Cantabria

Afirmó que reforzaba el bipartidismo y que era “presidencialista”

El partido de Revilla apuesta por la elección directa de alcaldes tras atacar la propuesta del PP

La ponencia de Política Municipal del Partido Regionalista de Cantabria propone que el partido que supere el 40% de votos tenga mayoría absoluta de concejales

Miguel Ángel Revilla, en un acto del Partido Regionalista de Cantabria.
photo_camera Miguel Ángel Revilla, en un acto del Partido Regionalista de Cantabria.

El Partido Regionalista de Cantabria celebra este domingo 14 de diciembre su congreso para elegir a su candidato para las elecciones autonómicas de mayo, renovará a sus órganos directivos y definirá sus propuestas políticas para los próximos comicios. Una de las ponencias estará dedicada a la política municipal.

Entre las medidas que los regionalistas cántabros debatirán para, en principio, incorporarlas después a sus programas electorales, se incluye un catálogo de cambios en el funcionamiento de los ayuntamientos que reúne en su ponencia (que se puede leer aquí) en el apartado de “Regeneración política municipal”.

Las ideas van desde un genérico “fomentar que los vecinos participen en la toma de decisiones con transcendencia en su vida diaria” hasta una medida más concreta, que sería establecer la obligación de que todos los políticos municipales que reciban remuneración por su cargo tengan que publicar declaraciones de bienes y de sueldos tanto al inicio como al final de su vida política “para demostrar públicamente que el 99% de los políticos cántabros son gente honrada, dedicada, honesta y responsable”.

Pero el cambio más destacado que el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) va a incorporar a su ideario y a sus programas políticos es la elección directa de alcaldes.

Acercar al ciudadano la elección de su alcalde

Tal y como ha podido comprobar El Confidencial Autonómico, ahora el partido que dirige Miguel Ángel Revilla considera necesario “acercar al ciudadano a la decisión más importante de la gestión municipal, la elección del regidor para los siguientes cuatro años”.

Esto se concretaría en cambiar la Ley Orgánica de Régimen Electoral General y también la Ley Reguladora de las Bases de Régimen Local para permitir la elección directa del alcalde por los vecinos censados en el municipio. Es decir, el mismo planteamiento que Mariano Rajoy expuso en un acto del Partido Popular como parte de un amplio paquete de medidas para “mejorar la calidad democrática de las instituciones” en el último tramo de la legislatura.

La propuesta del Partido Regionalista de Cantabria contempla que si en las elecciones el candidato de una lista obtiene al menos el 40% de los votos y tiene más de un 10% de ventaja sobre la siguiente candidatura más votada, sería automáticamente proclamado alcalde.

Además, a su partido político se le asignaría la mayoría absoluta del total de concejales del ayuntamiento; el resto de ediles se distribuirían de forma proporcional entre el resto de partidos en función de los votos obtenidos.

Esa barrera mínima del 40% -para que sólo se aplicara en casos de partidos que ganaran ampliamente las elecciones pero quedaran al borde de la mayoría absoluta- es la misma que añadieron desde el PP al matizar la propuesta primigenia de Rajoy cuando ésta fue recibida con una cascada general de críticas por parte del resto de partidos.

Lo más llamativo es que entre las críticas y el rechazo a la elección directa de alcaldes estuvo también la del Partido Regionalista de Cantabria.

Los argumentos del PRC contra la propuesta del PP

Cuando el Partido Popular planteó presentar mociones en los ayuntamientos para apoyar este cambio legislativo, la formación que lidera Miguel Ángel Revilla se mostró totalmente en contra. No sólo por el momento del anuncio, a menos de un año de las próximas elecciones municipales, sino también por el fondo.

“La moción popular refuerza el bipartidismo y lleva a los ayuntamientos hacia una administración presidencialista”, aseguró en su momento el PRC, que añadió que designar directamente alcalde al cabeza de la lista más votada “puede originar más problemas”.

De hecho, los regionalistas añadían que el sistema de elección propuesto por el PP podía provocar que al final resultara elegido el cabeza de lista que más rechazo tiene de la mayoría, aunque tenga un mayor porcentaje de votos que el resto. “Resultaría entonces que un grupo minoritario, pero bien organizado, se impone a la mayoría de la población por aplicación de esta norma”, argumentaban desde el Partido Regionalista de Cantabria.

Por todo ello, optaba mejor por “la pluralidad, los pactos de gobierno, la búsqueda del consenso y la necesidad de acordar soluciones” como fórmulas más efectivos para luchar contra la corrupción municipal. Y es que el PP también presentó este cambio legislativo como una forma de evitar que componendas entre pequeños partidos ocultaran detrás tramas de corrupción.

Los regionalistas cántabros apuntaban mejor hacia otros sistemas de elección directa, por ejemplo con segunda vuelta, que “garantizan más la voluntad popular”.

Segunda vuelta si nadie llega al 40%

Ahora, sin embargo, el PRC propone en su ponencia municipal la elección directa de los alcaldes que consigan más del 40% de apoyo popular. La principal novedad sobre la propuesta del PP es que “si ningún candidato obtuviera el 40% con un 10% de ventaja se celebraría una segunda vuelta, tres semanas después, en la que participarían los dos candidatos más votados”.

El ganador de esta segunda vuelta entre los dos candidatos más votados será elegido alcalde, y como en el primer supuesto su partido recibiría la mayoría absoluta de concejales, para que el alcalde tuviera el apoyo necesario en el pleno para sacar adelante sus propuestas y aprobar los presupuestos municipales. El resto de ediles se repartirían conforme a los resultados de la primera vuelta.

“De este modo los pactos entre los partidos para elegir Alcalde quedarían supeditados a la opinión de los ciudadanos que expresarían directamente su parecer sobre el mejor candidato”, argumenta el partido de Revilla en su ponencia municipal, “lo que obligaría a las fuerzas políticas a mejorar sus procesos de selección y a los candidatos a volcarse en sus localidades, acercando la política a sus verdaderos protagonistas”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable