Cantabria

El puerto de Santander deniega el acceso a un estudio para evitar que se cuelen inmigrantes ilegales en los barcos

Considera que la difusión del contenido del informe pondría en peligro la garantía de igualdad de las partes en los procesos judiciales

Ferry en el puerto de Santander.
photo_camera Ferry en el puerto de Santander.

El Puerto de Santander denegó una solicitud de transparencia sobre la entrada de inmigrantes ilegales en barcos. 

El contenido de la solicitud se realiza en los siguientes términos “Expediente completo sobre el informe jurídico-penal en relación con las conductas de los intrusos que acceden indebidamente al Puerto de Santander, encargado por la Admon. General y Asuntos Jurídicos al despacho cuatrecasas, como contrato menor”.

Este informe analiza la posible tipicidad penal de las conductas indicadas, así como las alternativas de personación de este Organismo Público como acusación particular, actor civil o denunciante.

Más de 2000 intrusos 

Dicho encargo profesional se realizo para explorar medios adicionales de prevención de actuaciones que están causando un grave perjuicio tanto a la Autoridad Portuaria como a las empresas concesionarias, operadoras y transportistas que desarrollan su actividad en el Puerto de Santander, para evitar los intentos de polizonaje e intrusión que de manera recurrente se vienen sucediendo -en el año 2021 se han detectado 2.079 intentos de intrusión- con un altísimo índice de reincidencia, siendo totalmente impunes tales actuaciones ilegales.

En consecuencia, el contenido de dicho informe analiza las alternativas de actuación que este Organismo Público tiene desde la perspectiva jurídico-penal para evitar un problema de que atañe a la seguridad pública -los recintos portuarios tienen la consideración de infraestructuras estratégicas- así como a la prevención de ilícitos penales y administrativos.

Apuesta por un conjunto de actuaciones "contundentes" para intentar frenar la "masiva" afluencia de inmigrantes ilegales que en este momento se está produciendo, con hasta media docena de "intentos grupales" cada fin de semana para acceder a la zona del ferry, lo que implica cerca de medio centenar de personas que tratan de llegar a este lugar, algunas de las cuales han sido identificadas hasta en 19 ocasiones por tratar de saltar la valla.

"Esto es algo que de alguna manera tenemos que cortar", admitía, el pasado mes de diciembre al respecto el presidente de la Autoridad Portuaria de Santander, Jaime González, quien ha avanzado que dentro de "poco" tiempo se va a elevar la altura de la valla, para que sea "más difícil" saltarla.

Además, ha defendido la necesidad de contar con más recursos humanos preparados para atender este problema, y ha apuntado igualmente a la necesidad de implementar tecnologías que permitan identificar dentro de los vehículos a personas que se hayan subido fuera del puerto, como en gasolineras, y que accedan así a los buques camufladas entre la mercancía.

Contundencia con la inmigración ilegal 

El objetivo de estas actuaciones es ser "más contundentes" para tratar de contrarrestar la "masiva afluencia" de inmigrantes ilegales y evitar que esta situación "evolucione por su voluntad", ha señalado González este martes, en respuesta a preguntas de los periodistas sobre la entrada ilegal de polizones, a la que se ha referido como un "intrusismo reiterado, diario, diurno y nocturno".

Los buques de la naviera bretona son los más afectados por el acceso ilegal de extranjeros, pero este "intrusismo" también ha afectado a barcos que cubren rutas transoceánicas, ya que en uno que se diría a Estados Unidos encontraron seis polizones y, después de tres días de navegación, tuvo que dar la vuelta y regresar a Santander.

De esta manera, la capital cántabra también quiere "reforzar" el aislamiento de estas instalaciones de la ciudad y hacer más difícil el acceso a los barcos que operan en Santander. 

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?