Catalu√Īa

Atentado de La Rambla: un preso yihadista amenazó con coger una furgoneta y repetirlo cuando saliera de la cárcel de Sevilla

En una entrevista con el personal del centro penitenciario de Mor√≥n declar√≥: ‚ÄúYo era simpatizante del Daesh, ahora voy a ser soldado‚ÄĚ

Atentado yihadista en La Rambla de Barcelona.
photo_camera Atentado yihadista en La Rambla de Barcelona.
  1. Centro Penitenciario ‚ÄėSevilla II‚Äô
  2. Alegó que no era una persona violenta
  3. Condenado por captación terrorista
  4. Negativa a pasarle a segundo grado
  5. Sin signos de cambiar su manera de pensar
  6. Adopta el papel de víctima
  7. Un atropello como el de La Rambla
  8. ‚ÄúVoy a ser soldado del Daesh‚ÄĚ
  9. Participa en actividades educativas
  10. Culpa ‚Äėal sistema‚Äô
Miembros del Estado Isl√°mico encapuchados.
Miembros del Estado Isl√°mico encapuchados.

El paso por la c√°rcel no ha provocado una rectificaci√≥n en un hombre condenado por captaci√≥n terrorista, para grupos yihadistas. Al contrario, a√ļn en prisi√≥n ha lanzado amenazas de que cometer√° atentados en cuanto salga en libertad.

As√≠ lo refleja un auto de la Secci√≥n Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, dictado a principios de marzo y consultado por Confidencial Digital, que desestima el recurso de un preso contra la decisi√≥n de negarle la progresi√≥n de primer a segundo grado.

El r√©gimen de segundo grado es el ordinario en las c√°rceles, el que se aplica a la mayor√≠a de los presos. A aquellos internos que se entiende que presentan ‚Äúpeligrosidad extrema o manifiesta inadaptaci√≥n a los reg√≠menes comunes‚ÄĚ se les mantiene en primer grado, con condiciones m√°s restrictivas de movimientos.

Centro Penitenciario ‚ÄėSevilla II‚Äô

Un preso interno en el Centro Penitenciario ‚ÄėSevilla II‚Äô, en Mor√≥n de la Frontera, solicit√≥ que se le progresara a segundo grado. La Direcci√≥n General de Ejecuci√≥n Penal y Reinserci√≥n, de la Secretar√≠a General de Instituciones Penitenciarias, decidi√≥ en enero de 2022 denegarle esa progresi√≥n.

El afectado present√≥ un recurso de queja, que fue desestimado el 8 de junio por el Juzgado Central de Menores, en funciones de Vigilancia Penitenciaria. As√≠ que recurri√≥ de nuevo, ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Alegó que no era una persona violenta

La defensa de este preso aleg√≥ que los delitos a los que hab√≠a sido condenado eran ‚Äúde baja intensidad‚ÄĚ y se castigan con penas leves. Se√Īal√≥ que el delito m√°s grave en su historial es el delito de captaci√≥n de miembros para organizaci√≥n terrorista.

Adem√°s, defendi√≥ que ‚Äúno es una persona violenta, no ha cometido delitos contra la vida o la integridad f√≠sica de las personas‚ÄĚ.

‚ÄúNo ha cometido delitos contra la vida o la integridad f√≠sica‚ÄĚ

Trat√≥ de desmentir algunas acusaciones por las que se le deneg√≥ el segundo grado: que hab√≠a participado en motines, plantes y agresiones f√≠sicas en la c√°rcel, y que hab√≠a cometido numerosas infracciones disciplinarias.

Dijo que no hab√≠a pruebas de esas acusaciones, as√≠ como tampoco de que hubiera estado en posesi√≥n de armas de fuego y de drogastoxicas, estupefacientes y sustancias psicotr√≥picas.

Admiti√≥ que fue clasificado en primer grado porque as√≠ lo dispon√≠a la sentencia condenatoria, pero lament√≥ que no hubo una evaluaci√≥n del interno previa a su clasificaci√≥n.

Por √ļltimo, rest√≥ importancia al delito de captaci√≥n terrorista y afirm√≥ que reun√≠a todos los requisitos para progresar de grado y ser clasificado en el r√©gimen ordinario en las c√°rceles.

Condenado por captación terrorista

Los jueces de la Audiencia Nacional pidieron al Centro Penitenciario ‚ÄėSevilla II‚Äô que le remitiera el expediente completo de clasificaci√≥n de este preso.

Con ese documento, comprob√≥ que suma penas por un total de 9 a√Īos y 5 meses de c√°rcel.

El delito m√°s grave por el que fue condenado es el de captaci√≥n terrorista, por el que fue condenado por la Secci√≥n Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

Adem√°s, juzgados de lo penal de Figueras (Gerona) le impusieron (en 2014, 2016 y 2018) cinco condenas por distintos delitos: robo con violencia; lesiones, amenazas y coacciones en el √°mbito de la violencia sobre la mujer; lesiones en el √°mbito de violencia sobre la mujer; lesiones; y quebrantamiento de condena.

Negativa a pasarle a segundo grado

En el auto se recogen los argumentos de la Junta de Tratamiento de la prisi√≥n en la que se encontraba para negarse a pasarle de primer a segundo grado.

Este √≥rgano decidi√≥ por unanimidad el 2 de diciembre de 2021 elevar a la Direcci√≥n General de Ejecuci√≥n Penal y Reinserci√≥n su propuesta sobre la solicitud de este preso. Plante√≥ que se le deb√≠a mantener en primer grado, ‚Äúdebido a su pertenencia a organizaci√≥n terrorista, la no asunci√≥n de la responsabilidad civil derivada del delito y al aprovechamiento de actividades formativas‚ÄĚ.

La Junta de Tratamiento incluso propuso el traslado del preso a otro centro penitenciario ‚Äúpor agostamiento de los recursos tratamentales‚ÄĚ.

Los magistrados de la Audiencia Nacional consideraron que ‚Äúla propuesta de la Junta de Tratamiento se entiende perfectamente con la lectura de la petici√≥n de traslado del interno que el centro penitenciario dirige al centro directivo‚ÄĚ.

Sin signos de cambiar su manera de pensar

En ese documento se informaba de que ‚Äúentre los a√Īos 2015 y 2020 el interno ha protagonizado un total de 28 incidentes regimentales, la mayor√≠a por insultos, amenazas o coacciones a funcionarios teniendo tan solo un incidente por agresi√≥n a otro interno‚ÄĚ.

Es cierto que no protagoniza incidentes internos en la c√°rcel desde el 18 de julio de 2020. ‚ÄúNo obstante‚ÄĚ, indica la Audiencia Nacional, ‚Äúel interno lleva toda la condena en primer grado por la tipolog√≠a delictiva de captaci√≥n terrorista y su actitud hacia el mismo, no mostrando signos de estar dispuesto a cambiar su manera de pensar a este respecto‚ÄĚ.

Adopta el papel de víctima

Esa falta de actitud para cambiar su forma de pensar se explica por casos concretos.

Los presos son sometidos a entrevistas peri√≥dicas para analizar su evoluci√≥n, por parte de diversos especialistas de la prisi√≥n. Seg√ļn la Audiencia Nacional, en estas entrevistas el preso que hab√≠a pedido pasar a segundo grado ‚Äúadopta el papel de v√≠ctima alegando que lo tenemos encerrado y no hacemos nada con √©l‚ÄĚ.

Pero el problema era mayor. Este hombre, condenado por un delito de captaci√≥n terrorista, ‚Äúutiliza ese argumento victimista‚ÄĚ de que lo tienen encerrado en la c√°rcel ‚Äúcomo justificante de acciones que podr√≠a emprender una vez en libertad‚ÄĚ.

Un atropello como el de La Rambla

Al personal de la c√°rcel que le entrevist√≥ le dijo que ‚Äúel sistema de prisiones es una f√°brica de terroristas‚ÄĚ y que ‚ÄúEspa√Īa es un pa√≠s islam√≥fobo‚ÄĚ.

Estas quejas se convirtieron en amenazas muy graves: espet√≥ que si pasa toda la condena en primer grado ‚Äúcuando salga coger√° una furgoneta y har√° como en las Ramblas‚ÄĚ, es decir, que amenaz√≥ directamente con cometer un atentado igual que el que ejecut√≥ una c√©lula yihadista el 17 de agosto de 2017 y que supuso el asesinato de 16 personas.

‚ÄúCoger√° una furgoneta y har√° como en las Ramblas‚ÄĚ

‚ÄúVoy a ser soldado del Daesh‚ÄĚ

La otra alternativa de la que advirti√≥ fue tambi√©n amenazante: que no le quedar√≠a m√°s remedio que irse a vivir a Afganist√°n o Siria.

Esta √ļltima frase cobra mayor significado por la √ļltima entrevista que mantuvo el preso con el personal evaluador en prisi√≥n. El auto recoge que esa entrevista acab√≥ con una frase lapidaria del interno: ‚ÄúYo era simpatizante del Daesh, ahora voy a ser soldado del Daesh‚ÄĚ.

La Junta de Tratamiento interpret√≥ que pudo soltar esa frase ‚Äúquiz√° movido por la frustraci√≥n al notificarle que no le hab√≠amos incluido en el programa de r√©gimen cerrado ya que en el mismo participan en la actualidad tres internos de confesi√≥n musulmana motivos de seguridad desaconsejan que compartan ese espacio de trabajo‚ÄĚ.

En todo caso, esta amenaza parece indicar que en este caso el preso no se ha ‚Äúdesradicalizado‚ÄĚ durante su paso por la c√°rcel. De hecho, no es infrecuente que sea en prisi√≥n donde delincuentes comunes, condenados por delitos como tr√°fico de drogas, sean adoctrinados o se autorradicalicen en el yihadismo.

Participa en actividades educativas

La Audiencia Nacional tuvo en cuenta otras circunstancias muy diversas sobre este preso. Por un lado, consideró que había cumplido la cuarta parte de la pena en diciembre de 2018 y la mitad el 28 de febrero de 2022.

Los dos tercios de la condena los superar√° el 11 de mayo de 2024, las tres cuartas partes, el 16 de junio de 2025, y su licenciamiento no llegar√° hasta el 2 de octubre de 2028.

Es cierto que en la c√°rcel participa en una actividad de car√°cter educativo en la que ha obtenido la calificaci√≥n de excelente.

Pero no ha abonado los 757,21 euros de responsabilidad civil a los que hab√≠a sido condenado por los tribunales.

Culpa ‚Äėal sistema‚Äô

El informe social revel√≥ que la familia de origen de este preso, compuesta por su madre y el marido de esta, vive en Francia. √Čl mismo, por su parte, ‚Äúha tenido una relaci√≥n de pareja con una mujer en Espa√Īa, pero dicha relaci√≥n es ahora inexistente‚ÄĚ.

El recluso mantiene relaci√≥n telef√≥nica con su madre, quien le ingresa dinero en su cuenta de peculio, para hacer gastos en la c√°rcel.

Tambi√©n constaba que ‚Äúla actitud del interno hacia los miembros del equipo t√©cnico es de disconformidad y reivindicativa, solo proporciona los datos justos, se niega a dar informaci√≥n, muestra su desacuerdo con todos los tr√°mites y culpa de su situaci√≥n ‚Äėal sistema‚Äô‚ÄĚ.

La conclusi√≥n de los jueces fue que ‚Äútodos los datos y circunstancias conocidos del interno aconsejan su continuaci√≥n en el r√©gimen‚ÄĚ cerrado, en primer grado. Por eso la Audiencia Nacional desestim√≥ su recurso.

Un preso yihadista amenazó con coger una furgoneta y repetir el atentado de La Rambla cuando saliera de la cárcel de Sevilla.
Un preso yihadista amenazó con coger una furgoneta y repetir el atentado de La Rambla cuando saliera de la cárcel de Sevilla.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes