Baleares

Sánchez no consultó al Departamento de Seguridad Nacional su cambio de política sobre el Sahara

Ni un solo papel pasó previamente por el órgano que asesora al presidente y que tiene entre sus funciones analizar amenazas como la que acaba de producirse

Pedro Sánchez y el director del Departamento de Seguridad Nacional, Miguel Ángel Ballesteros (Foto: Pool Moncloa/Fernando Calvo).
photo_camera Pedro Sánchez y el director del Departamento de Seguridad Nacional, Miguel Ángel Ballesteros (Foto: Pool Moncloa/Fernando Calvo).

El Departamento de Seguridad Nacional, creado en 2012, es el órgano de asesoramiento al Presidente del Gobierno en materia de Seguridad Nacional. Depende del jefe de Gabinete de la Presidencia, ahora Óscar López, y tiene su sede en el complejo de La Moncloa.

Cerca de un centenar de personas integran el DSN, y su director es el general de brigada Miguel Ángel Ballesteros Martín. 

Según explican fuentes oficiales, “su razón de ser reside en la necesidad de reforzar la orgánica de la Presidencia del Gobierno para asistir al Presidente del Gobierno en su responsabilidad de dirigir la política de Seguridad Nacional de España”.

Dado su ámbito de competencias, una decisión como la adoptada por el presidente del Gobierno, de cambiar la política de España sobre el Sáhara tendría, lógicamente, que haber pasado por el Departamento de Seguridad Nacional, tanto respecto a su fundamentación previa como, sobre todo, respecto a las consecuencias que podía acarrear para el país y su seguridad. Unas consecuencias que ya se están sufriendo, a la vista de la reacción de Argelia.

Gestión de crisis

Según el artículo 3 de la Ley de Seguridad Nacional, de 28 de septiembre de 2015, se entiende por seguridad nacional “la acción del Estado dirigida a proteger la libertad, los derechos y bienestar de los ciudadanos, a garantizar la defensa de España y sus principios y valores constitucionales, así como a contribuir junto a nuestros socios y aliados a la seguridad internacional en el cumplimiento de los compromisos asumidos”.

Uno de los cometidos del DSN es la gestión de crisis cuando se produzcan, en asuntos que afectan a la seguridad del país.

El DSN apoya al Consejo de Seguridad Nacional y para su trabajo recibe apoyos de otros ministerios, como Interior Exteriores, además de los servicios de inteligencia. En ocasiones, pide también el asesoramiento de expertos. Tiene contacto diario con el CNI.

Analizar las amenazas

Según el Real Decreto 1119/2012, de 20 de julio, por el que se reestructura la Presidencia del Gobierno, el DSN tiene, entre otras, las siguientes funciones:

-Elaborar estudios e informes sobre la Política de Seguridad Nacional, sin perjuicio de las funciones que correspondan a otros órganos.

-Asistir al Presidente del Gobierno en el ejercicio de la presidencia del Consejo de Seguridad Nacional, así como al Director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno en su condición de Secretario de dicho órgano colegiado del Gobierno.

-Elaborar la planificación del desarrollo estratégico de la Seguridad Nacional.

-Analizar la evolución de los riesgos y amenazas y de sus potenciadores.

Alerta temprana

En el caso de situaciones de crisis, le corresponde, entre otros objetivos:

-Realizar la alerta temprana y el seguimiento de los riesgos, amenazas y situaciones de crisis en coordinación con los órganos y autoridades competentes.

-Proporcionar el apoyo y la coordinación adecuada en la gestión de situaciones de crisis, mediante la utilización de los mecanismos de enlace, coordinación e información con las distintas autoridades competentes de las Administraciones Públicas.

-Mantener y asegurar el adecuado funcionamiento del Centro de Situación del Departamento de Seguridad Nacional y las comunicaciones especiales de la Presidencia del Gobierno, así como proteger su documentación. 

La venganza de Argelia

El Departamento de Seguridad Nacional no ha podido alertar con antelación al presidente del Gobierno de los riesgos que suponía el reconocimiento de la posición de Marruecos sobre el Sahara, que ha dado un giro de ciento ochenta grados a la posición histórica de España y de los anteriores Gobierno, porque no tuvo conocimiento previo de la decisión del presidente.

Se trata de unos riesgos que acaban de materializarse, entre otras represalias, en la decisión de Argelia de romper el tratado de amistad y buena vecindad con nuestro país y de congelar el comercio con España, por el “giro injustificable” del Gobierno sobre el Sáhara.

A lo que se añade la súbita llegada de inmigrantes ilegales argelinos a las islas Baleares. Pero más aún el riesgo energético que supone para España que pueda cortar o dificultar el suministro de gas, ya que el cincuenta por ciento de gas que se consume en nuestro país es de origen argelino. Algo que afecta al “bienestar” de los ciudadanos que debe proteger el Gobierno con ayuda del DSN.

Ningún papel en el DSN

De nada de esto pudo el Departamento de Seguridad Nacional, porque, según ha sabido Confidencial Digital de fuentes solventes, este organismo ha estado absolutamente al margen de la decisión del presidente del Gobierno de cambiar la postura de España sobre el Sáhara.

El DSN no ha tenido nada que ver porque ese asunto no se le había planteado con anterioridad. Y por tanto, no ha avisado de las consecuencias que ya está teniendo como resultado de la reacción de Argelia.

De acuerdo con dichas fuentes, sobre la cuestión del Sahara y el cambio de postura del Gobierno, “ningún papel ha pasado antes por el DSN. Es un asunto que no han estudiado”.

El búnker de La Moncloa

El DSN se encarga del mantenimiento y adecuado funcionamiento del Centro de Situación existente en el complejo de La Moncloa para el ejercicio de las funciones de seguimiento de crisis, y también gestiona y asegura las comunicaciones especiales de la Presidencia del Gobierno. 

El Centro de Situación es el conocido como “bunker de La Moncloa”, en el que tiene sus dependencias el DSN, ​una construcción bajo tierra, antinuclear, con tres pisos, acondicionada para que desde esas instalaciones puede dirigirse el país en caso de máxima emergencia.

Si fuera preciso, allí podrían refugiarse el jefe del Estado, el presidente del Gobierno  otros altos cargos civiles y militares. Tiene suministros para varios días y cuenta con un equipo médico permanente las veinticuatro horas durante todo el año. 

Funciona las veinticuatro horas

El búnker no es solo un refugio nuclear rodeado de puertas blindadas, habitaciones secretas y salas de comunicaciones, sino que, como sede del DSN, es una oficina civil y militar que funciona 24 horas al día los siete días de la semana para detectar cualquier alerta, anticiparse a los riesgos para España y, en su caso, coordinar las soluciones.

La pandemia y la invasión rusa de Ucrania han revitalizado el búnker. El Consejo de Ministros se reunió allí durante los peores días del coronavirus, y lo mismo hace semanalmente el Comité de Situación de la Seguridad Nacional desde que Rusia invadió Ucrania.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes