Castilla y León

María Jesús Montero utiliza la estrategia y oculta una subida de impuestos hasta que se celebren las elecciones en Castilla y León

Ha admitido a miembros del comité de expertos que trabajan en la reforma fiscal que el Gobierno va a incrementar Sucesiones, Donaciones, Patrimonio…

María Jesús Montero
photo_camera María Jesús Montero

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha declarado que limitará la atención al informe del comité de expertos que trabajan en la reforma fiscal a las “cuestiones técnicas y académicas” porque considera que los aspectos “políticos y económicos” debe decidirlos el Gobierno. Pero ese discurso responde solo a un cálculo electoral.

En este sentido, aunque se valorará y analizará el contenido del documento que consensuen, Montero ha reconocido que quedará en manos del Ejecutivo cualquier decisión de cambio en la política fiscal.

“Es un documento importante en términos de motivación, inspiración... pero es el Gobierno de España el que impulsa la reforma fiscal y es el Congreso el que la aprueba”, afirmó la titular de Hacienda hace unas semanas.

Que la subida de impuestos no entre en campaña

Sin embargo, algunos de los miembros del comité de expertos admiten en privado a ECD que altos cargos del Ministerio les han reconocido que “no tendría sentido tener a una veintena de catedráticos trabajando durante un año y medio para después no hacer caso a sus ideas”.

Por ello, los expertos han asumido que la propuesta de María Jesús Montero debe ser prioritaria en el análisis que presenten.

Y en esa línea están trabajando pese a que desde el Gobierno busquen distanciarse ahora de sus recomendaciones, que han comenzado a filtrarse en las últimas semanas en los medios de comunicación, para que “la subida de impuestos que preparan, en línea con los planteamientos de Hacienda, no penalice al PSOE en la campaña electoral”.

En privado, varios miembros del comité de expertos consultados por ECD no ocultan que están haciendo especial hincapié en la Comunidad de Madrid donde el impuesto de Patrimonio es casi nulo y esto serviría para evitar que a nivel autonómico se dejen vacíos de contenido algunas figuras fiscales como ha podido ocurrir en otras comunidades.

Retrasarla hasta que se celebren las elecciones

Fuentes próximas a Hacienda reconocen a Confidencial Digital que la ministra no quiere empezar la reforma fiscal sin recibir el informe del comité de expertos que encargó en abril del año pasado para ganar tiempo y ahora no muestra interés en que se lo entreguen antes de las elecciones autonómicas de Castilla y León.

De hecho, les ha dado hasta el 28 de febrero, es decir, hasta dos semanas después de haberse celebrado los comicios.

Armonización de Patrimonio y Sucesiones

Así, el plan de Moncloa y Hacienda es ocultar la subida de impuestos que se avecina hasta al menos la celebración de las elecciones en Castilla y León el próximo 13 de febrero.

Se busca esquivar un castigo mayor al PSOE en las urnas después de la caída libre que ya reflejan las encuestas tras la polémica de las ‘macrogranjas’ de Alberto Garzón.

Pero la apuesta por subir los impuestos es clara y pasa por igualar para toda España el mínimo exento del Impuesto de Patrimonio y del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, a fin de acabar con lo que denominan “paraíso fiscal” de Madrid.

Argumentan también que el tramo autonómico del IRPF ya tiene un porcentaje mínimo obligado para todos los territorios.

Eso sí, las autonomías socialistas rechazan que estos impuestos se conviertan en estatales, algo que defiende el socio de Gobierno Unidas Podemos (al menos, el de Patrimonio) de cara la futura reforma tributaria, porque dejarían de percibir esos ingresos, que han calculado que suponen una recaudación de unos 1.000 millones al año para las cuentas regionales.

No es un castigo fiscal a Madrid

Fuentes del Ministerio de Hacienda explican a ECD que el planteamiento consistiría en subir los impuestos, no solo a los madrileños, sino que implicaría igualar en todas las autonomías esos tributos o, al menos, fijar unas franjas que no se puedan rebasar ni al alza ni a la baja (unos topes máximos y mínimos de tributación a los que todos tendrían que ceñirse).

Se trata de un plan nacional que el Gobierno incluirá en la reforma del sistema tributario que ha prometido para el año que viene a los barones del PSOE, en la que introducirá modificaciones respecto a Patrimonio y Sucesiones. “No es un castigo fiscal a Madrid, sino una armonización fiscal para toda España”, insisten en el departamento que dirige María Jesús Montero.

En la práctica, si esto se lleva adelante, supondrá una subida de impuestos para los contribuyentes de las comunidades con fiscalidad más baja -no sólo para los residentes en la Comunidad de Madrid-, pero, al mismo tiempo, implicará una bajada para aquellas que tienen impuestos más altos, en las que los contribuyentes saldrán beneficiados.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?