Cataluña

Comenzaría a operar a principios de 2016

Nacionalistas impulsan una caja de ahorros para una Cataluña independiente

Están “fichando” a economistas, abogados, periodistas y expertos en desarrollo web para analizar si el proyecto es viable

Manifestación convocada por la Asamblea Nacional de Cataluña en la Diada de 2012.
photo_camera Manifestación convocada por la Asamblea Nacional de Cataluña en la Diada de 2012.

Caja de Ahorros Popular Catalana”: esta es la idea en la que ya está trabajando un grupo reducido de empresarios, economistas y abogados independentistas para cuando ellos esperan que Cataluña ya será un estado propio. Ya han registrado el dominio de Internet www.caixacatalana.cat y pretenden ponerla en marcha en poco más de un año.

Desde que el proceso soberanista catalán echó a andar, tanto el gobierno de Artur Mas como distintas entidades independentistas han ido poniendo en marcha en unos casos, y simplemente proyectando teóricamente en otros, distintas estructuras con las que ahora mismo Cataluña no cuenta y que necesitaría, según ellos, si llegara a separarse de España: desde una agencia tributaria al completo hasta unas fuerzas armadas, pasando por textos legales como una constitución propia.

El Confidencial Autonómico ha podido saber que un grupo de independentistas ya están tratando de poner las bases para crear a medio plazo una caja de ahorros “popular”. En un correo electrónico (al que ha tenido acceso este confidencial) que los impulsores de este proyecto están enviando para recabar apoyos piden ayuda para crear “una nueva Caja de Ahorros Popular Catalana, sin ataduras con los poderosos y constituida de abajo hacia arriba”.

Su idea, según explican en estos correos electrónicos, es “volver a inventar la Caixa de Pensions cien años después”: es decir, retomar el proyecto de caja que se fundó en 1904 y que con el tiempo se convirtió en la actual CaixaBank.

Economistas, abogados, periodistas, informáticos...

Para poner las bases, los impulsores de este proyecto de “Caja de Ahorros Popular Catalana” han hecho un llamamiento, tanto en su web como a través de envíos masivos de correos electrónicos, por ejemplo, a profesores universitarios, para “reclutar” economistas, abogados, académicos, empresarios, emprendedores, periodistas e informáticos expertos en desarrollo web que se impliquen y ayuden a definir el proyecto.

ECA ha podido contactar con uno de los principales impulsores de este proyecto: Joan Olivé, empresario de Valls (Barcelona). Olivé asegura que esta idea, la de crear una caja de ahorros “popular catalana” frente a los bancos que existen actualmente en Cataluña “viene de lejos”.

Joan Olivé asegura que ya hay un grupo de personas que han comunicado su intención de implicarse y participar en el proyecto. En la web de “Caixa Catalana” se indica que a principios de diciembre estas personas, y cualquier otro catalán que quiera hacer su aportación, celebrarán una reunión para poner en común sus puntos de vista y empezar a organizarse para poner en marcha la caja de ahorros.

Tras registrar y poner en marcha la web, los impulsores de la Caja de Ahorros Popular Catalana pretende constituir un equipo de entre seis y diez personas, con economistas, juristas, periodistas, empresarios e informáticos, pero “no debe haber ningún político”, remarcan en su llamamiento.

Objetivo: empezar a funcionar en 2016

Este grupo reducido de expertos se encargará de hacer un primer análisis de la viabilidad, y si éste es positivo, diseñar unos ejes principales para presentarlos públicamente ante la sociedad catalana para darle difusión y conseguir más apoyos.

Más adelante, su intención es extenderse tanto entre distintos sectores económicos y profesionales como a lo largo y ancho del territorio catalán. Su propósito declarado es “involucrar a empresarios, comerciantes, industriales, agricultores... que quieran participar como futuros clientes de la nueva Caixa Catalana. Involucrar a los ahorradores de la nueva Cataluña independiente para que puedan depositar sus ahorros en la nueva Caixa Catalana”.

Aunque no explican todavía qué pasos darán para poner en pie un proyecto de esta envergadura, los primeros impulsores de esta caja de ahorros aseguran que “si la independencia de Cataluña avanza como está previsto, a principios del año 2016 se podría constituir legalmente la Nueva Caja de Ahorros Popular Catalana comenzando a operar ya desde unas primeras oficinas”.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico un profesor de Derecho ha hecho llegar su aportación a los responsables de este proyecto incipiente. “La normativa española, en este momento, prohíbe literalmente la constitución de nuevas cajas de ahorros”, explica este profesor, que a continuación añade que “en el marco de una Cataluña independiente no se puede especular ni de lejos cuál sería la normativa catalana que habría de permitir constituir una entidad como la que proponemos”.

Eso sí, añade que, como las necesidades de financiación de los catalanes y las empresas serán tantas, poder tener en una primera fase esta caja de ahorros a principios de 2016 sería “un gran éxito para el nuevo país que está naciendo”.

Vínculos con la ANC y con Esquerra

En el correo enviado sobre todo a personas del ámbito universitario, Joan Olivé pide difundir este proyecto en las facultades colgando carteles o poniendo anuncios en las webs universitarias; identificando a alumnos que quieran hacer una investigación sobre cómo se constituiría una “nueva entidad financiera popular en la Cataluña independiente”; enviando artículos y comentarios a la web del proyecto; y también buscando profesores que traten el tema de las iniciativas financieras populares.

Por ahora, la web de “Caixa Catalana” cuenta con dos artículos de dos expertos. El primero es de Enric Casulleras, que es profesor de Teoría Económica en la Universidad de Vic, miembro del Consejo Consultivo de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) en la comarca barcelonesa de Osona y también vinculado a Procés Constituent, organización liderada por la monja Teresa Forcades y el economista Arcadi Oliveres y que está muy movilizada contra el actual sistema financiero.

Casulleras explica en su artículo que una hipotética República Catalana ya contaría con el gobierno de la Generalitat, el Parlament, el Tribunal Superior de Justicia, los Mossos d’Esquadra, incluso la radio televisión pública. Sin embargo, a este nuevo estado catalán le faltaría disponer de unos recursos financieros propios, que se conseguirían de dos formas: con una Hacienda propia (que la Generalitat ya está poniendo en marcha) y con una entidad financiera en la que el Gobierno de España no pueda embargar las cuentas corrientes a aquellos catalanes que, según Casulleras, dejarán de pagar impuestos a la Agencia Tributaria catalana durante el proceso independentista.

Para ello, y para tener el dinero “en entidades financieras que no sigan la obediencia española” (a diferencia, apunta, de CaixaBank y el Banco Sabadell), es necesario que entre las “estructuras de Estado” se cree esta caja de ahorros.

El otro experto que ha enviado sus propuestas a los organizadores de la Caja de Ahorros Popular Catalana es Marcel Coderech i Collell, aunque su artículo todavía no se ha publicado. Coderech es ingeniero de telecomunicaciones y milita en Esquerra Republicana de Catalunya; pero además, ocupó el cargo de vicepresidente de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, el regulador de telecomunicaciones para toda España hasta la creación de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

La web de “Caixa Catalana” explica que los primeros impulsores de este proyecto han estado involucrados en la lucha contra los desahucios en la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH), donde vieron cómo “el sistema bancario ha menospreciado y maltratado a empresarios, comerciantes, agricultores, transportistas, profesionales, autónomos, artesanos y toda una generación de catalanes”. Por eso quieren dejar de depender de los bancos y crear “una nueva entidad financiera de carácter popular, cooperativo, ética, sin connivencia con los poderosos de siempre”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable