Cataluña

El presidente de la Asociación de guardias y agentes municipales exige a la Generalitat de Cataluña el reconocimiento en igualdad de condiciones a la Policía Local

Solicitan tener la misma formación y herramientas de trabajo para evitar agresiones

Associació de Guàrdies, agents, Vig. Munic. CAT
photo_camera Associació de Guàrdies, agents, Vig. Munic. CAT

Dos vigilantes municipales fueron agredidos a bofetadas, puñetazos, con un machete y muebles. Una actuación por un caso de violencia de género ha terminado con los dos vigilantes heridos y dos personas detenidas, una mujer y un hombre del municipio. De hecho, el caso se complicó tanto que los vigilantes detuvieron a la mujer después de su intervención y el hombre fue detenido poco rato después, dado que había huido durante la intervención policial.

Ambos presuntos agresores han sido denunciados a los Mossos d'Esquadra y puestos a disposición judicial. Tras la intervención los agentes requirieron de asistencia médica por las heridas que presentaban. En el operativo participaron tres vigilantes municipales, el que salía del turno de tarde y los dos que entraban en el turno de noche, a la vista de la gravedad de asunto.

Situación precaria 

Según ha podido saber ECA, los agentes no pueden trabajar de forma precaria, a expensas de ser agredidos por cualquier ciudadano.

El presidente de la Asociación de Guardias, Agentes y Vigilantes municipales de Cataluña, Carlos Delgado ante la inacción de la Generalitat de proteger sus derechos e integridad física, se ha visto obligado a emitir un comunicado exigiéndoles  el mismo reconocimiento de Policía Local porque desempeñan las mismas funciones. Las leyes les obligan a realizar las mismas funciones, independientemente de que los alcaldes de los municipios no les permite dicho reconocimiento porque no les consideran policías. 

“No podemos dejar de desempeñarlas, porque un día nos pueden acusar de no hacerlo”, asegura el presidente de la Asociación. 

De víctima a agresora

Según ha podido saber El Mundo, los vigilantes recibieron un aviso a las 9 de la noche por parte de un vecino de que en un domicilio de Olivella, Barcelona un hombre estaba agrediendo a una mujer. Los tres agentes respondieron al requerimiento y al llegar al lugar de los hechos oyeron los gritos de una mujer en el interior de la casa. “¡No me pegues más, por favor, ayuda, ayuda!”, clamaba la supuesta víctima. Los agentes pudieron ver cómo el hombre empujaba a la mujer y la arrastraba por la rampa del parking.

Los agentes se identificaron y ordenaron al hombre que desistiera de su comportamiento y requirieron el apoyo de los Mossos d'Esquadra.

Pese a las amenazas del agresor, los agentes entraron en la casa para detener la agresión, pero algo dio la vuelta a la historia como un calcetín. Nada más entrar, siempre según el atestado, el primer policía recibió un puñetazo en la cara que le hizo caer al suelo de la entrada del parking del domicilio.

Los otros agentes intentaron reducir y detener al hombre pero, curiosamente, la mujer -anteriormente agredida- empezó a dar bofetadas y puñetazos a los agentes que intentaban esposar al atacante. 

Machete en la mano

El hombre empezó entonces a golpear dentro del domicilio hasta que volvió a aparecer, en el punto donde los agentes intentaban retener a la mujer, armado con un machete. Con el grito de “os mataré a todos” le intentó agredir con el arma a un agente, que en un movimiento instintivo pudo esquivarla apartando la cabeza. "Si no, le habría clavado un machete en la cara", explica el atestado. Los agentes no tuvieron más remedio que disparar su espray de pimienta, que llevaban como arma reglamentaria.

El hombre volvió al interior de la casa, y continuando con los gritos, salió al balcón arrojando objetos contra la policía, como una silla y un pedazo de madera con llaves que impactó en el brazo de uno de los agentes . El agresor empezó a toser y huyó. Cuando llegaron los Mossos d'Esquadra, el hombre no estaba en el domicilio que fue detenido un rato después.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable