Canarias

Un informe inédito de la Universidad CEU aconseja preservar el monumento de Juan de Ávalos en Tenerife

Prestigiosos historiadores señalan que “su valor artístico es incuestionable” y que “no supone una exaltación del bando sublevado”

undefined
photo_camera Foto inédita de la época que muestra el proceso de construcción del monumento.

El Confidencial Autonómico aporta, de nuevo, un documento inédito sobre el popularmente conocido como Monumento del Ángel, emplazado en Santa Cruz de Tenerife. Los lectores de este periódico conocen de primera mano la identidad de los 80.000 donantes canarios que, a través de una recaudación popular, contribuyeron para el levantamiento del monumento.

El documento inédito que hoy, en exclusiva, aportamos a los lectores de ECA está firmado por Sara Izquierdo Álvarez, Doctora en Geografía, técnico urbanista y responsable de Gestión de Proyectos de la Coordinación de Universidades CEU, Luis Togores Sánchez, Catedrático de Historia Contemporánea y Director del Departamento de la Universidad USPCEU de Madrid, y Carlos Gregorio Hernández Hernández, Doctor en Historia y profesor universitario en la misma universidad.

Los tres doctores señalan, en primer lugar, que el monumento no exalta a ningún bando, sino que está dedicado a los caídos en la guerra, “de forma genérica”, aunque con clara referencia a los caídos de la guerra civil de 1936-1939, dada la fecha de su inauguración (1966).

En el museo de Mérida   

En relación a su relevancia artística, los autores del informe señalan que el monumento “es obra de uno de los más conocidos, valorados y acreditados internacionalmente escultores españoles de la segunda mitad del siglo XX” para, acto seguido, aportar dos datos poco conocidos: Juan de Ávalos, al terminar la Guerra Civil, en 1942, fue depurado “por falta de confianza al no ser afecto al régimen”, y que en el año 2014, en la ciudad monumental de Mérida, se inauguró un nuevo museo que alberga de forma permanente una colección compuesta por 60 obras del escultor.

En cuanto al marco jurídico que rodea al conjunto escultórico, lo profesores universitarios coinciden en señalan que su existencia no se ve afectada por la Ley sobre la Memoria Histórica, "pues no supone en la actualidad una exaltación del bando sublevado". Sobre su función urbanística, los firmantes de documento inédito remarcan que “con el paso de los años ha pasado a formar parte de la imagen de la ciudad que tiene la población, a ser reconocido y a servir como referente para ubicarse y orientarse”.

Por último, aportan un argumento de índole democrático: el monumento en cuestión se levantó mediante una cuestación popular entre los habitantes de la provincia de Tenerife, en 1964, quedando descartadas presiones políticas o policiales -entre otros motivos, porque muchas donaciones fueron anónimas- para el éxito de la cuestación. “La retirada del monumento, sito en un solar propiedad del ayuntamiento de la ciudad, supondría una violación de la voluntad de todos aquellos que contribuyeron a que se levantara”, razonan los profesores.

El informe completo de la Universidad CEU San Pablo puede descargase pulsando sobre el siguiente enlace.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes