Baleares

PSOE, Podemos y Més no terminan de ponerse de acuerdo

Decepción entre los antitaurinos por el retraso en la prohibición en Baleares

El Parlament aprobó una moción instando al gobierno de Armengol a aprobar una ley para abolir las corridas, pero los plazos se han ido alargando mientras aumentan los festejos en Mallorca

Plataforma antitaurina Mallorca sin sangre.
photo_cameraPlataforma antitaurina Mallorca sin sangre.

Las Islas Baleares, siguiente comunidad tras Cataluña y Canarias en prohibir los toros: esos eran los planes de colectivos antitaurinos y los partidos de izquierdas que apoyan el gobierno autonómico de Francina Armengol. Sin embargo, el asunto se está ralentizando entre el enfado de los impulsores del proyecto.

El movimiento animalista lleva años en campaña para abolir las corridas de toros en Baleares: una comunidad donde la tauromaquia tiene menos apoyo que en otras zonas de España, pero que todavía cuenta con una plaza importante, la de Palma de Mallorca, y algún otro coso donde todavía se celebran corridas.

En la anterior legislatura autonómica y municipal, la mayoría absoluta del Partido Popular impidió que prosperaran iniciativas para prohibir los festejos tanto en ayuntamientos como el de Palma de Mallorca, en el Consejo Insular de Mallorca y en el Parlamento autonómico de Baleares.

Sin embargo, el cambio político propiciado por las elecciones de mayo de 2015 abrió la puerta a aprobar mociones, y sobre todo normas legales, para prohibir las corridas de toros.

PSOE, Podemos y Més aprueban sólo una moción

A nivel autonómico, el asunto llegó al Parlament de Baleares a principios de octubre. Entonces los partidos de izquierdas -PSOE, Podemos y los nacionalistas de Més- aprobaron tramitar una proposición no de ley para exigir una norma que acabara con la tauromaquia en las islas.

En principio, el debate parlamentario estaba previsto para noviembre. Al final no fue hasta febrero de 2016 cuando esa moción se aprobó: instaba al gobierno balear a presentar una nueva ley autonómica que, tal y como ocurrió en 2010 en Cataluña, declare ilegales las corridas de toros.

“Pero se ha estancado todo un poco”, resume para El Confidencial Autonómico un portavoz del colectivo Mallorca Sense Sang (“Mallorca Sin Sangre”), que llevan años promoviendo que las instituciones acaben con la tauromaquia.

Y es que PSOE, Podemos y Més les transmitieron en un primer momento que sus planes eran que la ley para prohibir las corridas de toros estaría lista para ser aprobada en mayo. Después se habló del mes de junio, antes del verano.

Ambos plazos se han superado mientras los partidos de izquierdas no terminan de ponerse de acuerdo en el alcance de la prohibición. Los tres apoyan abolir las corridas en plazas, pero tienen posturas distintas sobre el “toro de Fornalutx”, un‘correbou’ como los de otros pueblos de Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Los socialistas se inclinan por obligar a introducir una serie de cambios en el “toro de Felanutx” para evitar daño al animal. Pero tanto Podemos y Més como los colectivos animalistas no aceptan más que la prohibición del festejo.

Más corridas de toros que otros años

En principio la nueva fecha para aprobar esa ley en el Parlament de Baleares es septiembre, pero las fuentes de las asociaciones animalistas como Mallorca Sense Sang se muestran pesimistas y creen que el asunto seguirá dilatándose y pasará septiembre sin que se hayan prohibido los toros.

La sensación predominante entre los promotores de esta prohibición es una gran decepción. Sobre todo porque mientras se demora esa ley, se están celebrando corridas de toros.

“Se están celebrando más ferias y corridas que otros años”, lamenta un activista consultado por ECA. Ya ha habido corridas en Palma de Mallorca, en Alcudia y en Muro (también en la isla de Mallorca).

Según los animalistas, ahora los taurinos “están muy subidos” porque ven que la amenaza de la abolición no termina de hacerse real. “En Baleares solía haber últimamente tres o cuatro corridas al año, y este 2016 al final habrá de diez a doce”, explican desde Mallorca Sense Sang.

Además, las campañas electorales sucesivas han frenado el ritmo de ayuntamientos de Baleares, sobre todo de Mallorca, que se declaran antitaurinos. En enero eran 31 municipios los antitaurinos, y esperaban que se unieran al menos otros diez en los meses siguientes: sin embargo, actualmente la cifra sólo ha subido a 34 ayuntamientos y los impulsores de esta campaña confiesan que se ha parado mucho.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes