Castilla y León

Atención psicológica, juegos para niños y comida personalizada para los afectados por los incendios en Zamora

Cruz Roja ha habilitado siete albergues para 1.200 desalojados, que han recibido asistencia personal las 24 horas

Fotografía cedida por Cruz Roja atendiendo a una persona mayor en uno de los albergues de Zamora.
photo_camera Fotografía cedida por Cruz Roja atendiendo a una persona mayor en uno de los albergues de Zamora.

Desde que comenzaron los incendios en la provincia de Zamora, miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus casas para salvaguardar su vida. Por ello, desde Cruz Roja han estado trabajando a destajo para poder ubicar a los afectados en lugares dignos para que pudiesen descansar durante el tiempo que lo necesitasen.

La ONG ha logrado adaptar centros cívicos, polideportivos o edificios cedidos por la administración en siete grandes albergues distribuidos en la capital y en el resto de la provincia. El objetivo principal ha sido “crear zonas seguras y de confianza donde las personas, dentro de la tragedia que están sufriendo, tengan un punto de descanso y de información”, han explicado fuentes de Cruz Roja a Confidencial Digital.

El interior de los albergues está distribuido por zonas para satisfacer todas las necesidades de los huéspedes. Por ejemplo, cuentan con lugares de descanso, de avituallamiento, puntos de carga para los equipos informáticos y también, zonas para juegos infantiles y para mascotas.

Cómo son estos albergues 

A pesar de que en estos momentos los albergues ya no están activos porque ninguno de los incendios supone un riesgo para la población, a ellos han asistido 1.200 personas.

Éstos han estado equipados con camas, almohadas, mantas, sábanas, toallas y un kit de higiene personalizado en función de si es hombre, mujer, un bebé o un adulto con necesidades especiales.

En los lugares de aseo, desde Cruz Roja han estado pendientes de que no falten materiales imprescindibles como el papel higiénico o las toallitas y pañales para bebés. Además, también se han estado encargando de revisar con regularidad la limpieza de las instalaciones para evitar riesgos innecesarios. 

Otra de las labores de las que se encargan los voluntarios cuando los albergues están activos es la de acompañar a los huéspedes por las noches al aseo porque, al estar en un lugar desconocido, se desorientan.Una vez finalizan, vuelven a reconducirles a su cama.

Muchos necesitan medicación

Por otro lado, muchas de las personas afectadas que han estado alojadas en estos centros de forma temporal necesitan medicación al sufrir alguna enfermedad. A pesar de que algunos la traen consigo, otros no, por lo que necesitan ayuda de la Junta de Castilla para poder acceder a las tarjetas sanitarias e identificar lo que necesitan. Una vez identificado, los adquieren en farmacias y los distribuyen. 

Actividades para niños

Gracias a Cruz Roja Juventud, la sección juvenil de la ONG, se han podido crear actividades recreativas para los menores de edad. Algunas de ellas se han podido desarrollar gracias a que algunas empresas han cedido estructuras como castillos hinchables.

Estas actividades y zonas de ocio se han creado con dos objetivos. Por un lado, para que los adultos pudieran descansar y, por otro, para generar momentos lúdicos para que los niños puedan disfrutar en compañía de otros. Asimismo, desde el equipo interdisciplinar, que está compuesto por educadores sociales, trabajadores sociales, monitores maestros y psicopedagogos, también han encargado de resolverles dudas, preocupaciones, miedos…

Ofrecen ayuda psicológica a todos los afectados que la necesiten

Para paliar el dolor, Cruz Roja ha estado dando respuesta psicosocial a la población que lo necesite. Para ello, han creado espacios de ventilación emocional en donde han podido expresar sus sentimientos y transmitir sus miedos y sus dudas. Se trata de “ser un hombro en el que llorar, en el que contarnos lo que están viviendo” han relatado desde la ONG.   

Además, estas intervenciones han permitido detectar enfermedades que todavía no estaban diagnosticadas, como, por ejemplo, el deterioro cognitivo, la demencia o desamparo social en colectivos más desfavorecidos. Tras descubrirlo, lo han puesto en conocimiento de las autoridades competentes para comenzar un seguimiento.

Alimentación acorde a las personas alojadas

La mayoría de las personas que se han alojado en estos centros, han sido, en su mayoría, de edad avanzada, por lo que , en estos casos, intentan que la alimentación sea baja en grasas y azúcares para facilitar su ingesta. También ha de ser blanda y con mucha fruta e hidratación. Además, tienen en cuenta las alergias e intolerancias de cada uno de ellos y, en función de su situación, se les ofrece una cosa u otra.

Pero además de realizar las comidas básicas (desayuno, comida y cena), los albergues disponen de puntos de avituallamiento abiertos durante 24 horas del día que ofrecen bebidas calientes y frías, frutas y alimentos.

Para poder dar de comer a los miles de desplazados, Cruz Roja consigue los alimentos por tres vías. Por un lado, tienen un convenio firmado con la Fundación Carrefour para este tipo de desastres. 

También colaboran con empresas de catering que se encargan de entregarles productos calientes y frescos para la comida y cena, con menús seleccionados acorde a los requisitos citados anteriormente.

Y la tercera vía es la solidaridad de la sociedad, empresas y organismos privados, particulares y hosteleros. 

Se permiten mascotas

Estos centros sí han permitido que las personas desplazadas pudiesen acudir con sus mascotas. 

Se habilitaron zonas específicas separadas del resto de alojados para evitar situaciones de fobias, alergias, inseguridades o problemas de convivencia. Estas zonas contaban con equipos de Cruz Roja que se encargaban de atender a los animales, de curar heridas causadas por el fuego y de vigilar que no les falte comida, agua o bolsas para recoger residuos.

Olas de calor en los albergues

Fuentes de Cruz Roja han reconocido a ECD que las altas temperaturas por las olas de calor sumado al propio calor sofocante causado por los incendios han hecho que la situación haya sido difícil de gestionar.

Para combatirlas, algunos albergues, como el habilitado en el recinto ferial de IFEZA, han tenido la posibilidad de tener puesto el aire acondicionado durante todo el día. Por las noches, abrían todas las puertas de ventilación para que el aire fresco pudiese entrar y el descanso fuera lo más silencioso posible. 

Otros municipios, como el de Villardeciervos, Alcañices, Camarzana de Tera, Benavente y Carbajales de Alba, han podido habilitar albergues con ventilación suficiente y zonas de sombra exteriores.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes