Cataluña

Las cuotas de trabajadores y empresas no cubren las prestaciones

Una Cataluña independiente sólo podría pagar el 67% de las pensiones

La asociación Empresaris de Catalunya ha recopilado los datos, que indican que desde hace años la caja común de la Seguridad Social cubre este déficit

El gobierno de la Generalitat de Cataluña y los partidos independentistas continúan firmes en su “hoja de ruta” hacia la creación de un estado propio; mientras tanto, entidades como Empresaris de Catalunya alertan de los riesgos que conllevaría para los catalanes una secesión respecto al conjunto del España.

El asunto de las pensiones es uno de los más discutidos en el debate sobre si Cataluña ganaría bienestar y recursos económicos con la independencia, como defienden los nacionalistas, o si por el contraría saldría perjudicada con la separación.

Desde Empresaris de Catalunya resaltan, según ha sabido El Confidencial Autonómico, que una eventual Seguridad Social catalana no sería capaz de cubrir todas las pensiones que actualmente cobran los jubilados de esta comunidad.

Ahora mismo, las cuotas que pagan los trabajadores y las empresas de Cataluña sólo cubren el 67% de las prestaciones que cobran los pensionistas catalanes. Por lo tanto, las autoridades de una Cataluña independiente tampoco recaudarían lo suficiente en cuotas para pagar las pensiones actuales.

Esto ocurre desde hace al menos cinco años, aseguran desde Empresaris de Catalunya: es decir, al contrario del llamado “déficit fiscal” por inversiones, en este caso es el resto de España, a través de la caja común de la Seguridad Social, la que aporta los recursos económicos necesarios para que todos los pensionistas catalanes reciban su nómina.

La discusión sobre el futuro de las pensiones

Para contrarrestar estas alertas, desde hace tiempo los independentistas han elaborado argumentarios que van especialmente dirigidos a los pensionistas, un colectivo cada vez más numeroso y con mucha fuerza electoral.

Tal y como se contó en estas páginas, en un primer momento los economistas de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) explicaron que un estado catalán podría cubrir este déficit -que también existe ahora en la Seguridad Social española- a través de la recaudación fiscal de impuestos o emitiendo deuda pública.

Más tarde, su argumento se basó en que una Cataluña independiente conseguiría tener una mayor tasa de ocupación y un mayor sueldo medio: eso redundaría en unos mayores ingresos por cotizaciones sociales, por lo que las pensiones estarían aún más seguras.

Por contra, Societat Civil Catalana envió cartas en la precampaña de las elecciones al Parlament del pasado 27 de septiembre a un millón de catalanes advirtiéndoles que una secesión obligaría a reducir las pensiones una media del 16,9%.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes