Cantabria

Es uno de los centros penitenciarios más viejos de España

“La garita del mono”: quejas en la cárcel de Cantabria contra el puesto de control

Los funcionarios denuncian que se trata de un cuarto de apenas 1,5 por 1 metro en el que tienen que estar 10 horas. El proyecto para remodelarlo lleva atascado dos años

Centro Penitenciario El Dueso, en Santoña (Cantabria).
photo_cameraCentro Penitenciario El Dueso, en Santoña (Cantabria).

El centro penitenciario de El Dueso, en la localidad cántabra de Santoña, es una de las cárceles más viejas de España. Entre sus instalaciones existe un cuarto que sirve de puesto de control para vigilar las entradas por la puerta principal, y que por sus estrecheces e incomodidas ya se ha ganado un mote por parte de los funcionarios de la prisión: “La garita del mono”.

Fuentes de la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) explican a El Confidencial Autonómico que esta situación se da desde que se construyó esta garita hace 30 años, pero que las quejas de los funcionarios han aumentado últimamente sobre todo ante lo que consideran “inacción” de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias.

Este puesto de control está construido sobre unos pilares a más de un metro de altura del suelo, de forma aislada y con una escalerilla de hierro para acceder, para evitar incidentes como el que ocurrió antes de existir estga garita: varios internos entraron al cuarto de control y secuestraron al funcionario que vigilaba la puerta.

En una reciente publicación interna, el sindicato ACAIP utilizaba el nombre de “la garita del mono” para referirse a este cuarto. El motivo es que, según denuncian, las dimensiones del cuarto son tan angostas que parece la jaula de un mono más que un puesto de vigilancia de una cárcel.

Funcionarios de El Dueso explican que apenas mide un metro y medio de ancho por un metro de largo, cuando delegados de prevención de riesgos laborales advierten que debería tener como mínimo dos por dos metros.

El problema es que los funcionarios de prisiones prestan servicio por turnos en este puesto de control, desde el que cubren a otra persona que está en la entrada controlando el paso de vehículos y personas.

La garita cuenta con una mesa con una consola de botones, con los que abrir los portones de entrada al centro penitenciario. Los funcionarios apenas pueden moverse en el cuarto, y según fuentes internas, deben pasar hasta turnos de diez y once horas ahí sentados, con sólo un descanso de 45 minutos para la comida que haya en ese período de tiempo.

Las fuentes consultadas por ECA explican que hace un par de años se elaboró un proyecto para remodelar esta garita de la cárcel de El Dueso. La idea era ampliar las dimensiones para mejorar las condiciones de trabajo de los funcionarios.

Sin embargo, el proyecto sigue paralizado en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, en Madrid. Por ello los funcionarios de la prisión de Cantabria no descartan emprender nuevas acciones para solucionar el problema de esta “garita del mono”.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes