Baja

Los agricultores del valle del Ebro, cuyo abuso de fertilizantes agrícolas provoca más emisiones de amoníaco de las esperadas

El valle del Ebro tiene más emisiones de amoníaco de las que se pensaba, según el primer mapa completo de las emisiones de amoníaco mundial, llevado a cabo gracias a los datos obtenidos por satélite, que revelan una estimación a la baja de algunas de las concentraciones de amoníaco detectado por los actuales informes e identifica nuevos 'puntos calientes'. El trabajo ha sido llevado a cabo por un equipo de LATMOS-IPSL en colaboración con científicos belgas de la Universidad Libre de Bruselas, y ha demostrado la existencia de unos índices de amoníaco mayor a los que se estaban manejando en los valles agrícolas del hemisferio norte, particularmente Estados Unidos (las regiones de San Joaquín en California y en el valle de río Snake de Idaho) y Europa (los valles del Ebro y Po). Esta investigación concluye afirmando que este incremento en las emisiones de amoníaco se deriva del uso de fertilizantes agrícolas y de la intensificación de la cría de ganado.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?