Canarias

El Ejército intensifica las medidas para garantizar el despliegue militar en los peñones de Alhucemas y Vélez de la Gomera

Va a instalar una nueva desaladora para garantizar el suministro de agua, y prepara el derribo de unas instalaciones de Vélez de la Gomera en riesgo de derrumbe

Peñón de Vélez de la Gomera.
photo_camera Peñón de Vélez de la Gomera.

España mantiene la soberanía de ocho islotes o peñones situados ante la costa africana, territorios que Marruecos también reivindica como propios. Además del famoso islote Perejil, son plazas de soberanía las Islas Alhucemas, las Islas Chafarinas y el Peñón de Vélez de la Gomera.

Estos lugares cuentan con personal militar. Unidades del Ejército de Tierra mantienen presencia en estos islotes y peñones, lo que obliga a unas tareas de mantenimiento para garantizar las condiciones de habitabilidad.

Confidencial Digital ha comprobado que el Ejército de Tierra ha abierto recientemente varios procesos de contratación pública para acometer trabajos de renovación y mejora de las instalaciones que ocupan los militares en estas plazas de soberanía.

Peñón de Alhucemas

Se encuentra en marcha un proyecto para sustituir la planta desaladora que suministra agua en el Peñón de Alhucemas, un islote a 700 metros de la costa marroquí. Cuenta con un presupuesto de 349.353,36 euros.

El Ejército de Tierra va a instalar en el Peñón de Alhucemas una nueva planta desaladora de agua, “a fin de garantizar el suministro de agua potable al personal desplazado en el peñón y de este modo garantizar la autosuficiencia de agua en caso de no ser posible el abastecimiento por otros medios”.

Averías en la desaladora

Actualmente ya existe una desaladora en el peñón: el problema es que “ adolece de constantes averías y reparaciones que provocan su inoperatividad durante largos períodos de tiempo, debiéndose garantizar el suministro de agua por otros medios”.

Además, “cabe mencionar que al haber instalado un único equipo de desalación, la instalación queda comprometida ante la eventualidad de una avería, quedando sin servicio al personal desplazado al peñón”.

Así que se va a sustituir la planta actual, y se van a instalar dos equipos para reforzar el suministro de agua potable.

En primer lugar, “se procederá a mejorar en primer lugar el sistema de captación de agua, acondicionando la toma de agua así como la caseta de captación que se encuentra en las inmediaciones que albergan las bombas de impulsión”.

Después, y para “garantizar el suministro de agua, se ha decidido duplicar la instalación”. Se colocarán dos equipos de bombeo y dos equipos de desalación mediante ósmosis inversa “para garantizar la operatividad de la instalación ante una avería”. Habrá así dos instalaciones en paralelo para que funcionen alternativamente si una de ellas se avería.

Además de retirar la desaladora actual y hacer varias reparaciones y arreglos, los trabajos incluirán la instalaciones de los dos equipos de desalación, así como un grupo electrógeno con potencia suficiente para dar servicio a la planta desaladora en caso de corte de suministro eléctrico.

Peñón de Vélez de la Gomera

Al oeste de las Islas Alhucemas se encuentra el Peñón de Vélez de la Gomera. No es un islote, ya que tras un terremoto está unido al continente por una lengua de tierra. Por tanto, tiene frontera con Marruecos, una línea fronteriza de tan solo 85 metros.

Hace diez años, en agosto de 2012, siete activistas marroquíes del “Comité de Coordinación para la Liberación de Ceuta y Melilla” cruzaron esa frontera y entraron en territorio español para clavar una bandera de Marruecos.

Pequeños contingentes de Regulares del Ejército de Tierra protegen este peñón, en el que se va a demoler y reconstruir parte de una instalación dedicada al reciclaje de residuos.

Riesgo de derrumbe

El proyecto consiste en “la demolición de la cubierta del punto limpio y su posterior reconstrucción, el cual se encuentra apuntalado, con la techumbre en estado semirruinoso, con el consiguiente peligro para los distintos usuarios”.

Este ‘punto limpio’ es “un pequeño pero necesario local destinado al reciclaje de materiales residuales inorgánicos como el vidrio o el papel” en el peñón.

Según los documentos de la licitación, el problema es que “el actual local utilizado como punto limpio en el Peñón de Vélez de la Gomera presenta un estado de conservación deficiente, especialmente a nivel estructural”.

La cubierta del local “está apuntalada por el riesgo de derrumbe, y esta es compartida con los locales adyacentes, presentando un estado de conservación muy deficiente, observándose huecos en la cubierta que atraviesan el forjado”.

Las obras comenzarán con “el apeo del forjado de cubierta, asegurando su estabilidad durante la demolición, la cual se podrá ejecutar por fases, una para cada uno de los recintos delimitados por los muros de carga”.

A continuación se repararán y reconstruirán los muros de carga, y se consolidarán hasta una altura indicada. El siguiente paso será montar una estructura metálica portante, con correas de aluminio ancladas a los muros de carga. Encima se colocarán placas de fibrocemento.

El importe total de esta licitación es de 56.098,53 euros. Una primera licitación de estas obras ha quedado desierta, al no recibir el Ejército de Tierra ninguna oferta de empresas interesadas.

Los cementerios

En los últimos años se han lanzado varios contratos públicos para mejorar el estado de las instalaciones en los peñones españoles del norte de África.

El contrato que más polémica provocó fue el que tenía por objeto trasladar los restos mortales de 54 españoles enterrados en los peñones de Alhucemas y Vélez de la Gomera. El motivo alegados para este traslado (a la Península, o al menos a Ceuta y Melilla) era el riesgo de desprendimiento, pero hubo quien lo vio como un primer paso hacia el posible abandono por parte de España de estos territorios.

Estado crítico

El diario Vozpópuli reveló también que en la documentación de un contrato para renovar instalaciones en el Peñón de Vélez de la Gomera el Ejército de Tierra admitió el estado crítico de muchos espacios ocupados por militares. Eso obligó a acordonar ciertas zonas de los edificios ubicados en el peñón.

Tierra lanzó también un contrato para mejorar las telecomunicaciones de los peñones de soberanía, ya que “una mala comunicación en esta zona supone poner en peligro la soberanía de dichos territorios”.

En los últimos meses se han sucedido los contratos para acometer obras de mantenimiento en las plazas de soberanía: para demoler una torre en el Peñón de Alhucemas y para renovar los grupos electrógenos del Peñón de Vélez de la Gomera.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes