Castilla y León

El PP usará la estrategia de Díaz Ayuso en Castilla y León: dar por hecho el apoyo de Vox

Génova ha decidido abandonar la confrontación con el partido de Abascal. “Si logramos sumar más que las izquierdas, no se atreverán a investir al ‘sanchista’ Tudanca”

Alfonso Mañueco, Isabel Díaz Ayuso y Teodor García Egea.
photo_camera Alfonso Mañueco, Isabel Díaz Ayuso y Teodor García Egea.

El PP sale a por la mayoría absoluta en Castilla y León pero, si no lo logra, está convencido de que Vox no tendrá más remedio que darle sus votos para que Alfonso Fernández Mañueco revalide el cargo. La estrategia para conseguir ese objetivo es aplicar la ‘táctica Díaz Ayuso” durante las dos próximas semanas de campaña.

Pablo Casado ha convertido las elecciones de Castilla y León en un salto más hacia las elecciones generales, porque una victoria de Mañueco, no sólo supondría amarrar cuatro años más la Junta, sino que confirmará un cambio de ciclo político en España.

Tres grandes victorias

La hoja de ruta del PP es que Casado llegue a 2023 con tres grandes victorias sobre Pedro Sánchez a sus espaldas. La primera se dio en mayo del año pasado, cuando Isabel Díaz Ayuso consiguió una abrumadora victoria sobre el PSOE y el resto de la izquierda en las elecciones de la Comunidad de Madrid, y consiguió la presidencia. 

La segunda quiere que sea ahora en Castilla y León, otro de sus feudos históricos, donde lleva gobernando más de treinta años. 

Y la tercera se busca en Andalucía, donde Juanma Moreno también cuenta con grandes expectativas de lograr el hito de renovar su cargo de presidente en lo que hasta su llegada era bastión indiscutible del socialismo.

Abandonar la confrontación con Vox

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes próximas a Génova, el PP ha impuesto un giro radical de última hora en la campaña de Castilla y León, que va a suponer un cambio tras las últimas semanas de confrontación con el partido de Santiago Abascal. 

Eso significa abandonar la táctica de confrontación con esta formación, precisamente para no focalizar en Vox el proceso, que es lo que aplicó con éxito Isabel Díaz Ayuso.

Ignorar a Vox y dar por hecho su apoyo

De cara la campaña que acaba de comenzar, según las fuentes consultadas, se va repetir la táctica que Díaz Ayuso desarrolló en las últimas elecciones madrileñas, consistente en: ignorar a Vox, y dar por hecho que, si fueran necesarios sus escaños para lograr la mayoría, no tendrá más remedio que apoyar a Mañueco y ‘hacerle’ presidente. 

El plan es avanzar en la estrategia de concentrar el voto en torno al PP, con Ciudadanos como víctima. Porque, al contrario de lo que desearía, todo indica que no comerá terreno a Vox, que crece, pero que tendrá que apoyar a los populares al día siguiente de contabilizados los votos y conocido el resultado.

Vox no votará al ‘sanchista’ Tudanca”

Fuentes del PP insisten a ECD en que el objetivo es gobernar en solitario, como hace Ayuso en Madrid, por la vía de lograr más escaños que la suma de las izquierdas.

La estrategia diseñada en Génova para alcanzar una gran mayoría en las urnas incluye rebajar el tono contra Vox “hasta rozar la ignorancia”. Y sabiendo que en Vox “no se atreverán a investir al ‘sanchista’ Tudanca”.

En la dirección nacional del PP señalan que será una campaña muy enfocada a “desgastar al sanchismo”. Es decir, se convertirá a Pedro Sánchez en el candidato de facto del PSOE, en detrimento de Luis Tudanca, y se buscará plantear los comicios como un plebiscito sobre la gestión de Moncloa.

Los últimos sondeos posicionan a Vox como tercera fuerza de la región, con más de una decena de escaños, lo que le convertirá en la clave de la gobernabilidad con su potencial apoyo al PP.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable