Cataluña

Las empresas que se niegan a utilizar el catalán empiezan a recibir condenas

Una sentencia obliga a Securitas Direct a poner a disposición de los consumidores los contratos en la lengua cooficial

Pere Aragonès protagoniza un Encuentro Digital de Europa Press
photo_camera Pere Aragonès protagoniza un Encuentro Digital de Europa Press

 

 

 

 

La polémica de Coca Cola, Banco Santander, Nestlé, Danone… con el uso del catalán se extiende a otras marcas con negocio en Cataluña. Pero ahora ha comenzado a preocupar a las multinacionales que la Justicia está empezando a obligar a empresas a utilizar la lengua oficial tras conocerse un caso contra Securitas Direct.

Era la primera vez que un juez establecía la obligación de poner a disposición de los consumidores los contratos en catalán. Un juzgado de Cornellá de Llobregat (Barcelona) avaló un acuerdo extrajudicial entre el denunciante y la empresa, donde esta última se comprometió a garantizar los derechos lingüísticos de sus clientes.

En el acuerdo extrajudicial, la compañía líder en soluciones de seguridad para empresas, con más de 18.000 empleados en todo el país, aceptó todas las demandas para evitar enfrentarse a un juicio y al consiguiente desgaste mediático ante la opinión pública.

Fuentes de Securitas Direct se han puesto en contacto con ECD para aclarar que tiene a disposición de todo aquel que lo solicite los contratos de prestación de servicios de seguridad en lengua catalana. Destaca que la compañía no ha sido condenada en ningún momento por esta materia, sino que llegó a un acuerdo amistoso con el demandante. 

Los términos de ese acuerdo incluían la entrega del contrato en catalány el abono de 203,66 euros, en concepto de costas y gastos.

Con todo, el caso de Securitas Direct ha sido el primero en el que un juez ha establecido la obligación a una empresa de poner a disposición de los consumidores los contratos en catalán, lo que ha alarmado a numerosas multinacionales con negocio en Cataluña que se vienen resistiendo en los últimos años, según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes de varias de ellas.

Código de Consumo de Cataluña

Hay que tener en cuenta que la normativa nacional impone al menos el castellano, y una sentencia reciente del Tribunal Constitucional ha avalado -con algunas modificaciones- la Ley del Código de Consumo de Cataluña.

Desde el año 2010, la ley 22/2010 del Código de consumo de Cataluña obliga a que, en virtud del artículo 128.1, ciertos artículos, entre los que se encuentra también la ropa, dispongan de los datos obligatorios del etiquetado y los manuales de instrucciones en catalán.

Quedaba en un expediente administrativo

Hasta ahora, las denuncias no iban más allá del procedimiento administrativo. Tal y cómo se contó en ECD, la Agencia Catalana de Consumo, organismo dependiente de la Generalitat, abrió por ejemplo un expediente de diligencias previas contra Zara por no etiquetar en catalán. El procedimiento se inició también a raíz de una denuncia de la Plataforma per la Llengua.

La asociación en defensa del catalán consideraba que Inditex estaba vulnerando la Ley del Código de Consumo de Cataluña, que obliga a etiquetar al menos en catalán cualquier producto que se pone a la venta al público en la comunidad autónoma.

Con estos precedentes, la Plataforma per la Llengua contaba con que la Agencia Catalana de Consumo culminara el expediente obligando a Inditex a incluir el catalán en las etiquetas de la ropa que vende en la región.

Hasta entonces, las etiquetas del grupo que dirige Pablo Isla incluían composiciones de tejidos e instrucciones de lavado en castellano y en distintos idiomas extranjeros -inglés, francés, italiano...-, pero no en catalán.

Desde hace unos meses, las principales marcas de Inditex etiquetan por primera vez sus productos, la mayoría prendas de ropa, en la lengua cooficial.

Desigual se desmarca de Inditex

En cambio, otras grandes compañías no han decidido cambiar su política lingüística a pesar de las continuas presiones que están recibiendo de la Generalitat y de las asociaciones en defensa del catalán. Este es el caso por ejemplo de la marca catalana Desigual.

Por el momento, no incluye el catalán en el etiquetado. Y por tanto, según denuncia la Plataforma per la Llengua “los productos vendidos en Cataluña se venden de manera irregular y fuera de lo que establece la ley”.

Playmobil y Lego se niegan a incluir el catalán

Además, tal y cómo se ha contado también en ECD, la Agencia Catalana de Consumo admitió a trámite otra denuncia de la Plataforma per la Llengua contra Playmobil y Lego por negarse a utilizar el catalán.

Como consecuencia, el organismo dependiente de la Generalitat, inició un expediente de diligencias previas para investigar el caso. Las multinacionales de juguetes se niegan también, por ahora, a utilizar el idioma cooficial a pesar de las presiones.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?