Cataluña

ERC apuesta por gobernar Barcelona con Colau y el PSC

Antes que con el PDeCAT/Crida Nacional. Es la clave que explica la decisión de apartar a Alfred Bosch y colocar a Ernest Maragall como candidato para las elecciones municipales de mayo de 2019

Ernest Maragall (ERC).
photo_cameraErnest Maragall (ERC).

La irrupción de Manuel Valls para ser el candidato constitucionalista avalado por Ciutadans no es el único movimiento de reciente de cara a las elecciones a la alcaldía de Barcelona de mayo de 2019.

También entre los independentistas empiezan a aclararse las candidaturas. Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) decidió hace unos días lanzar al consejero de Acción Exterior de la Generalitat, Ernest Maragall, y por tanto apartar al que hasta ahora es portavoz en el consistorio, Alfred Bosch.

Fuentes de la dirección de ERC consultadas por El Confidencial Autonómico explican que la decisión de situar a Maragall como cabeza de lista en Barcelona se debe, principalmente, a que los sondeos de intención de voto le daban a Esquerra mejores resultados con el hermano de quien fuera alcalde socialista durante los Juegos Olímpicos de 1992 que con Alfred Bosch.

Pero, además, este cambio de candidato obedece a más razones. Una de las más importantes es la estrategia de pactos postelectorales, clave para formar gobierno, ya que el panorama político del Ayuntamiento de Barcelona está súmamente fragmentado: actualmente hay siete partidos con representación en el pleno.

Las previsiones de Esquerra Republicana son que Maragall ‘rasque’ votos tanto de Barcelona en Comú (candidatura de Ada Colau) como del PSC, partidos con los que compite por el voto de izquierdas, dejando a un lado a la CUP, más extremista.

Pero, además, la estrategia del partido de Oriol Junqueras es que Ernest Maragall tendría más posibilidades que Alfred Bosch pactar -si se da el caso- con Colau y con el socialista Jaume Collboni para convertirse en alcalde de Barcelona.

Las fuentes consultadas explican que Esquerra Republicana se aleja así de repetir, en el ayuntamiento de la capital catalana, el pacto con el PDeCAT -o el nombre con el que se presente ese espacio, sea Junts per Catalunya o Crida Nacional- que mantiene en el Parlament para sostener al Govern de Quim Torra.

De esta forma, los republicanos se inclinan más por un tripartito de izquierdas que por un acuerdo entre partidos independentistas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?