Castilla y León

Homenaje en Burgos a un héroe de las Guerras Carlistas y de la Independencia

La Comunidad Tradicionalista Carlista recuerda este sábado a ‘El Cura Merino’

El rey Fernando VII recibe al cura Merino, en un grabado de la época
photo_cameraEl rey Fernando VII recibe al cura Merino, en un grabado de la época

La Comunidad Tradicionalista Carlista realiza este sábado en Burgos un homenaje a Jerónimo Merino, conocido como ‘El Cura Merino’, figura histórica del carlismo que participó en la Guerra de la Independencia.

El homenaje se desarrollará en el contexto de la II Comunión de Familias Carlistas, un encuentro estructurado en tres actos, incluyendo un homenaje a la figura histórica, una misa y terminado con una comida con los asistentes. El acto, según fuentes de la organización, está abierto a “todos los que simpaticen con esta figura política”. 

Según estas mismas fuentes, la asociación busca que el homenaje “se incorpore a la agenda de actos recurrentes” de la entidad, con el objetivo de “recuperar la memoria de personajes históricos que ya han sido olvidados”. 

Jerónimo Merino (1769 – 1844) fue un sacerdote que, durante la Guerra de la Independencia, vivió de primera mano el maltrato que recibía la gente de su pueblo por parte de las tropas francesas, lo que le incitó a convertirse en guerrillero, convirtiéndose en uno de los más prestigiosos de la resistencia española.

Una vez terminada la guerra, con grado de general, renunció a sus honores militares y volvió a sus labores de sacerdote. Sus ideas absolutistas – consideraba una herejía que el pueblo recibiera el poder del rey – le valieron ser recompensado por Fernando VII. 

Durante el Trienio Liberal (1820-1823) se enroló durante la Guerra Realista, apoyando la invasión de los ‘Cien Mil Hijos de San Luis’ que acabaría con el gobierno liberal. Derrotado Carlos María Isidro de Borbón, se exilió en la localidad francesa de Alenzón, donde murió. En 1968, sus restos fueron trasladados hasta la localidad burgalesa de Lerma, frente al convento de Santa Clara, donde ahora hay un monumento a su memoria. 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?