo radical, pero las primeras señales tras los indultos, para qué negarlo, están resultando positivas".

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable