Cataluña

Antidisturbios de los Mossos: “Gracias a la Policía Nacional controlamos la situación”

Agentes del cuerpo autonómico denuncian falta de medios de protección frente a emboscadas organizadas y lanzamientos de alcantarillas, sillas, bolas de hierro...

Mossos d'Esquadra haciendo guardia.
photo_cameraMossos d'Esquadra haciendo guardia.

Cientos, miles de independentistas violentos provocaron disturbios en Barcelona y otras ciudades catalanas como Lérida y Tarragona en la noche de este miércoles 16 de octubre. Los enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad y la quema de contenedores y coches se repitieron tras una primera noche el martes 15.

Confidencial Digital ha podido recabar el testimonio de antidisturbios tanto de los Mossos d’Esquadra como de la Policía Nacional, que explican cómo vivieron los altercados provocados por independentistas radicales y antisistemas.

Fuentes del Sindicat de Mossos d’Esquadra (SEM) explican que, según las informaciones y testimonios que recabaron tras la noche del martes 15, muchos antidisturbios de la policía autonómica de Cataluña coincidían en un análisis: “Gracias a los compañeros de la Policía Nacional pudimos controlar la situación”.

Y es que los agentes de la Brigada Móvil (Brimo) y de las Áreas Regionales de Recursos Operativos (Arro), las dos unidades de orden público de los Mossos, ha constatado que con el número de agentes que son, y la coincidencia de disturbios en distintos puntos de Cataluña, se habrían visto superados si no hubiera sido por el refuerzo de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional.

Cargas hombro con hombro

Si el referéndum del 1 de octubre de 2017 provocó una gran grieta entre los Mossos, por un lado, y la Policía Nacional y la Guardia Civil por otro, los disturbios provocados por independentistas radicales dos años después están consiguiendo que se vea la imagen inédita de policías nacionales y mossos cargando de forma conjunta.

“Es muy esperanzador que carguemos hombro con hombro”, apuntan policías de las UIP, que desde hace dos años miran con mucho recelo a los Mossos por la actitud que muchos agentes autonómicos tuvieron el 1-O.

En muchos casos, se ha visto cómo han formado líneas de contención, mezclados, policías nacionales y mossos. En otros casos, han avanzado las unidades antidisturbios de ambos cuerpos por su lado, pero en todo caso con gran coordinación.

Fuentes policiales de ambos cuerpos indican que más allá de la coordinación que haya a nivel de altos mandos, con la sala de coordinación en la que participan los tres cuerpos (Mossos, Policía y Guardia Civil), está habiendo una buena relación a pie de calle.

“Los jefes de los grupos operativos de ambos cuerpos hablan y se hacen cargas coordinadas y simultáneas”, explican. Además, destacan que en realidad la formación de la Brimo de los Mossos y las UIP de la Policía es muy similar, por lo que los movimientos y actuaciones son similares y se entienden muy bien entre ellos.

Ha habido algunas intervenciones que especialmente han dado esta imagen de unidad entre agentes de ambos cuerpos. Por ejemplo, en un caso los manifestantes violentos rodearon a un mosso y comenzaron a darle una auténtica paliza, hasta que aparecieron cuatro o cinco policías nacionales que se lanzaron a auxiliar al mosso.

Quejas por el material de las Arro

Las jornadas de disturbios de esta semana están caldeando los ánimos en los efectivos de Brimo y Arro de los Mossos. El dispositivo especial ya enfadó a muchos agentes, que incluso comentaron que se tomarían bajas.

Pero, a la hora de la verdad, “todos responden, no por los jefes, sino por los compañeros”. Precisamente los compañeros heridos son los que están aumentando la indignación en estas unidades.

En el caso de las Arro, esa indignación es muy notoria. Sobre todo, porque uno de los heridos el martes era un agente de esa unidad que en Lérida sufrió la rotura del brazo por dos puntos, y que tuvo que ser intervenido quirúrgicamente.

Los heridos con contusiones y cortes se reincorporaron a su trabajo pese a ello, ante los problemas previstos para los siguientes días.

“En Arro no tenemos el mismo material que tienen en Brimo”, señala un mosso de esta unidad, que sí tiene funciones de orden pública pero que un nivel por debajo, de forma similar a las Unidades de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional respecto a las Unidades de Intervención Policial.

Llevan casco, pero de protección inferior al de Brimo; botas, pero sin refuerzos de metal como Brimo; llevan chaleco antitrauma (que en algunas regiones policiales están caducados) y chaleco antibala; llevan espinilleras, más antiguas en la Brigada Móvil; pero no cuentan con protecciones en los brazos, que sí tienen los efectivos de la Brimo.

“Al compañero le dieron con una silla por detrás, y le rompieron el brazo”, lamentan miembros de Arro, que señalan que ellos no tienen coderas y protecciones rígidas por los brazos que sí son de dotación en la otra unidad.

Falta de medios ofensivos

La falta de elementos defensivos indigna a muchos mossos de Arro, lo mismo que la limitación de medios ofensivos. “Nos han ido recortando los medios”, destaca un agente, ya que les retiraron las escopetas lanzadoras de pelotas de goma, se ha limitado el uso de gases lacrimógenos y gas pimienta...

“Los lanzadores de pelotas de goma es muy disuasorias”, explican mossos con años de experiencia en orden público, ya que dispersaba a los manifestantes violentos.

Ahora, por contra, no tienen medios para mantener a distancia a los violentos, salvo los lanzadores de proyectiles de foam, “que hacen daño un momento, pero a los 20 segundos ya pueden coger otra piedra”.

Así que frente a botellas, bolas de hierro, sillas, mesas tapas de alcantarillas, adoquines, piedras, canicas lanzadas con tirachinas... “tenemos la defensa [la porra], el escudo y el foam, nada más”.

Además, en casos como en el asedio al Aeropuerto de El Prat agentes allí presentes indican que los mandos que dirigían el dispositivo desde el centro de coordinación ordenaron “esperar” y aguantar antes de lanzar proyectiles de foam.

Por otro lado, algunos agentes de la Policía Nacional están denunciando órdenes de priorizar las salvas, que sólo hacen ruido, para reducir el uso de pelotas de goma tras otra denuncia de un impacto a un manifestante violento que ha perdido el ojo por ello. Sin embargo, mossos presentes en los disturbios apuntan que se siguen lanzando pelotas de goma.

A los daños personales, se suman los daños en muchos furgones que recibieron el impacto de piedras de grandes dimensiones. “La Brimo tiene algunos vehículos inservibles por ahora, Arro también, sobre todo en Lérida”, explican fuentes de los Mossos, que apuntan un detalle: los radicales están utilizando con profusión unos clavos que tiran en la calzada para pinchar las ruedas de los vehículos, algo que se está repitiendo estos días.

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes