Baleares

Fundación Jaume III pide al Gobierno la defensa de los derechos lingüísticos baleares

La entidad cultural pide que la Oficina de los Derechos Lingüísticos se desligue del catalán “de Barcelona”

La Fundación Jaume III La Fundación Jaime III busca dar prestigio a la modalidad lingüística de Baleares “en todos los ámbitos”.
photo_cameraLa Fundación Jaume III La Fundación Jaime III busca dar prestigio a la modalidad lingüística de Baleares “en todos los ámbitos”.

La Fundación Jaume III, entidad cultural que vela por las modalidades lingüísticas habladas en las islas Baleares, ha exigido al Govern que defienda los derechos de los hablantes del mallorquín, menorquín e ibicenco “ante las catalanadas que suplantan” las modalidades insulares.

La entidad ha pedido al Gobierno del archipiélago balear “apoyo administrativo a las víctimas de discriminación por motivo de su lengua”. De este modo, se hará efectivo el artículo 35 del Estatuto de Autonomía de las Islas Baleares, según el cual las modalidades insulares “serán objeto especial de estudio y protección”, efectiva “en todas las comunicaciones de la Administración, medios de comunicación, Universidad, escuelas e instituciones públicas”. 

“Indiferencia” del Govern

La Fundación ha denunciado lo que la entidad ha considerado una muestra de “indiferencia” por parte del Gobierno. Según la organización, a la Administración de Francina Armengol “le es absolutamente igual” algunas situaciones, como que la cartelería pública de Baleares “no respete las modalidades insulares" y estén escritos en la modalidad catalana “de Barcelona”, según la entidad. 

La Fundación ha pedido que el Gobierno "cumpla la ley” para que los hablantes de las modalidades lingüísticas de Baleares “que quieran ser atendidos en su lengua autóctona”, no permanezcan “discriminados por razones lingüísticas”.

La Fundación Jaime III ha mostrado su aspiración de convertirse en un “movimiento ciudadano” con el objetivo de “dar prestigio” a la modalidad lingüística de Baleares “en todos los ámbitos”. Según la entidad, “ha llegado la hora de pasar de las palabras a los hechos”, reconociendo “abierta y públicamente” al mallorquín, menorquín e ibicenco como “la lengua de Baleares” y aprobando un modelo de lengua “integrador” que permita “corregir los abusos” cometidos durante los últimos 30 años “de imposición catalanista”.

Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo