Castilla la Mancha

Preocupación por la actividad sísmica en el cementerio nuclear de Villar de Cañas

El ministro Soria explicará en el Senado por qué no hay ningún informe sobre el riesgo de terremotos

Infografía del futuro cementerio nuclear.
photo_camera Infografía del futuro cementerio nuclear.

El Almacén Temporal Centralizado de Villar de Cañas no empezará a funcionar hasta 2017, aunque el pasado 23 de septiembre ya empezaron los trámites para su puesta en marcha. Tras los sucesos con el almacén de gas Castor y en Móstoles y Alcorcón, hay preocupación por la posibilidad de que se produzcan movimientos sísmicos en la zona del depósito nuclear.

Según ha podido saber El Confidencial Autonómico, el informe ambiental sobre el futuro almacén de residuos en Villar de Cañas, en Cuenca, no incluye un estudio sismológico de la zona.

Fuentes socialistas aseguran que el actual estudio de impacto ambiental “minimiza los riesgos geológicos” pese a que, anteriormente, hablaba de un “riesgo geológico relevante”. Quieren saber por qué el mencionado informe no recoge ni prevé realizar un estudio sismológico en la zona.

Ahora mismo el estudio está siendo sometido a consultas previas. Existe otro documento, redactado por un geólogo, que sostiene que hay importantes riesgos desde el punto de vista litológico e hidrogeológico. También confirma la vulnerabilidad de las aguas subterráneas a la contaminación.

Las explicaciones del Ministerio

El senador socialista Jesús Alique pidió hace meses la comparecencia del ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, a través de una iniciativa registrada en la Cámara alta este verano que puede consultarse en este enlace. Antes, en abril, ya había solicitado explicaciones sobre los riesgos de hundimiento en el área.

El parlamentario, que es portavoz del PSOE en Industria, Energía y Turismo, ha insistido en la comparecencia del ministro Soria, puesto que el pasado 23 de septiembre comenzaron oficialmente los trámites ambientales para la construcción del cementerio nuclear.

Historia de una elección

En julio de 2010, dentro del proceso de selección del emplazamiento del almacén temporal centralizado, se examinaron los terrenos de Villar de Cañas.

Un resumen de este informe fue publicado en la página web que el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, al que ha tenido acceso ECA, se menciona parte de la documentación presentada por el propio municipio. El Ayuntamiento había realizado una serie de investigaciones geológicas y geofísicas preliminares en varias ubicaciones.

Los resultados de los estudios siempre han sido entregados a la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (ENRESA), empresa encargada del proyecto. Según el senador Alique, existen varias referencias a “la existencia de riesgos geotécnicos relevantes”.

En concreto, se sospecha que podrían generar “hundimientos” en el terreno donde el Gobierno tiene previsto ubicar el ATC. Indican que la instalación está planteada “en una zona inundable”, algo que puede generar problemas.

Los números del ATC

La inversión prevista para poner en marcha el futuro cementerio nuclear de Villar de Cañas es de 1.000 millones de euros. Aunque el depósito no estará operativo hasta finales de 2017, fuentes del ayuntamiento ya aseguraron a El Confidencial Autonómico que decenas de empresas de la zona están trabajando para convertirse en parte del tejido auxiliar que rodeará la instalación.

En el último trimestre de 2012 fuentes del ayuntamiento detectaron “los primeros beneficios socioeconómicos”. Aseguran que también han comenzado a comprarse terrenos para construir hoteles y que hay contratos apalabrados con ENRESA por valor de “5 millones de euros”.

El almacén contará con un parque empresarial que ya está empezando a levantarse. El cementerio nuclear se situará en una parcela de 52 hectáreas, donde ya se está haciendo prospecciones. Esa zona está separada por una carretera del futuro vivero de empresas, que se edificará en un terreno de 30 hectáreas.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?