Cataluña

Quim Torra caerá para Navidad

Este es el mensaje que ERC traslada a Moncloa y a empresarios catalanes. Dejará la presidencia tras ser condenado e inhabilitado por el caso de los lazos amarillos

Quim Torra, en los actos del aniversario del 1-O.
photo_cameraQuim Torra, en los actos del aniversario del 1-O.

ERC da por amortizado a Quim Torra. Incluso ha comenzado a poner fecha de caducidad al mandato: su salida de la presidencia de la Generalitat se producirá en cuestión de meses.

Es el mensaje que miembros de Esquerra han trasladado estos días, de forma privada, al equipo de Pedro Sánchez y también a destacados empresarios catalanes.

Los contactos entre Moncloa y Generalitat se vienen vehiculando a través de los vicepresidentes Carmen Calvo y Pere Aragonés. Hasta el punto de que ese “hilo directo” no se ha roto en ningún momento en las últimas semanas. Tampoco mientras se registraban graves incidentes en Cataluña como respuesta a la sentencia del 1-O.

Unos disturbios violentos que Quim Torra no ha condenado abiertamente, en opinión del Gobierno, motivo por el que Pedro Sánchez se ha negado por ahora a atender las reclamaciones de diálogo del presidente catalán y ni se le ha puesto al teléfono.

La inhabilitación apartará a Quim Torra

Pese a que Esquerra y JxCat continúan visibilizando una aparente unidad, con la presentación de resoluciones conjuntas en el Parlament, ERC ha comenzado a calmar en privado a Moncloa, lo que explica también la “respuesta tranquila” de Sánchez a los disturbios en las calles catalanas. Así lo admiten a Confidencial Digital altos cargos del Gobierno.

El mensaje que se ha trasladado al Ejecutivo central desde la cúpula del partido republicano aparta a Quim Torra del escenario político catalán en apenas unas semanas lo que, a juicio de Moncloa, facilitará el diálogo con la Generalitat.

Hay que recordar que Torra debe someterse en un mes a juicio en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, por no haber retirado la pancarta a favor de los presos que colgaba de la Generalitat, durante la campaña electoral para las generales del pasado mes de abril, a pesar de habérselo ordenado la Junta Electoral Central.

Tendrá que dejar el cargo antes de Navidad

La vista oral de la causa contra el president, que se expone a una condena de hasta 20 meses de inhabilitación, está fijada para el 18 de noviembre. En ERC dan por hecho que Torra será inhabilitado por desobediencia. Destacan que el propio Torra admitió ante el tribunal que había desobedecido a la Junta Electoral.

Fuentes jurídicas consultadas por ECD calculan que la sentencia se conocerá antes de Navidad. Unos plazos que también manejan miembros de la dirección de Esquerra, tanto en el partido como dentro del Govern.

El president tendrá entonces la opción de recurrir ante el Tribunal Supremo, pero la condena obligaría a activar los mecanismos previstos para sustituir al jefe del Ejecutivo catalán según la ley de la Presidencia de la Generalitat, que establece un plazo de diez días para que se presente otro candidato a ocupar la presidencia.

ERC no apoyará a un candidato de JxCat

Una vez que Torra sea inhabilitado, el vicepresidente, Pere Aragonés, se convertirá en presidente interino. Esquerra da por hecho que JxCat reclamará en ese momento su derecho a conservar la presidencia de la Generalitat.

Sin embargo, fuentes políticas en Cataluña explican a ECD que ni los republicanos -ni tampoco la CUP- están dispuestos a aceptar esa premisa, lo que inevitablemente conducirá a la convocatoria de elecciones ante la falta de apoyos del candidato que presente JxCat.

Con ese escenario, en ERC consideran que ellos no quedarán como los culpables del adelanto electoral. Un escenario que –tienen en cuenta- podría perjudicar sus expectativas de cara a los comicios, en un momento en el que gozan de una buena posición en la mayoría de las encuestas que se vienen publicando estos últimos meses.

Un tripartito con ERC, el PSC y los Comunes

El electorado catalán está adoptando una posición que castiga a los partidos vencedores en 2017, mantiene los bloques -67 independentistas, 61 constitucionalistas, y 7 los Comunes-, y sigue abriendo la posibilidad de un acuerdo que supere la dinámica de bloques. ERC, PSC y Comunes se consolidan como mayoría alternativa, sumando 74 diputados.

Si ahora se celebrasen elecciones autonómicas, los dos partidos que ganaron aquellos comicios perderían veinte diputados. Junts per Catalunya, con Carles Puigdemont a la cabeza y Quim Torra en la presidencia, no sería la fuerza más votada entre los independentistas, ni Ciudadanos entre los constitucionalistas.

ERC se convertiría en la primera fuerza, con 39 diputados y el 24% de los votos, seguida del PSC, con el 19,9% de los sufragios y 28 diputados, 11 más que los actuales, que consumaría el ‘sorpasso’ a Ciudadanos.

Junts per Catalunya perdería 11 diputados y los naranjas 9, o lo que es lo mismo ambas formaciones no obtendrían el apoyo de 350.000 electores que les votaron en 2017.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes