Cataluña

La estatua de Jordi Pujol seguirá arrinconada

La estatua de Jordi Pujol que se alzaba en el parque del municipio barcelonés de Premiá de Dalt apareció derribada una mañana del mes de septiembre de 2014, poco tiempo después de que el ex presidente de la Generalitat de Cataluñaconfesara que tenía abiertas varias cuentas en Suiza sin declarar a la Hacienda española. El ayuntamiento, gobernado por CiU, trató de reponer la efigie pero finalmente decidió guardarla de manera temporal. Ha pasado año y medio y la estatua sigue en un almacén municipal. El consistorio ha decidido que, mientras dure el proceso judicial al que se enfrenta Pujol por blanqueo de capitales, la figura permanezca oculta: si sale absuelto, se repondrá, pero si es condenado no, y además se le retirará el título de “hijo adoptivo”. Mientras tanto, la estatua está arrinconada y además ha sufrido graves daños. Cuando fue derribada se dijo que sería restaurada. El escultor, Xavier Martos, pasó a inspeccionarla pero aún no se ha reparado. En el jardín de Premiá de Dalt sigue, eso sí, el pedestal, que está formado por cuatro columnas en representación de las cuatro barras de la senyera catalana: “Es bonito y está rodeado de un jardín muy cuidado”, afirman desde el consistorio.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable