Cataluña

Los Mossos d’ Esquadra culpan a la Guardia Urbana de los altercados con los acampados. Se dio la orden porque había un ‘arsenal’ para los ultras tras la final de Champions

Falta de comunicación e improvisación. Esos fueron los factores clave que provocaron los violentos altercados entre la policía autonómica y los acampados en la Plaza de Cataluña. Los Mossos d' Esquadra señalan que sólo cumplían órdenes y que la Guardia Urbana no actuó de filtro. El pasado viernes, la consejería de Interior de la Generalitat ordenó el desalojo de los 'indignados' de Barcelona. Esta decisión, y las posteriores cargas policiales por parte de los Mossos, han recibido críticas por parte de partidos políticos y medios de comunicación. El Confidencial Autonómico ha contactado con voces autorizadas de la policía autonómica catalana para esclarecer lo ocurrido. Según las fuentes consultadas por este diario, la orden que los Mossos recibieron de Interior fue la siguiente: "Hay que desalojar por todos los medios". Las instrucciones de la consejería eran claras: "Si los manifestantes desobedecían la orden, debería ser preciso el uso de la fuerza". Policías autonómicos catalanes explican que, al llegar a la Plaza de España, "no había un plan establecido, simplemente había que vaciar la plaza y evitar su realojo". Sin embargo, la actitud de los acampados y la pasividad de la Guardia Urbana precipitaron los acontecimientos. "Las televisiones no mostraron cómo se les dijo a los 'indignados' que debían de salir en reiteradas ocasiones. Sin embargo, sí salen las cargas policiales", se queja a este confidencial un mosso d' Esquadra. No obstante, la acción policial hubiese sido menos violenta si los Mossos d' Esquadra no se hubiesen visto "rodeados e incapaces de contener a tantas personas". Las fuentes consultadas afirman que "el cordón de retaguardia ordenado a la Guardia Urbana falló y por ahí se nos coló más gente, por lo que la masa no paraba de crecer y precipitó nuestra actuación". Además, y debido a lo improvisado de la actuación, "no se estableció un plan concreto ni una salida para los acampados a través de las calles colindantes, lo que provocó un desorden mayor a lo esperado". Tampoco se emplearen botes de humo para evitar el contacto físico y facilitar el desalojo. Los materiales de acampada podían ser empleados como armas Con independencia a los posibles errores cometidos, los Mossos d' Esquadra coinciden en señalar la "necesidad" de desalojar a los acampados para limpiar la zona de cara a las posibles celebraciones de los aficionados del F.C. Barcelona por la final de la Champions. Las fuentes consultadas por ECA explican que la Plaza de Cataluña se había convertido en un auténtico 'arsenal' para los aficionados más ultras, que podían utilizar palos de las tiendas de campaña, sillas, tijeras, y hasta bombonas de butano para atacar a las fuerzas del orden después del partido. Pese a las precauciones tomadas por los Mossos d' Esquadra, los Boixos Nois protagonizaron altercados durante la celebración en Canaletas, atacando a aficionados y agentes a través de piedras y elementos del mobiliario urbano, provocando una nueva intervención policial que se saldó con 80 detenciones.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable