Canarias

Mandos de la policía del aeropuerto de Gran Canaria le quitan la televisión y la cocina a los agentes

La decisión se tomó después de que miembros del puesto fronterizo denunciaran una serie de irregularidades existentes en las dependencias aeroportuarias

Aeropuerto de Gran Canaria
photo_cameraAeropuerto de Gran Canaria

Los pasillos del aeropuerto de Gran Canaria fueron recorridos por más de 13 millones de pasajeros en el año 2018, convirtiéndose en el favorito de aerolíneas y turistas para viajar a las islas de entre el resto de sus aeropuertos vecinos.

Se trata, por tanto, de un punto de entrada al territorio nacional de especial importancia, en el que se han de conjugar distintos factores de vigilancia aérea y fronteriza que garanticen la seguridad y normalidad de su día a día.

Irregularidades en los calabozos

Desde el año pasado, la Alternativa Sindical de Policía de Gran Canaria viene denunciando a los altos mandos graves disfunciones relativas a los calabozos del aeropuerto, tal y como ha podido conocer Confidencial Digital.

Aducen que el espacio de detención incumple varias garantías de seguridad. Las cámaras de videovigilancia, por ejemplo, no apuntan al interior de las celdas, necesarias para asegurar la integridad física de aquellas personas privadas de libertad y de los policías encargados de su custodia.

También, en el caso de que existiera un incendio en las inmediaciones, la prioridad sería la de trasladar a un lugar seguro a los detenidos. No obstante, fuentes internas aseguran a ECD, la inexistencia de un plan de medidas de emergencia que dé una respuesta controlada y protocolaria ante un suceso como este, a lo que se le añade, que las mantas y los colchones ofrecidos a los custodiados incumplen la normativa por no ser ignífugos y carecer totalmente de un certificado que avale tal condición.

Ante estas denuncias por incumplimiento, se ha tomado la medida cautelar de cerrar los calabozos. Esto implica que actualmente las órdenes son las de enviar a los detenidos a la comisaría de Telde lo antes posible, pero no hay un protocolo claro de traslado y en ocasiones se ha mantenido a detenidos esperando junto a otros ciudadanos en la sala de espera de las oficinas.

Una ODAC que no existe

En los aeropuertos, el órgano competente de recoger las denuncias o quejas interpuestas por los pasajeros es la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano (ODAC). En el caso del aeropuerto de Gran Canaria, ésta no existe. Hay un cartel que así lo anuncia, como admiten a este diario, pero a efectos reales y administrativos no es cierto. De hecho, la propia Dirección General de la Policía no lo reconoce como tal.

Desde la jefatura se ha explicado que se trata de una oficina de referencia de gestión general operativa. Sin embargo, en el catálogo de oficinas de denuncias y atención al ciudadano (Resolución del 19 de octubre de 2010) no se explicita este segundo tipo de oficina como posible sustitución de una ODAC.

Aun así, la ASP afirma que deben seguir cumpliendo con los procesos que a este oficina se le requieren como si realmente existiera, aún sabiendo que no forma parte de sus competencias y de que no cuentan con las herramientas que garanticen a los pasajeros el procesamiento correcto de las denuncias.

Las represalias de los altos mandos

Estas situaciones que han sido motivo de queja durante un año han tenido sus consecuencias directas sobre los miembros de seguridad del puesto fronterizo del aeropuerto de Gran Canaria, según la ASP.

Acusan a sus superiores de haber tomado represalias contra ellos de diferentes formas. Una de ellas tiene que ver con la retirada del único televisor y de la cocina de la que disponían en la sala de descanso.

Aunque el punto más grave sobre el que vierten su disconformidad apunta a los traslados forzosos de varios policías. Aseguran que, tal y como les han ratificado, cada 3-4 meses se procederá al traslado de tres miembros encargados de la seguridad fronteriza a otras comisarías o departamentos de la isla, sin que ello suponga que se vayan a cubrir dichas ausencias y que aunque así fuera, se trataría de personal sin la experiencia necesaria para realizar el trabajo.

Por otro lado, las mismas fuentes afirman sentirse coaccionadas a la hora de cumplir con las tareas de una ODAC inexistente bajo la amenaza de que se les abra un expediente disciplinario.

Todos estos hechos han sido recopilados en varios documentos escritos- a los que ha tenido acceso ECD- los cuales acreditan que sus superiores han sido informados de ello.

Confidencial Digital ha tratado de ponerse en contacto con los mandos responsables, primero vía telefónica y después a través de correo electrónico. Al cierre de esta edición no se ha obtenido respuesta alguna.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?