Cataluña

Los mossos se enteraron por la prensa del relevo del comisario jefe

La plantilla no fue avisada, ni siquiera a posteriori, de la decisión del consejero de Interior de relevar a Miquel Esquius por Eduard Sallent

Eduard Sallent, Miquel Buch y Andreu Joan Martínez.
photo_cameraEduard Sallent, Miquel Buch y Andreu Joan Martínez.

Los Mossos d’Esquadra tienen a un nuevo mando operativo, máximo responsable del cuerpo por debajo de los dirigentes políticos del Departamento de Interior de la Generalitat de Cataluña. Eduard Sallent se convierte en el cuarto comisario jefe en los últimos años: Josep Lluís Trapero, Ferran López, Miquel Esquius y ahora Sallent.

Esquius fue designado por el consejero Miquel Buch poco después de hacerse cargo de Interior, cuando se formó el Govern de Quim Torra en mayo de 2018. Buch situó a este comisario al frente de la policía autonómica para relevar a Ferran López, señalado por el independentismo radical por haber sido el responsable de los Mossos nombrado por el Gobierno de Mariano Rajoy al intervenir la Generalitat mediante el artículo 155 de la Constitución, a finales de octubre de 2017.

Entonces, el Ministerio del Interior cesó a Trapero y situó a su número dos, Ferran López, al frente de los Mossos en ese momento tan delicado de octubre de 2017.

Confidencial Autonómico ha podido saber que la noticia del cese de Esquius y el nombramiento de Sallent no se comunicó oficialmente a la plantilla de los Mossos d’Esquadra, según confirman distintas fuentes sindicales y agentes de base.

Los medios de comunicación dieron la noticia del relevo, y poco después el consejero Miquel Buch visualizó el relevo, al comparecer junto al director general de Policía de la Generalitat, Andreu Joan Martínez, y el nuevo comisario jefe, Eduard Sallent.

Sin embargo, fuentes internas del cuerpo explican que los mossos, los agentes, no recibieron ninguna comunicación oficial del relevo de su máximo responsable operativo: ni una nota en la intranet de los Mossos, ni ninguna otra forma de notificarles el cese de Esquius y el nombramiento de Sallent.

También fue por los medios como conocieron la carta de despedida de Miquel Esquius, en la que el ya ex jefe de los Mossos apuntan cierta crítica por lo abrupto del cese, pero lo acepta y se pone a disposición del nuevo responsable y del cuerpo.

“Una vez más, Buch no nos ha informado de nada oficialmente, nos hemos enterado por los medios de comunicación. Patético y lamentable”, afirma a ECA un dirigente sindical de la policía autonómica de Cataluña, que remarca el enfado que existe entre la plantilla por la poca transparencia que se da en los cambios en la cúpula, confirmado con este último caso.

Ni en la intranet, como se ha dicho, ni en los briefing de las comisarías, ni de ninguna otra forma se ha comunicado este cambio en la cúpula del cuerpo, que es el tercero en menos de dos años.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes