Cataluña

De la presidencia del Parlament, al banquillo del juzgado

Borràs, Torrent, Forcadell... La presidencia de la cámara autonómica catalana adquiere una creciente carga insurreccional

Laura Borràs, consellera de Cultura.
photo_camera Laura Borràs, presidenta del parlamento de Cataluña desde 2021.

La nueva presidenta del Parlament, Laura Borràs (JxCat), admitió la delegación del voto solicitada por el exconseller fugado y diputado de Junts, Lluís Puig, durante el fallido pleno de investidura en el que Pere Aragonès (ERC) quiso ser elegido nuevo presidente de la Generalitat. Vox y Ciudadanos anunciaron que llevarán la decisión de la señora Borràs al Tribunal Constitucional. Todo augura que esta será la primera de muchas desobediencias por parte de la presidenta de la cámara autonómica hacia la Constitución española.

Analistas políticos consultados por El Confidencial Autonómico advierten que el cargo de la presidencia de la cámara catalana comienza a adquirir, a la vista de los antecedentes en el cargo, una potente carga insurreccional.

En cuanto a Roger Torrent (ERC), el antecesor en el cargo de Borràs, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha admitido a trámite la denuncia presentada por la Fiscalía contra el expresidente del Parlament ante un supuesto delito de desobediencia. El motivo de esta denuncia es que Torrent ignoró las advertencias del Tribunal Constitucional y aceptase en la cámara el debate sobre dos mociones relacionadas con la causa independentista: una en favor de la autodeterminación y otra en contra de la monarquía.

Desobediencia y sedición 

Más grave aun ha sido el caso de Came Forcadell (ERC), antecesora, a su vez, de Torrent. Esta otra expresidenta del Parlament ha sido condenada en firme a once años y seis meses de prisión por un delito de sedición por la organización del referéndum ilegal y la declaración unilateral de independencia de 2017. Actualmente, Forcadell ya se encuentra disfrutando del tercer grado penitenciario, aunque la fiscalía ha tramitado un recurso para revocar su semilibertad. De hecho, Forcadell estuvo presente entre la bancada del público en el acto de toma de posesión de Borràs.

Para que no haya dudas de cuál será su futura línea de acción durante la próxima legislatura autonómica, Laura Borràs reivindicó la figura de su antecesora en el cargo -a Torrent prefirió ignorarlo en su discurso- y llegó a afirmar que Forcadell simplemente entró en prisión “por dejar que en este Parlament se hablase de todo”. Un elemento más -y no menor- que hace prever el aumento de las turbulencias políticas, en Barcelona y Madrid.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes