Baja

El ciudadano de Las Palmas que fingió su propio secuestro para pagar sus gastos en el juego ya ha sido detenido por la Policía

Un empresario de Las Palmas había perdido 130.000 euros de sus negocios en las máquinas tragaperras, e intentó recuperarlo fingiendo su propio secuestro. Se encerró en los baños de su trabajo disfrazado y telefoneó a un compañero para decirle "que le habían secuestrado" y que pasaría un hombre con la llave de la caja de seguridad del banco para que bajara a coger todo lo que hubiese y se lo entregase. Desde el mismo baño, se dirigió a la oficina donde se encontraba su compañero y le entregó la llave de la caja, al mismo tiempo que le dijo que bajara. Cuando el compañero llegó al banco para sacar el sobre de la caja, una empleada lo encontró muy nervioso y decidió llamar a la Policía. Los agentes descubrieron la 'trampa' y enviaron al empresario a comisaría.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable