Cataluña

Iceta deja el ministerio de Política Territorial en pago a una exigencia de ERC

Le acusan de no haber visitado en la cárcel a los presos del ‘procès’

Miquel Iceta en Mi casa es la tuya, con la bandera de Constantí a la derecha.

El inesperado relevo de Miquel Iceta al frente del Ministerio de Política Territorial, para ir a Cultura y Deporte después de haber sonado incluso como nuevo portavoz del Gobierno, ha sido recibido con sorpresa en el PSOE. Detrás del cambio está ERC.

Según ha sabido Confidencial Digital, el movimiento a otro ministerio responde a una petición de Esquerra con objeto de excluirle de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat sobre Cataluña.

Con el envío de Iceta a una de las carteras que se siguen considerando “menores”, una decisión amarga para el ministro, como el mismo expresó el martes en el traspaso de carteras –“debo admitirlo, siento dejar este ministerio”-, Pedro Sánchez ha aceptado una de las exigencias de ERC aprovechando la remodelación del Ejecutivo.  

ERC se cobra la pieza de Iceta

Según ha confirmado ECD en fuentes conocedoras de los movimientos, Esquerra reclamó la salida de Miquel Iceta del Ministerio de Política Territorial para así forzar su exclusión de la mesa de diálogo con Cataluña, que Pedro Sánchez y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, han acordado que comience a reunirse en septiembre.

En el PSOE explican también que Sánchez ha aceptado el cambio para culminar así la llamada ‘operación Illa’, que empezó a finales de diciembre, cuando decidió enviar al entonces ministro de Sanidad a Cataluña para liderar la candidatura del PSC a las elecciones del 14 de febrero, reemplazando a Iceta.

Salvador Illa ve así reforzado su papel como principal interlocutor del socialismo catalán con el Gobierno de España.

El veto de Pedro Sánchez a Junqueras

Las fuentes políticas a las que ha tenido acceso ECD explican que la exigencia de Esquerra responde  a una “venganza” por el veto de Pedro Sánchez a Oriol Junqueras.

Hay que recordar que Sánchez se ha negado a aceptar al líder de ERC como interlocutor en la mesa de diálogo, a pesar de que ha abandonado definitivamente la prisión al beneficiarse del indulto.

El jefe del Ejecutivo ha limitado el encuentro exclusivamente al ámbito gubernamental, y Junqueras no forma parte en este momento del Govern de la Generalitat, como consecuencia de la inhabilitación que todavía pesa sobre el ex vicepresident.

El Tribunal Supremo fijó en la sentencia del juicio del ‘procès’ que el presidente de ERC debe cumplir un periodo de 13 años de inhabilitación, lo que le impedirá ostentar un cargo público al menos hasta 2031. Es la única parte de la pena que no ha sido revocada por el Consejo de Ministros mediante los indultos.

Ahora, Sánchez utiliza este argumento para vetarle en la mesa se abordará políticamente el conflicto de Cataluña. “Junqueras tiene todavía unos años de inhabilitación”, zanjó hace unos días el presidente, en una entrevista en la Cadena SER.

Una de las grandes reclamaciones de ERC

La presencia de Oriol Junqueras en la mesa de diálogo era una de las grandes reclamaciones de Esquerra, que comenzó a pedir en público días antes de que el Gobierno de Pedro Sánchez firmase los indultos.

Sin embargo, el líder socialista solo ha aceptado, por ahora, reunirse con Pere Aragonès, con quien mantuvo una primera toma de contacto a finales de junio, en La Moncloa.

No ha visitado a los presos del ‘procès’

Fuentes de Esquerra consultadas por ECD recriminan al primer secretario del PSC, Miquel Iceta, no haber visitado nunca en la cárcel a los presos del ‘procès’.

Consideran que ese hecho le lleva a aparecer junto a los que consideraban “justa la represión que estaban sufriendo los presos políticos”, que fueron compañeros del ahora ministro de Cultura y Deporte en el Parlament de Cataluña.

Tampoco le perdonan que fuera uno de los dirigentes que, en 2017, apoyó la aplicación del artículo 155 tras el 1-O.

Veto de ERC para presidir el Senado

No se pasa por alto que Miquel Iceta no pudo ser senador autonómico y, por lo tanto, quedó frustrado el plan del Gobierno para que el líder del PSC se convirtiese en presidente del Senado tras las elecciones generales de abril de 2019.

El Parlament de Cataluña, en una decisión inédita en su historia y en la del parlamentarismo español, rechazó su designación como senador. La mayoría independentista utilizó su peso en la Mesa para forzar que la votación fuera electrónica y secreta, aunque tanto Junts per Catalunya como ERC y la CUP ya habían anunciado su voto negativo.

Esgrimieron entonces que se habían enterado “por la prensa” del plan de Pedro Sánchez de situar a Iceta como presidente de la Cámara Baja antes de que el Parlament votase sobre su designación.

Apartar a Iceta del liderazgo del PSC

No obstante, Iceta ha marcado en muchas ocasiones la posición del Ejecutivo de coalición, primero con declaraciones a favor de los indultos de los líderes del ‘procès’, y, en las últimas semanas, introduciendo el debate de la celebración de un referéndum sobre el encaje de Cataluña en el conjunto de España para “suavizar” las relaciones de la Generalitat con el Gobierno de Pedro Sánchez.

Este protagonismo y la apuesta de Sánchez por reactivar la mesa de negociación con el independentismo dio veracidad a las predicciones de que el líder de los socialistas catalanes iba a convertirse en uno de los hombres fuerte del nuevo Ejecutivo que surgiera de la crisis de Gobierno que ultimaba el presidente.

La degradación de Iceta a un ministerio considerado “menor” ha cogido desprevenido al PSOE, donde se interpreta como una manera de apartarlo, no solo de la negociación del Gobierno con el independentismo, sino también del liderazgo orgánico del PSC.

Sánchez ha forzado el relevo de Iceta

Hay que recordar que Pedro Sánchez ha intentado forzar hasta en dos ocasiones el relevo de Miquel Iceta en el PSC que no prosperaron. El primero fue en el verano de 2015, cuando Iceta había sido elegido candidato a la Generalitat y Sánchez le reclamó sin éxito que renunciara en favor de Núria Parlon, alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, luego derrotada por Iceta en el proceso de primarias para liderar el PSC.

El segundo ocurrió con el anuncio de Sánchez de escoger a Iceta para presidir el Senado tras las elecciones generales de abril de 2019. Una operación frustrada, como se ha destacado anteriormente, por el rechazo de ERC.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?