Castilla y León

La polémica de la carne castiga al PSOE en Castilla y León y beneficia a Podemos según las encuestas de Ferraz

Sus ‘tracking’ confirman una caída de cinco escaños: los socialistas dejarían de ser la primera fuerza. El partido morado pasa de dos a cuatro diputados

Luis Tudanca y Pedro Sánchez.
photo_camera Luis Tudanca y Pedro Sánchez.

La polémica de Alberto Garzón con las ‘macrogranjas’ beneficia a Podemos. Es la conclusión que arrojan los ‘tracking’ del PSOE en la última semana. Los socialistas pierden alrededor de cinco escaños en Castilla y León con respecto a las elecciones de 2019, mientras que los morados logran en estos momentos hasta dos diputados más.

Según ha podido saber Confidencial Digital por fuentes del PSOE, los ‘tracking’ de Ferraz han revelado un retroceso hasta los 30 escaños, desde los 35 representantes que actualmente tienen los socialistas en las Cortes de Castilla y León. 

Una circunstancia que ha encendido las alarmas en Moncloa y en Ferraz porque ese resultado provocaría que el PSOE dejara de ser primera fuerza en la región después de ganar las elecciones hace menos de tres años pero no pudiera gobernar tras el pacto PP-Cs.

Los datos internos arrojan otra importante conclusión, que no se pasa por alto en la dirección socialista. Podemos no sufre una penalización electoral por lo que en Ferraz califican de “metedura de pata” de Alberto Garzón. Todo lo contrario: sus propios sondeos confirman que el partido morado sube de dos a cuatro diputados.

Podemos está saliendo beneficiado

Un análisis que comparte la dirección nacional de Podemos. Considera que la polémica de Garzón va a reforzar su discurso en la campaña en Castilla y León, cuyo arranque se ha adelantado tras el ruido por las cuestionadas declaraciones del ministro de Consumo a The Guardian.

Fuentes de la dirección de Unidas Podemos explican a Confidencial Digital que, una vez superada la cascada de críticas, “su programa va a adquirir consistencia y le va a hacer incluso ganar votos”. 

Todo, gracias a que el debate en torno a las ‘macrogranjas’ ha ganado protagonismo en la carrera hacia las urnas de un territorio eminentemente rural como es Castilla y León. Así, en Podemos concluyen que “no solo el PP va a sacar tajada de la polémica”.

Crecimiento en Castilla y León

Hay que tener en cuenta que las encuestas publicadas hasta ahora por los medios de comunicación no han tenido tiempo de recoger el escándalo generado por las afirmaciones de Garzón. Esta información solo la manejan internamente los partidos, que realizan estudios de opinión semanales para ir detectando tendencias y estados de opinión.

En la cúpula del PSOE admiten el retroceso pero matizan que el crecimiento de la formación morada se debe también a la fusión de Podemos, Izquierda Unida y Alianza Verde, que concurren por primera vez en el territorio bajo la marca de Unidas Podemos.

Venían cayendo en las encuestas

No obstante, las encuestas publicadas no venían siendo favorables a Unidas Podemos. Es uno de los motivos por los que la líder del partido morado en el Gobierno de coalición, Yolanda Díaz, trata de distanciarse de la campaña electoral en Castilla y León

Los primeros sondeos publicados vaticinaban que obtendría un resultado parecido al de las elecciones de 2019, cuando los dos partidos ya sufrieron un batacazo: Podemos obtuvo dos procuradores e Izquierda Unida no consiguió representación.

Con este resultado, el partido morado perdió ocho escaños, en comparación con el apoyo recabado en 2015, cuando llegaron a obtener diez representantes. Ahora, las encuestas pronostican que el resultado de Unidas Podemos puede oscilar entre uno y tres procuradores.

El sondeo elaborado por Sigma Dos para El Mundo les situaba en esa horquilla. Por su parte, GAD3 les daba un escaño, según el barómetro publicado por El Norte de Castilla. Vozpópuli también ha publicado una encuesta, elaborada por Hamalgama Métrica, que estimaba que la confluencia mantendría los dos escaños obtenidos en 2019.

La bandera de la ganadería extensiva

A la vista de esta tendencia alcista de Podemos, la cúpula del partido morado prevé, en lugar de esconderse de la polémica, recoger el guante y priorizar en su relato el “elogio” de Garzón a la ganadería extensiva y el rechazo al modelo intensivo, que es la posición que ha defendido desde hace años Unidas Podemos.

Por ello, los morados no darán un volantazo en su estrategia en Castilla y León, sino que están dispuestos a mantener su hoja de ruta e incluso, llegado el momento, tratar de arrinconar a sus adversarios con este asunto. La idea es confrontar especialmente con el PP.

Una estrategia que explica el movimiento del cabeza de lista morado, Pablo Fernández, que ha retado públicamente al presidente y candidato popular, Alfonso Fernández Mañueco, a mantener un debate público para contrastar sus posturas sobre cómo debe ser la ganadería en la región.

Alargar la polémica beneficia a Podemos

En un escenario de precampaña electoral en Castilla y León, donde el sector ganadero es clave para su economía, fuentes de Unidas Podemos admiten a ECD que “no van a bajar el pistón”, como le han reclamado sus socios del PSOE, y están dispuestos a dar la batalla en defensa del ministro Garzón y de la ganadería extensiva.

Han concluido que se ha abierto una oportunidad para mejorar sus opciones y hacer llegar a más electores su tradicional apuesta por la ecología y el cambio de modelo productivo, al erigirse como los principales defensores de la ganadería extensiva, tradicional, familiar y sostenible, frente a un PSOE que ha optado, a su juicio, por la “ambigüedad”.

En Unidas Podemos señalan la “contradicción” en la que, en su opinión, está cayendo el PSOE al no respaldar al ministro Garzón en esta polémica que, según recalcan, no es otra que la apuesta del Gobierno por la ganadería extensiva y sostenible y el cambio de modelo productivo en el sector ganadero.

Recuerdan que es una postura reflejada además en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, según ha puesto también de manifiesto la vicepresidenta segunda y líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, en varias ocasiones desde que ha estallado la polémica.

Un ruido mediático con el que Podemos va a tratar de hacerse un hueco en la campaña, tras haber quedado fuera de los dos debates electorales por no tener grupo parlamentario propio en las Cortes.

De este modo, si se habían marcado como objetivo en esta cita electoral mantener sus dos escaños y, en el mejor de los casos, sacar uno más -en línea con lo que apuntan las encuestas publicadas-, sus estudios internos coinciden ahora con los del PSOE y les otorgan hasta cuatro diputados.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?