Canarias

Cáritas atiende a 1.200 familias desde el fin de la erupción del volcán de La Palma

670 menores han recibido algún tipo de ayuda de la entidad, gracias a las aportaciones de la “Campaña de Emergencia y Solidaridad” con la isla

Un miembro de Cáritas Diocesana de Tenerife toma una fotografía de una de las viviendas afectadas por la erupción del volcán Tajogaite en la isla de La Palma.
photo_camera Un miembro de Cáritas Diocesana de Tenerife toma una fotografía de una de las viviendas afectadas por la erupción del volcán Tajogaite en la isla de La Palma.
  1. Espacios parroquiales
  2. Acogida en hoteles
  3. Trabajo a contrarreloj
Lava del volcán Cumbre Vieja.
Lava del volcán Cumbre Vieja.

Cáritas Diocesana de Tenerife, un año después de que se anunciara oficialmente la finalización de la erupción del volcán Tajogaite en la isla de La Palma, continúa atendiendo y acompañando a las personas afectadas, muchas de las cuales perdieron sus viviendas y medios de vida.

En concreto, hasta el momento se han producido más de 3.200 atenciones y son ya 1.200 las familias y 3.150 las personas (entre ellas 670 menores) que han recibido algún tipo de ayuda de la entidad, gracias a las aportaciones recibidas en el marco de la Campaña de Emergencia y Solidaridad con la Isla.

Muchas de estas familias son atendidas periódicamente y siguen siendo acompañadas actualmente por la Institución, mientras que otras han acudido por primera vez a Cáritas debido a la falta de respuestas de las administraciones públicas o ante la insuficiencia de las ayudas recibidas.

Según informa Cáritas, de la ayuda de alquiler por parte del Gobierno de Canarias, únicamente se han abonado cuatro meses hasta la fecha, lo que hace que las familias tengan que asumir el costo de dichos alquileres, encontrándose algunas en situaciones de extrema vulnerabilidad, dado que se trata de alquileres muy elevados que no pueden mantener en el tiempo, necesitando el apoyo de entidades como Cáritas o los Servicios Sociales municipales hasta que esta ayuda finalmente se ejecuta.

Con las donaciones recibidas (6,6 millones de euros), Cáritas Diocesana de Tenerife ha invertido 2,7 millones de euros, fundamentalmente en ayudas al alquiler, atención básica y obras de reforma y compra de mobiliario a familias damnificadas de la erupción y en situación de vulnerabilidad. 

Espacios parroquiales

De igual modo, se siguen concediendo ayudas de emergencia (entre ellas, gastos médicos, pagos de suministros, etcétera) y se habilitaron y acondicionaron seis espacios parroquiales en varios municipios de la Isla, realizando reformas de albañilería, pintura, equipamiento o mobiliario. En ellos continúan reubicadas cuatro familias que estaban en situación de exclusión residencial extrema. Con ellas se lleva a cabo un proceso de intervención social continuado para la mejora de su bienestar y su inclusión sociolaboral.

También se abrió una línea de apoyo para las familias más vulnerables, con desamparo económico, para la reconstrucción de viviendas en zonas afectadas por el volcán, en aquellos casos en los que las viviendas no están en condiciones de habitabilidad y necesitan ser reformadas. 

Además, se continúa apoyando a familias damnificadas en la construcción de viviendas nuevas habituales, tanto en la compra de materiales como en gestiones necesarias para la habitabilidad. Se está apoyando igualmente la compra de mobiliario, enseres y electrodomésticos para viviendas que se vieron afectadas por la erupción del Tajogaite y que aún no están en condiciones de habitabilidad.

Un apoyo económico que se otorga por unidad familiar. 

Acogida en hoteles

Cáritas Diocesana de Tenerife sigue trabajando en coordinación con los equipos de trabajo que acompañan a las familias acogidas en los hoteles que se habilitaron, siendo Cáritas una de las entidades que un año después de la finalización de la erupción continúan dando respuesta a las necesidades concretas de estas personas para que puedan volver a su vivienda habitual.

Desde la entidad también se está dando apoyo a los afectados de las zonas rurales en material laboral, ya que en la mayor parte de los casos han perdido sus herramientas y medios para poder recuperar sus fincas.

Trabajo a contrarreloj

Así, la Institución sigue trabajando en materia de empleo, derivando a personas en situación de desempleo o ERTE, para ofrecerles un servicio de orientación y acompañamiento durante el proceso de reinserción laboral.

A todas estas actuaciones se han sumado en este último año las Hijas de la Caridad, que han liberado a dos religiosas para acompañar a personas afectadas de las comunidades del valle de Aridane; y la Congregación de los Religiosos Camilos, que han estado ofreciendo acompañamiento emocional y orientación psicológica a personas damnificadas de la erupción. 

En esta línea, el equipo técnico del proyecto de la emergencia y los propios religiosos Camilos consideran necesario reforzar la atención psicosocial de las familias afectadas por el volcán. "Un año después de la finalización de la erupción, estamos en un punto del camino donde el cuidado de la parte psicológica resulta fundamental; se trata de cuidar a la persona en este ámbito para poder ofrecer una respuesta integral a sus necesidades", indican desde Cáritas. 

El volcán Cumbre Vieja, en la isla de La Palma.
El volcán Cumbre Vieja, en la isla de La Palma.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?