Cataluña

TV3 inicia el cierre de corresponsalías. La dirección prescinde de su personal en Andorra, Perpiñán y Tierras del Ebro un mes después de negar los despidos

A finales de este mes la televisión catalana habrá desmantelado por completo tres de sus delegaciones 'históricas'. Los recortes de presupuesto han provocado el cierre de las corresponsalías de Perpiñán, en Francia; Andorra y Pirineos y Tierras del Ebro, en Tarragona. Los trabajadores de TV3 han comenzado con movilizaciones, y el comité de empresa asegura que los despedidos van a emprender acciones legales contra el ente.

Ésta no es manera ni de hacer territorio ni de tratar a los profesionales”. Con estas palabras han valorado desde el comité de empresa de TV3 la decisión de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) de cerrar tres de sus corresponsalías emblemáticas: la de la zona pirenaica, la de la comarca de Tierras del Ebro y la que tenía desde hace 18 años en la ciudad francesa de Perpiñán.

Según explican a El Confidencial Autonómico fuentes del comité de empresa de TV3, a los periodistas “se les ha comunicado la rescisión del contrato por burofax a pesar de que hace un mes se dijo que no se cerraría ninguna corresponsalía”.

Uno de los despedidos es el periodista francés Pere Codonyan, que comenzó a informar para TV3 en 1995 desde Perpiñán. Eva Clausó era la encargada de cubrir los Pirineos, con conexiones desde Andorra y las zonas de Cerdanya y Alt Urgell. Por su parte, Sònia Castelló se encargaba de la comarca de Tierras del Ebro, en la provincia de Tarragona.

¿Quién se hará cargo de cubrir la información de las zonas que quedan sin cobertura? “Lo tendrá que hacer gente de las delegaciones de Gerona, Lérida, Tarragona y el Valle de Arán”, se quejan los trabajadores de TV3. “Ya hay una petición en change.org para criticar el cierre de las corresponsalías y nos están apoyando mucho en las redes sociales”, añaden.

TV3, una empresa en pérdidas

Según el comité de empresa de TV3, los redactores despedidos y sus técnicos de apoyo no eran personal de plantilla de la cadena pública. “Trabajaban dentro de subcontratas o a través de una relación mercantil, no laboral”, indican. “Por eso van a plantear una batalla jurídica”, explican, “especialmente por el tema de la antigüedad”.

Los datos hechos públicos por la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales presentan un déficit de 7,5 millones de euros al cierre de 2012. “Y eso mientras hay directivos y miembros del consejo de administración que cobran más de 100.000 euros”, aseguran los trabajadores, que han tenido que someterse a una “reorganización de personal” en las delegaciones de Gerona, Lérida y Tarragona.

Desde el comité de empresa lamentan tanto el cierre de las corresponsalías como “la manera en que se ha hecho, por inesperada y poco transparente”, explican. También afirman a ECA que están trabajando en la negociación del nuevo convenio colectivo y que van a coordinar nuevas movilizaciones y protestas por los recortes.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable