Canarias

Traslado de 200 palmeros al resto de Canarias para salvar del volcán la producción de plátanos

Se contabilizan ya 2.857 agricultores que han perdido su empleo por culpa de la erupción en Cumbre Vieja

Plataneras Canarias
photo_camera Plataneras Canarias

Se cumple mes y medio desde que el volcán de Cumbre Vieja de La Palma entrara en ebullición y arrasara decenas de edificaciones sin control. Desde entonces mantiene en vilo a los vecinos del Valle de Aridane que se han tenido que desalojar sus domicilios. 

Casi el 90% de la economía de la isla depende de la producción de plátanos. Por el momento, 2.857 agricultores se han quedado sin trabajo en la isla y muchos son los que se han planteado trasladarse a otras para poder seguir en el sector y continuar con la producción de esta fruta. 

Un sector donde tienen pérdidas del 20 al 40% porque no hay producto para importar a la península. 

La isla pierde hasta 400 hectáreas de plátano

El sector se ha visto obligado a incrementar los precios en sus productos hasta un euro. “Aunque el nivel de producción está por encima de la media histórica en la última década, estos datos se deben a que en otras islas se está produciendo más y muchos agricultores han decidido desplazarse a otras islas por la catástrofe de La Palma.” así lo afirma Sergio Cáceres, gerente de Asprocan. 

Las fincas que están sepultadas por la lava se dan por perdidas, mientras que hay otras muchas que se encuentran asiladas y no pueden acceder a ellas. Aunque las empresas de La Palma son las mismas que están en otras islas, tienen diversificado su riesgo. Esta situación ha facilitado ciertos mecanismos de solidaridad interna. 

Los mercados también pierden

En Mercamadrid y MercaBarna han afirmado que aunque sigue llegando el producto y no ha notado la escasez ya que al margen de la catástrofe natural, septiembre y octubre han sido unos meses de bonanza para los agricultores por el buen tiempo en la zona. Aunque es posible que durante los dos próximos meses los mayoristas reciban más producto de Tenerife o Las Palmas para compensar las pérdidas. 

Al comienzo de la erupción, los plátanos estaban manchadas de piedras sólidas. Aunque ahora los mercados no han observado desperfectos en el producto, en la isla siguen lavando la colecta con agua o aire finito. Este trabajo incrementa el número de horas que emplean los trabajadores y la confección y posterior empaquetado, que conlleva un sobre coste de más de 20 céntimos en la recogida en finca y 10 céntimos en el empaquetado. 

Aunque el nivel de producción ha aumentado, lo cierto es que este sector del que dependen muchas familias se ha quebrantado, muchos mantienen la esperanza de poder reconstruir sus fincas lo más rápido posible. 

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?