Asturias

El rechazo del PP asturiano a Álvarez Cascos fue ordenado desde Génova: la dirección nacional prefiere una mujer para la candidatura 'popular' al Principado

Álvarez-Cascos no será candidato a la presidencia del Principado de Asturias. Así lo han elegido los miembros del Comité Electoral Regional del PP asturiano. Detrás de esta decisión hay varios hechos recientes que no han sido dados a conocer a la luz pública, como las llamadas que han recibido desde Génova en las últimas semanas quienes debían votar al candidato. "Algo raro ha pasado" comentan a El Confidencial Digital fuentes de la militancia 'popular' en Asturias. Daban por hecho que Francisco Álvarez Cascos sería designado, sí o sí, candidato para las autonómicas de 2011. Pero aún faltaba que el Comité Electoral regional del PP diera el 'sí' definitivo. Según aseguraban a este confidencial fuentes de la dirección de los 'populares' asturianos, las cuentas ya estaban hechas: pese a ciertas reticencias internas, Cascos contaba con el apoyo suficiente como para ser nombrado. Y Génova, dicen, respetaría el resultado de esa decisión. En Génova, la vuelta de Álvarez Cascos estaba provocando más de un quebradero de cabeza. De sobra es conocido el enfrentamiento que mantienen el asturiano y la actual jefa de filas del PP nacional, María Dolores de Cospedal. En la sede nacional nadie quería un nuevo frente. Pero, como decían, respetarían su decisión. Tal y como han confesado a El Confidencial Digital fuentes de la cúpula directiva de la formación regional, miembros del Comité Electoral asturiano han recibido en las últimas semanas diversas llamadas telefónicas desde Génova, para cuestionarles sobre el sentido de su voto, si a favor o en contra de Cascos. En esas llamadas, se aseguraba que Asturias "tenía todo el derecho a elegir", y confirmaban que se respetaría. Pero durante esas conversaciones, el interlocutor de Génova aseguraba que elegir al ex ministro sería "traicionar los planes" trazados en un primer momento. Estos planes pasaban por la elección de "un candidato nuevo, fresco", alguien que no estuviera quemado por los más de diez años del PP asturiano en la oposición, ni que representara a la vieja guardia. Un perfil similar al que les llevó a la victoria en Galicia, con Núñez Feijóo, o en el País Vasco, con Antonio Basagoiti.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?