Cataluña

El ocio nocturno de Barcelona, al límite: el cierre hasta diciembre provocará la pérdida del 60% de sus ingresos

Bares y discotecas negocian con la Generalitat una nueva línea de ayudas para sobrevivir

Botellon
photo_camera Botellon

El ocio nocturno de Barcelona se encuentra al límite de sus capacidades. Tras un año de cierres y restricciones, la Generalitat anunciaba hace unos días que este sector se tendría que mantener cerrado por un tiempo indefinido hasta que bajase la incidencia acumulada.

Ramón Mas, presidente del Gremi de Discoteques de Barcelona y de la asociación España de Noche revelaba a Confidencial Autonómico que la situación es desesperada y que si las medidas de la Generalitat se mantienen y permanecen cerrado en los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, el ocio nocturno perdería entre un 60% y un 70% de su recaudación anual.

El Gobierno catalán ya aseguró que no iba a rebajar las restricciones a este sector hasta que no disminuyera el número de contagios, lo cual, desde el punto de vista de bares y discotecas, está fuera de toda lógica.

Según Ramón, el cierre de estos establecimientos supone que miles de personas salgan a la calle a festejar sin distancia de seguridad e incumpliendo las medidas, cosa que no pasaría en los locales. “A las doce les echan de los bares y no pueden ir a las discotecas, entonces se van a beber a la calle”, lo que aumenta el número de contagios y posterga la reapertura del ocio.

Además, las grandes aglomeraciones de jóvenes y menores hacen que se estén rompiendo los protocolos antidrogas. Cada fin de semana, entre bares y discotecas, salen unas 100.000 personas en Barcelona. La guardia urbana ha llegado a desalojar a 260.000 personas en verano debido al cierre de los locales y los botellones. “El problema es que no se sabe cuál es la situación”, señala. Cuánto estarán cerrados y si les concederán más ayudas es una incógnita.

Líneas de ayuda para sobrevivir

Por ahora el sector del ocio nocturno en la Ciudad Condal ha tenido cuatro líneas de ayuda, pero si las restricciones se mantienen como ya ha anunciado el Govern, éstas no serían suficientes. El sector ya ha pedido una quinta línea a la Generalitat de 50 millones de euros, que correspondería a los meses de agosto, septiembre y octubre. De mantenerse los cierres, asegura Ramón Mas, tendrán que pedir una sexta línea para no tener que bajar la persiana definitivamente.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?