Canarias

La Policía Nacional reparte un protocolo para evitar contagios de Covid-19 por la llegada de pateras

A principios de mes falleció un agente que había estado en contacto con los extranjeros desembarcados en Canarias

Llegada de inmigrantes irregulares al puerto de Motril.
photo_camera Llegada de inmigrantes irregulares al puerto de Motril.

Antonio Jesús Martín Lozano, agente antidisturbios de la Vª Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional con sede en Málaga, falleció el 4 de enero, después de varios días ingresado en un hospital por coronavirus nada más regresar de Canarias.

El policía acababa de volver a Málaga después de prestar servicio en las Islas Canarias, en el dispositivo especial de la Policía Nacional para hacer frente a la avalancha de inmigrantes sin papeles que llegan a los puertos de las islas, como al de Arguineguín en Gran Canaria.

Este fallecimiento se produjo después de otros contagios de policías nacionales desplegados en los puertos canarios en los que se recibe a inmigrantes llegados en pateras a territorio español, y después también de que sindicatos de la Policía Nacional y asociaciones profesionales de la Guardia Civil hayan reclamado en distintos lugares y ocasiones que se adopten medidas para proteger a los agentes de las Fuerzas de Seguridad que tienen que estar en contacto con los extranjeros que a veces llegan contagiados.

Desde el sindicato Jupol indican a Confidencial Digital que este miércoles 13 de enero la Dirección General de la Policía les hizo llegar un documento, “Informe medidas específicas de actuación frente Covid-19 ante llegada de inmigrantes en pateras”, que ha elaborado el Área de Coordinación de Prevención de Riesgos Laborales, dentro de la Subdirección General de Recursos Humanos y Formación.

El sindicato celebra que la Dirección General ha reaccionado a “varios informes y denuncias presentadas por Jupol solicitando la elaboración de un protocolo ante la llegada de inmigrantes en pateras a nuestras costas”. Destacan tamvién que el informe del protocolo se basa en gran parte los informes aportados por ellos.

En los últimos meses, Jupol y otras organizaciones como el Sindicato Unificado de Policía (SUP) y la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) habían solicitado al Ministerio del Interior y a sus respectivas direcciones generales que aprobaran protocolos específicos para que los mandos policiales diseñen los dispositivos de atención a los inmigrantes sin papeles de forma segura.

El Área de Coordinación de Prevención de Riesgos Laborales destaca sobre la llegada de inmigrantes ilegales en patera que el riesgo potencial de contagio de los agentes desplegados en estos puertos y campamentos es elevado, “debido, entre otras cuestiones, a la actual situación de pandemia originada por el virus SARS-CoV-2, a la inexistencia de controles previos a su embarque, la no adopción de medida preventiva alguna durante la travesía frente a la Covid-19, así como a las situaciones de hacinamiento durante el viaje, aún al aire libre, durante un periodo prolongado de tiempo”.

Por ello, “el riesgo de que estas personas puedan contagiar de Covid-19 al personal policial interviniente, se daría con posterioridad al desembarco de aquellas, ya sea durante las labores de identificación realizadas por personal destinado en unidades de Extranjería y Policía Científica, o durante las diversas tareas relacionadas con la custodia de los inmigrantes ilegales desempeñadas por funcionarios de Seguridad Ciudadana”.

Recuerda también que “debido a las características de transmisión del virus SARS-CoV-2 vistas anteriormente, cualquier individuo que entre en contacto con las personas u objetos infectadas (por ejemplo, miembros de Cruz Roja, Salvamento Marítimo, etc.), puede convertirse asimismo en un nuevo foco transmisor, debiendo tener esto en cuenta al objeto de extremar las precauciones y evitar que los centros de estancia y control de inmigrantes ilegales, así como las personas que se encuentran por diversos motivos en los mismos, puedan convertirse en un foco de transmisión del Covid-19 al resto de la población”.

Zona contaminada, zona limpia

La primera medida preventiva que Riesgos Laborales recomienda a las unidades de la Policía Nacional en contacto con inmigrantes llegados en patera es “realizar prueba diagnóstica PDIA [Pruebas Diagnósticas de Infección Activa] a todos los inmigrantes ilegales que pasan por las instalaciones de recepción, siguiendo en todo caso lo establecido en los correspondientes protocolos dictados por las autoridades sanitarias competentes en la materia”.

También aconseja establecer dos zonas de trabajo, dos áreas claramente diferenciadas allí donde tratan con los inmigrantes desembarcados:

-- Zona contaminada: “Lugar este que se divide a su vez en diversas zonas de actividad, como, por ejemplo, zona para el desembarco controlado de los inmigrantes ilegales cuando ello sea posible; zona en donde reciben asimismo una primera asistencia; zona de estancia para inmigrantes; módulos sanitarios para inmigrantes; módulos de trabajo para personal de los grupos de Extranjería y Policía Científica; zona de desinfección y zona de control”.

-- Zona limpia: “Es una zona destinada básicamente a la logística, el descanso del personal, así como para el control policial”.

El protocolo contempla que haya “puntos para la limpieza del calzado (alfombras de desinfección)” en las áreas de tránsito entre las zonas contaminada y limpia. Además indica que “antes de abandonar la zona contaminada es necesario pasar por el punto de desinfección, procediendo a la limpieza y posterior retirada de los EPI [Equipos de Protección Individual”, y recuerda las instrucciones para colocar y retirar los buzos desechables.

Dos guantes y mascarillas

El documento remitido por Riesgos Laborales detalla los medios de protección que deben usar en cada caso los policías nacionales. Ese uso debe ser “proporcional” según la exposición al riesgo, “teniendo en cuenta para ello el perfil de la persona o personas con las que se va a entrar en contacto, la distancia de seguridad y las condiciones de ventilación del lugar de trabajo”.

-- Guantes de nitrilo: “Se utilizarán en todas aquellas actividades en el que se produzca o puedan producirse contactos con los inmigrantes. En caso de un uso prolongado de los guantes, se procederá a la higienización regular de los mismos, procediendo a desecharlos tras cada actuación, en el lugar y bajo las condiciones previamente establecidas al efecto”.

-- Guantes anticorte: “A emplear en cacheos e intervenciones de orden público. Además, al objeto de evitar contaminación cruzada, se pueden utilizar guantes de nitrilo sobre los mismos, siguiendo en este caso las recomendaciones recogidas en el punto anterior. En cuanto a los guantes anticorte, con carácter general se procederá a su lavado y desinfectado según las indicaciones del fabricante.

-- Mascarillas quirúrgicas: “A utilizar durante el contacto común con otros trabajadores, personas sanas, así como con sospechosos de estar contagiados de la COVID-19 o con positivos confirmados de ésta, siempre y cuando se trate de lugares abiertos con ventilación natural y se pueda mantener la distancia de seguridad”.

-- Mascarillas de protección (Equipos de Protección Individual, EPI): “Mascarillas FFP2 o similares, a utilizar con personas sospechosas de estar contagiadas de la COVID-19 o con positivos confirmados de la misma, ya sea porque con independencia de donde se hallen, no sea posible mantener la distancia de seguridad con ellos, o porque aunque se pueda mantener esta distancia, se trate de un lugar cerrado y sin ventilación adecuada”.

-- Gafas protectoras o pantallas de protección: “Para aquellas situaciones de contacto con personas sospechosas de estar contagiadas de la COVID- 19 o con positivos confirmados de la misma, ya sea porque los mismos se encuentren en lugares cerrados sin ventilación adecuada, o porque aunque estén en un lugar abierto, no se pueda mantener la distancia de seguridad”.

-- Monos y calzas desechables: “Se usarán para los contactos estrechos con personas sospechosas de estar contagiadas de la COVID-19 o con positivos confirmados de la misma, ya sea porque los mismos se encuentren en lugares cerrados sin ventilación adecuada, o porque aunque estén en un lugar abierto, no se pueda mantener la distancia de seguridad”.

Por último, la Dirección General ordena a las unidades implicadas que potencien la “formación e información a todos los funcionarios policiales intervinientes en lo relativo a los procedimientos operativos que les afecten, así como sobre las medidas preventivas a adoptar tanto por los riesgos que puedan derivarse del lugar de trabajo, como de las actividades desarrolladas”.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?