Cataluña

120 antidisturbios a Barcelona para la cumbre Sánchez-Macron

Refuerza con tres grupos operativos desde el resto de España a los dos que conforman la IIª UIP. Los independentistas radicales amenazan con bloquear la capital de Cataluña

Agentes de la Policía Nacional.
photo_camera Agentes de la Policía Nacional.

Los gobiernos de España Francia celebran el 19 de enero una cumbre bilateral en la que firmarán el primer Tratado de Cooperación y Amistad entre ambos países.

La cita de Pedro Sánchez y Emmanuel Macron, junto a numerosos ministros de los dos gobiernos, servirá también para hablar de asuntos europeos y bilaterales, como el corredor de hidrógeno verde que unirá ambos países por mar, entre Barcelona y Marsella.

Precisamente Barcelona es la ciudad elegida por el Gobierno de Sánchez para acoger esta cumbre.

Llamamiento a tomar la calle

La organización de este encuentro internacional ha provocado la reacción de partidos, asociaciones y dirigentes independentistas catalanes, que desde hace días están calentando a sus simpatizantes para aprovechar la cumbre para reactivar las protestas en las calles.

Los sectores más radicales del secesionismo pretenden hacer una demostración de fuerza, para desmentir la consigna del Gobierno de Pedro Sánchez de que “el procés ha acabado” y que la situación en Cataluña se ha normalizado.

La convocatoria oficial contra la cumbre hispano-francesa la han organizado la Assemblea Nacional CatalanaÒmnium Cultural y el Consell per la República que preside Carles Puigdemont desde Bélgica.

Se intentarán manifestar lo más cerca posible del Museu Nacional d’Art de Catalunya, en la montaña de Montjuïc, donde se celebrará la cumbre. Previsiblemente, los alrededores del museo estarán blindados por las Fuerzas de Seguridad.

Algunos fantasean con repetir la movilización del 3 de octubre 2017, cuando cientos de miles de personas secundaron la huelga general y se manifestaron por toda Cataluña dos días después del referéndum ilegal del 1-O. En todo caso, la idea es aprovechar la atención internacional para intentar mostrar que el independentismo catalán no se ha “rendido”.

Refuerzo de antidisturbios

Con la incertidumbre de si estas convocatorias logran movilizar a un número significativo de simpatizantes independentistas, y de si dichas manifestaciones transcurren de forma pacífica o se producen incidentes violentos, Confidencial Digital ha podido saber que la Policía Nacional ha decidido reforzar su despliegue en Barcelona.

La Policía tiene en Barcelona la IIª UIP, de las Unidades de Intervención Policial. La IIª UIP está formada por dos grupos operativos, cada uno de los cuales tiene en teoría 50 agentes, pero que en realidad, por vacantes, cuenta con 40 ó 45 efectivos.

Hasta marzo de 2022, la Policía Nacional mantenía en Barcelona a un grupo operativo de fuera, procedente de otra de las Unidades de Intervención Policial con base en otros puntos de España. Realizaban relevos de dos semanas grupos operativos de Madrid, Valencia, Zaragoza, Valladolid, Pamplona/Bilbao, Oviedo, Vigo/La Coruña...

Este refuerzo para tener un retén mayor en Barcelona ante posibles incidentes que surgieran de manera imprevista en Cataluña se mantuvo durante los años de mayor tensión independentista, pero se terminó cancelando por decisión superior.

Pues bien: fuentes policiales consultadas por ECD indican que la Policía va a enviar a Barcelona tres grupos operativos de otras UIP, de fuera de Cataluña, con motivo de la cumbre hispano-francesa.

En total, serán unos 120 agentes (alrededor de 40 policías por grupo operativo) los que refuercen temporalmente el despliegue de antidisturbios de la Policía Nacional en Barcelona. Se sumarán a los dos grupos de la IIª UIP de Barcelona, que suma unos 80-90 policías.

Policías nacionales y mossos

Hay que tener en cuenta que el cuerpo que en principio tiene en Cataluña las competencias en orden público son losMossos d’Esquadra. La policía autonómica, con las unidades especializadas Brimo ARRO, asume siempre el despliegue ante grandes eventos y en caso de manifestaciones multitudinarias y que pueden derivar en incidentes.

Pero la Dirección General de la Policía, del Ministerio del Interior, también refuerza en ocasiones la presencia en Cataluña de unidades antidisturbios de la Policía Nacional.

Unas veces, los policías nacionales se limitan a reforzar los cordones de seguridad que protegen edificios de instituciones del Estado, como la Delegación del Gobierno en Cataluña (en la calle de Mallorca, en Barcelona) y las subdelegaciones en Gerona, Lérida y Tarragona, así como la Jefatura Superior de Policía de Cataluña, en la Vía Layetana de Barcelona.

También suelen permanecer de retén, por si se les requiere para apoyar a los Mossos d’Esquadra.

En otras ocasiones, como ocurrió en octubre de 2019 por las protestas contra la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo contra los líderes de la intentona secesionista de 2017, los antidisturbios de la Policía Nacional y los de los Mossos d’Esquadra se han desplegado en dispositivos prácticamente conjuntos, actuando hombro con hombro en las calles de Barcelona para dispersar a los manifestantes violentos.

Amenaza terrorista

El refuerzo policial de agentes de las Unidades de Intervención Policial no sólo tendría por objetivo tener suficientes efectivos para hacer frente a posibles manifestaciones en las calles.

Los policías de las UIP también realizan servicios de vigilancia con funciones antiterrorista, y suelen desplegarse en lugares como aeropuertos, estaciones de tren y espacios públicos donde se dan grandes concentraciones de personas.

La cumbre hispano-francesa, con la asistencia del presidente de la República Francesa, del presidente del Gobierno español y de ministros de ambos países, es un evento susceptible de ser objeto de algún ataque terrorista, teniendo en cuenta que tanto España como Francia han sufrido atentados yihadistas y siguen siendo objetivo de grupos como Daesh.

Además, los agentes de las Unidades de Intervención Policial llevan años realizando misiones de vigilancia en la frontera catalana entre España y Francia. Montan controles en las carreteras para revisar vehículos y personas, y también agentes de paisano de la Comisaría General de Información se encargaban en los últimos años de ‘peinar’ los trenes que llegan a España desde Francia, por Portbou.

Con estos controles se trata de impedir que se cuelen en territorio nacional, desde Francia, presuntos terroristas yihadistas.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?