Canarias

Contrato millonario entre Defensa y General Atomics por el mantenimiento de los drones Predator

La empresa estadounidense prestará apoyo al despliegue de las aeronaves no tripuladas en las bases de Talavera la Real (Badajoz) y Lanzarote hasta marzo de 2025

Un dron Predator del Ejército del Aire.
photo_camera Un dron Predator del Ejército del Aire.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos dio luz verde a finales de julio a un contrato de mantenimiento de los drones Predator B que posee el Ejército del Aire español, contrato que ha recaído en General Atomics, la misma empresa que fabricó esos drones.

De acuerdo con la información publicada por el Departamento de Defensa, el contrato se acordó por un máximo de 16,26 millones de dólares (unos 17 millones de euros) y tiene por objeto concreto el mantenimiento de los drones (MQ-9A) y de la estación de control terrestre desde la que se manejan las aeronaves.

Este mantenimiento abarca diversas acciones, desde los sistemas de lanzamiento y recuperación de los drones, hasta reparaciones de los aparatos. Se prevé que se extienda hasta el 31 de marzo de 2025.

Desde el Ejército del Aire explican a Confidencial Digital que se trata de un contrato de sostenimiento del sistema MQ-9 (los drones Predator B) desplegado en la base aérea de Talavera la Real, en la provincia de Badajoz.

El contrato ha sido gestionado por la Fuerza Aérea de Estados Unidos (USAF) con General Atomics, que tiene su sede en California, en nombre de España. Es lo que se denomina “Foreign Military Sales”, un programa del Departamento de Defensa de los Estados Unidos para facilitar la venta de armas y material de defensa a otros países por parte de empresas estadounidenses.

Por parte española, el nuevo contrato es responsabilidad del Estado Mayor de la Defensa, que es el usuario de los drones Predator. El Ejército del Aire, como operador del sistema, presta apoyo en la tramitación y gestión de estas labores de sostenimiento.

Este contrato de 17 millones de euros con General Atomics cubre los apoyos de mantenimiento que necesitan los drones Predator y sus sistemas auxiliares tanto en la su base principal de operaciones, la de Talavera la Real, como en la base de despliegue en Lanzarote.

En esta isla de las Canarias se despliegan en estas semanas los drones Predator para participar en un ejercicio de defensa aérea del Ejército del Aire, ‘Sirio 22’, con aviones de combate Eurofighter y F-18.

El Ejército del Aire cuenta con cuatro Predator, asignados al Ala 23 de Talavera la Real. En junio uno de ellos se estrenó en una misión real: vigiló Segovia y el Real Sitio de La Granja de San Ildefonso para proteger la visita de la reina Letizia y de los consortes de los jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la Cumbre de la OTAN en Madrid.

Aunque ha habido voces a favor de artillarlos con misiles, por el momento los drones Predator del Ejército del Aire no van armados, no tienen capacidad ofensiva, sino que se van a utilizan en misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

Eso sí, un documento doctrinal del Estado Mayor de la Defensa ya analiza con detalle qué deberían hacer los militares españoles a la hora de decidir emplear drones que sí tengan capacidad letal.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?