Cataluña

Estudian cómo se traspasarían las plantillas públicas a un nuevo estado

La Asamblea Nacional Catalana ‘recluta’ funcionarios de la Administración española

Trabajadores estatales independentistas aseguran que sus superiores en Hacienda, Correos, Seguridad Social o DGT se están poniendo “nerviosos” ante la cercanía del 9-N

La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Carme Forcadell.
photo_camera La presidenta de la Assemblea Nacional Catalana, Carme Forcadell.

A menos de dos meses de la fecha señalada para el referéndum independentista, la Asamblea Nacional Catalana trata de aumentar su masa de simpatizantes para mostrar “músculo” en el pulso soberanista contra el Estado: incluso se está extendiendo por los organismos estatales que tienen oficinas y funcionarios en Cataluña.


Desde su creación, la ANC ha ido impulsando asambleas de dos tipos: territoriales, por barrios, municipios y comarcas de Cataluña, además de las exteriores en el extranjero; y las sectoriales, que reúnen a colectivos distintos, desde jubilados y economistas hasta mossos dEsquadra, y que elaboran estudios e informes sobre diferentes aspectos necesarios para construir un estado catalán independiente.

Entre esas asambleas sectoriales se encuentra la de “Administración Pública por la Independencia”, que agrupa a funcionarios y empleados de los organismos oficiales de Cataluña. Eso incluye a los dependientes de la Generalitat, pero también a los funcionarios que trabajan en Cataluña para la Administración General del Estado y sus diferentes organismos.

Dentro de esa asamblea sectorial de Administración Pública se encuadra una comisión peculiar: está formada por “trabajadores de la Administración Española en Cataluña” que son partidarios de la independencia.

Funcionarios de Hacienda, de Correos, de la Seguridad Social...

El Confidencial Autonómico ha podido contactar con uno de los impulsores de esta comisión de la ANC. Asegura que en los últimos tiempos este grupo de funcionarios estatales se ha extendido mucho y que ya cuentan con simpatizantes y activistas entre los empleados públicos de los organismos del Ministerio de Hacienda en Cataluña; de Correos; de Aena; de la Dirección General de Tráfico; del Servicio Público de Empleo Estatal; de Muface (Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado); del Instituto Nacional de la Seguridad Social; e incluso de Televisión Española.

Lo que intentamos difundir es la posibilidad de que los trabajadores de la Administración del Estado sean sinceros”, explican desde esta comisión de la Asamblea Nacional Catalana. Y es que, según afirman, en las distintas oficiales de organismos del Estado en Cataluña “hay mucha presión contra la consulta y contra la independencia”.

Por esta presión en sus centros de trabajo y por cierto miedo a ser señalados como independentistas, los promotores de este grupo de funcionarios de la administración del Estado están teniendo más dificultades para “captar” simpatizantes que otras asambleas sectoriales de otras profesiones y colectivos. “Como tampoco somos un sindicatos, es complicado contactar con los funcionarios”, aseguran. Además, añaden que son conscientes de que tienen que tener “precaución” a la hora de comunicarse, por ejemplo, por correo electrónico desde sus puestos de trabajo en organismos e instituciones estatales.

Además, las fuentes de esta comisión de la Asamblea Nacional Catalana consultadas por El Confidencial Autonómico aseguran que en los últimos tiempos, los funcionarios que se muestran partidarios a la independencia de Cataluña están notando cómo muchos de sus superiores en la Administración General del Estado “se están poniendo nerviosos”. Sobre todo, se refieren a algunas conversaciones en sus puestos de trabajo, cuando algunos de estos funcionarios muestran su simpatía por el proceso soberanista.

Cómo transferir funcionarios a una Cataluña independiente

Además del objetivo genérico de la Asamblea Nacional Catalana de “votar el 9 de noviembre”, este grupo creciente de funcionarios de la Administración estatal se ha reunido recientemente para analizar cómo le afectaría una hipotética independencia.

Por ejemplo, a principios de septiembre analizaron los informes elaborados por el Consejo Asesor para la Transición Nacional, que está redactando estudios para la Generalitat sobre distintos aspectos específicos del proceso de secesión. En el caso de esta comisión, estudiaron a fondo los documentos sobre la sucesión de administraciones estatales a las autoridades catalanas tras la independencia, y otro sobre cómo se organizaría una Seguridad Social en un nuevo estado.

Además, esta comisión de funcionarios va a elaborar un estudio sobre cómo se tendría que hacer una “traslación” de funcionarios del Estado español a un nuevo estado catalán independiente, como según ellos se hizo en otros países al segregarse de otros estados. “Si hay una decisión del pueblo catalán de convertirse en un estado, queremos que eso no perjudique a los funcionarios que ahora trabajan para el Estado”, afirman desde la Asamblea Nacional Catalana.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes