Cataluña

Los defensores del bilingüismo no se creen los cambios del Govern de Torra con la inmersión

Destacan que aumentar o no las horas que se imparten en castellano depende de los directores de los colegios e institutos, entre los que hay un número destacado de militantes independentistas

Manifestación en Cataluña a favor de la enseñanza en bilingüe.
photo_cameraManifestación en Cataluña a favor de la enseñanza en bilingüe.

El Govern de Quim Torra sorprendió hace unos días al presentar un documento que planea cambios en el modelo de inmersión monolingüe obligatoria en catalán que rige toda la educación pública en Cataluña. Es decir, los alumnos estudian todas las asignaturas en catalán, salvo Lengua Castellana y Literatura, sin posibilidad de elegir que el castellano sea lengua vehicular en mayor proporción.

El documento admite que en zonas de Cataluña de gran preeminencia de la lengua catalana, hay alumnos que terminan la enseñanza obligatoria sin alcanzar las competencias requeridas en castellano. De ahí que plantee la posibilidad de que los centros que detecten estas carencias aumenten las horas y las asignaturas en castellano.

El documento ha desatado ya las suspicacias de los más radicales del nacionalismo catalán. Los lemas “per un país de tots, l’escola en catalá” y “l’escola catalana no es toca” dominan desde hace años la educación pública en Cataluña, e incluso el PSC y los Comunes defienden este modelo de inmersión monolingüe obligatoria en catalán.

Pero, además, El Confidencial Autonómico ha podido comprobar que los cambios que -aún sin detallar demasiado- plantea el Govern de Torra tampoco convencen a asociaciones que llevan años luchando por el bilingüismo en las aulas.

Desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) señalan que tras leer el documento del Departamento de Enseñanza de la Generalitat concluyen que “no plantea un cambio real”, pese a abrir la puerta a más horas de castellano.

En primer lugar, ya desconfían porque el marco legal al que hace referencia el documento sólo incluye el Estatuto de Autonomía de Cataluña y las leyes catalanas: ni cita la Constitución Española, ni la Ley Orgánica de Educación, ni tampoco las numerosas sentencias del Tribunal Constitucional, del Tribunal Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que avalan el derecho de los padres a que sus hijos se eduquen también en castellano en Cataluña.

Pero, sobre todo, desconfían de que esta reforma permita realmente que los alumnos estudien más horas en castellano. “El consejo escolar de un colegio puede proponer que aumenten las horas de castellano. Pero si el director del colegio es un nacionalista radical, ya sabemos lo que va a pasar”, lamentan desde la AEB, que señalan los datos que muestran que el independentismo es muy mayoritario entre los profesores de colegios públicos de Cataluña, y también entre los directores.

Incluso si el director quisiera ampliar las horas de castellano, temen que la presión de los colectivos nacionalistas -como Som Escola (Òmnium Cultural), los CDR que funcionan desde hace un año...- bloquee cualquier apertura del modelo de inmersión monolingüe, sobre todo en las zonas donde el independentismo se ha hecho con la hegemonía social.

Y es que, destacan, el enfoque de esta reforma es que los escolares que tienen el catalán como lengua materna y que utilizan el catalán como lengua habitual no terminen su etapa educativa con un castellano deficiente, como el que en los últimos años han demostrado algunos políticos independentistas al hablar en español.

Por contra, no se pretende garantizar los derechos de los alumnos que tienen el castellano como lengua materna, que no tienen más remedio que estudiar sólo en catalán.

“Además, no se puede dejar en manos de la dirección de un colegio si va a cumplir o no la ley, si va a cumplir o no los porcentajes mínimos de horas en castellano que han establecido los tribunales”, denuncian desde la Asamblea por una Escuela Bilingüe.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo