Cantabria

Las dos caras de Miguel Ángel Revilla: tertuliano campechano en Madrid, áspero jerarca en Cantabria

ECA desvela la estrategia de comunicación del presidente autonómico

Miguel Ángel Revilla, en un acto del PRC.
photo_camera Miguel Ángel Revilla, en un acto del PRC.

El presidente de Cantabria y secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, recientemente —tal y como ha venido informado El Confidencial Autonómico— ha estado en boca de todos por las medidas dictadas desde la Consejería de Sanidad para hacer frente a la pandemia; medidas que, por encontrarse entre las más restrictivas del conjunto de comunidades autónomas, han ocasionado severas pérdidas económicas y de empleo entre los gremios de hosteleros y restauradores cántabros.

Fuentes próximas al parlamento regional señalan que esta forma de realizar política pone de manifiesto “al verdadero Revilla, que está alejado de la imagen que de sí mismo ofrece en los platós de televisión de Madrid”. Según estos interlocutores, el primer Revilla es el famoso tertuliano conocido a nivel nacional por su campechanía y ocurrencias; el segundo es el político cántabro, "mucho más áspero —incluso cortante— en sus respuestas a los periodistas por un sencillo motivo; tiene 'comprados' a todos los medios de Cantabria con el dinero que desde la Presidencia autonómica invierte en ayudas y publicidad institucional".   

Comunicación y política 

La estrategia de comunicación de Revilla, según las citadas fuentes, es más sofisticada de lo que pudiera parecer a simple vista. De acuerdo con estos interlocutores, “publica sus libros en editoriales que, a su vez, forman parte de grandes conglomerados mediáticos, que también son los propietarios de las televisiones donde acude de tertuliano en Madrid. Así, antes de intervenir en los programas, en los contratos editoriales pacta que las preguntas no resultarán comprometedoras. De este modo, evitando roces, y con campo para explayarse, consigue caer simpático a los espectadores de Andalucía, GaliciaExtremadura o Murcia, que no conocen su gestión diaria, y logra vender muchos libros. Esta aureola de popularidad refluye hasta Cantabria”.

En cuanto a sus políticas públicas, las fuentes con la que ha conversado este periódico señalan un incumplimiento constante de promesas –“la Mina de Zinc, la Ciudad del Cine, la fábrica de Fibroyeso, el Proyecto Comillas, etc.”- que, unidas a las durísimas medidas de cierre impuestas durante la pandemia, tienen a la región sumida en una situación próxima al desplome económico. “Revilla —a su peculiar modo— es un excelente comunicador, pero la gestor es pésima. Podría decirse que 'reina, pero no gobierna'; es decir, suple su falta de acción política con comunicación y propaganda. Estas son las dos caras de Revilla; dos caras que en Cantabria conocemos a la perfección. Fuera de aquí, en el resto de España, solo conocéis la primera”, concluyen los interlocutores.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?