Canarias

El gobierno de Paulino Rivero perfila los detalles

Así será el referéndum en Canarias sobre las prospecciones petrolíferas

Participarán los mayores de 16 años, no habrá censo, los votantes tendrán que acreditar que residen en las islas, las mesas serán “puntos de emisión de opinión”

El presidente canario, Paulino Rivero, en una reunión con asociaciones contrarias a las prospecciones.
photo_camera El presidente canario, Paulino Rivero, en una reunión con asociaciones contrarias a las prospecciones.

El gobierno autonómico de Canarias sigue firme en su intención de celebrar una consulta popular en el archipiélago para saber si los ciudadanos quieren o no que Repsol busque petróleo frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura. El presidente Paulino Rivero ha anunciado que el plebiscito tendrá lugar antes del 30 de noviembre.

El anuncio de Rivero llega varios meses después de que en febrero el Parlamento canario y el ejecutivo regional pidieran al Gobierno de España que autorizara la celebración en las islas de una consulta sobre las prospecciones petrolíferas.

Sin embargo, por ahora el Gobierno de Mariano Rajoy no ha dado ninguna respuesta oficial a las peticiones de las instituciones autonómicas, más allá de las declaraciones de ministros como José Manuel Soria, apoyando la búsqueda de petróleo y prometiendo que el proyecto tendrá todas las garantías para que sea seguro. Eso sí, el ejecutivo tiene claro que no piensa permitir ese referéndum en Canarias, ya que podría abrir la puerta a que se multiplicaran los plebiscitos por toda España.

Una vez pasados los meses, Paulino Rivero ha decidido plantear ya la organización de la consulta, y ha puesto fecha tope: el 30 de noviembre de este año. La fecha y la pregunta será acordada en una reunión que el gobierno autonómico tendrá con partidos y asociaciones contrarias a las prospecciones -algunas de las cuales estaban dispuestas a organizar ellas mismas la votación- a finales del mes de septiembre.

Españoles y extranjeros residentes en Canarias

El Confidencial Autonómico ha podido contactar con fuentes del gobierno de Canarias, que confirman que su compromiso es llevar a cabo esa consulta. De hecho, aseguran que ya tienen claros algunos aspectos clave de cómo se organizará la votación.

Por ejemplo, el equipo de Paulino Rivero ya tiene claro quiénes serán llamados para participar en la consulta: los residentes en las Islas Canarias mayores de 16 años. Eso incluye no sólo a los españoles, sino también a los extranjeros que puedan acreditar legalmente que su residencia está en el archipiélago.

Eso sí, el gobierno canario se enfrentará a un problema parecido al de la Generalitat de Cataluña para organizar, en su caso, el referéndum sobre la independencia: la imposibilidad de utilizar el censo electoral, que controla el Estado.

Las fuentes consultadas por ECA señalan que ante la falta del censo, los votantes tendrán que presentar, en el momento de depositar su sufragio, un documento que acredite su residencia legal en Canarias.

Puntos de emisión de opinión”

Para llevar a cabo la consulta, el gobierno de Paulino Rivero ya está buscando dónde instalar los “puntos de emisión de opinión”: es decir, el nombre que las fuentes consultadas señalan como sustituto de las mesas electorales oficiales que se utilizan en las convocatorias a Cortes Generales o en elecciones europeas, autonómicas y municipales.

Habrá, claro está, urnas y papeletas con la pregunta definida para la consulta. Además, aunque el proceso estará impulsado por el gobierno de la comunidad autónoma, también se creará una comisión de control para asegurar la limpieza del proceso de votación.

La consulta sobre las prospecciones petrolíferas frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura estará regulada por la Ley Canaria de Fomento de la Participación Ciudadana, aprobada en 2010, una vez que el Gobierno de Rajoy ha ignorado la petición de fuera el propio ejecutivo central quien autorizara la consulta conforme a los poderes que la Constitución le otorga.

La norma autonómica establece que “el Gobierno podrá, a instancias del presidente, recabar la opinión de la ciudadanía sobre asuntos de interés general de competencia autonómica, mediante sondeos, encuestas o cualquier otro instrumento de participación ciudadana”. Además, la ley se va a desarrollar a través de dos decretos que, según fuentes del ejecutivo de Paulino Rivero, serán aprobados en las próximas semanas.

La diferencia con el referéndum independentista de Cataluña

El Confidencial Autonómico ya contó que uno de los empeños de Coalición Canaria y del gobierno de las islas es tratar de separar claramente la consulta sobre las prospecciones del referéndum sobre la independencia de Cataluña que pretende celebrar Artur Mas. La argumentación es que sea cual sea el resultado del plebiscito canario -sí o no a que Repsol busque petróleo frente a sus costas-, eso no pone en cuestión el marco constitucional.

Por ello, en el gobierno canario aseguran que no prevén que el Ejecutivo de Mariano Rajoy pueda recurrir al Tribunal Constitucional la convocatoria de la consulta: “No es un problema constitucional, no tiene nada que ver con el de Cataluña porque este no desborda el marco constitucional”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?