Cataluña

Se han distribuido cerca de 7.500 unidades

Un problema con las tallas retrasa el reparto de los chalecos antibalas en los Mossos d’Esquadra

Un total de 1.500 agentes no tendrán esta prenda de seguridad pese a que se les asignó para este año

Agentes de los Mossos d'Esquadra.
photo_cameraAgentes de los Mossos d'Esquadra.

Los chalecos antibalas son una prenda de seguridad que los agentes y sindicatos de los Mossos d’Escuadra han reclamado desde 2007 como medida de protección en caso de incidente. 


Actualmente, junto con Ceuta y Melilla, Barcelona es una de las regiones europeas con más riesgo de reclutamiento yihadista lo que hace que los agentes deban tomar mayores medidas de seguridad.

El Confidencial Autonómico consultó a diferentes agentes de los Mossos d’Escuadra para conocer la situación del reparto de chalecos antibalas. Este cuerpo de seguridad recibió recientemente un mensaje a través de su intranet en el que se les informaba de un problema con el reparto de esta prenda de protección.

Actualmente, según las fuentes consultadas, se han distribuido cerca de 7.500 chalecos a los agentes que les correspondía recibir su unidad en los años 2014 y 2015. Pero no todos podrán recibirlo este curso. Un problema con la tallas de los chalecos hace que los 1.500 que quedaban por entregar no lo puedan recibir los agentes que los tenían asignados.

Los que están pendientes de recibirlos no se corresponden con las tallas del stock restante. Para no detener el proceso de reparto, la solución que se ha buscado es adelantar a los agentes que tenían su asignación para el año 2016 y se tengan la talla del stock actual.

Según la información publicada por la Dirección General de la Policía, de estos 1.500 que quedan por repartir ninguno de ellos será asignado a un agente que no tenga previsto su asignación en los años 2014, 2015 y 2016.

Las previsiones indican que para el año 2017 se completará la asignación de los chalecos protectores de forma que cada agente tenga esta medida de seguridad a título individual.

Algunos agentes han tenido que interrumpir sus vacaciones para probarse el chaleco

Las fuentes consultadas por este diario aseguran que tras este problema con las tallas en lugar de hacer el reparto por las zonas asignadas, se realizarán por las medidas de la prenda. Pero el reparto continuará.

Fuentes sindicales denuncian que al conflicto con las tallas hay que sumarle la forma en la que se tomaron las medidas a los agentes. En plena etapa estival, algunos Mossos se vieron obligados a hacer un alto e invertir tiempo de sus vacaciones en resolver el problema del chaleco antibalas.

Según pudo conocer ECA, algunos agentes que se encontraban de vacaciones fuera de sus localidades tuvieron que desplazarse hasta un cuartel para probarse el chaleco. Algunos se han quejado porque han tenido que viajar hasta 100 kilómetros para que se les tomara las medidas. 


Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable