Cantabria

ASAJA Cantabria denuncia el continuo ataque de lobos a sus ganados y el desamparo de la justicia

La Audiencia Nacional ha desestimado la petición de todos los ganaderos para suspender la orden ministerial

Lobo ibérico.
photo_camera Lobo ibérico.

Tras la desestimación de la Audiencia Nacional sobre las pretensiones de Cantabria para mantener la prohibición de cazar lobos en España, ASAJA sigue saliendo a las calles para pedir un control de la población del lobo. 

De esta manera, quieren recordar que anterior a la inclusión del lobo en el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial (LESPRE), la especie ya estaba protegida tanto en España como en Europa, y en concreto en Cantabria no estaba permitida su caza de forma abierta, aseguran desde la asociación. 

Por la contra, la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional alegaba que permitir la caza del lobo, supondría un daño irreversible e irreparable. Mientras que los posibles daños al ganado por los ataques del lobo de mantenerse la misma, la Sala indica que "serían perjuicios reparables económicamente, es decir, podrían ser objeto de una indemnización a través de los cauces legalmente establecidos al efecto”.

Mientras que desde los servicios jurídicos del Gobierno de Cantabria están estudiando la opción de acudir y presentar recurso a una instancia superior.

Descontrol de la especie

Desde que se dictaminó la prohibición de la caza de lobos en la zona, ganaderos cántabros aseguran que sus animales han seguido sufriendo ataques. Asaja cree que esta situación que se está viviendo en el campo es «por culpa de medidas que se toman desde arriba» y han alertado del «abandono» que se está llevando a cabo por parte de los políticos españoles «que están mirando hacia otro lado».

“No todo se arregla con dinero, los ganaderos no quieren que el lobo les mate sus animales y les condicione el ejercicio de la actividad”

Por ello, el descontrol de la especie, de cuyo número no se conocen datos porque el último censo realizado del lobo ibérico en España fue entre 2012 y 2014 y sin embargo, los ganaderos que viven en el campo pueden confirmar que este número ha aumentado, atacan al ganado, lo matan, y los animales que sobreviven quedan traumatizados o asustados, de manera que se producen más abortos y una menor productividad.

Pérdidas incalculables

Todavía no cuentan con los datos y daños exactos del 2021, lo que si han detectado, por las denuncias que les trasladan los ganaderos, es que las pérdidas han aumentado hasta un 40% en los últimos meses. También, ataques en zonas en las que no había presencia de lobo lo que demuestra la rápida e imparable expansión de la especie al no tener medidas de control.

Como afirman desde la asociación “no todo se arregla con dinero, los ganaderos no quieren que el lobo les mate sus animales y les condicione el ejercicio de la actividad”.

España está entre los 5 países de la Unión Europea con mayor censo de lobos, lo que es un indicativo de su buen estado de conservación, disponiendo hasta su inclusión en el LESPRE  de planes de gestión para su control, algo que ha permitido un equilibrio entre el desarrollo de la actividad ganadera y el crecimiento de la especie.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes