Asturias

‘Atasco’ en la comisión sobre el Niemeyer en Asturias. Ni el Ministerio de Cultura, ni la Consejería, ni el Ayuntamiento de Avilés tienen documentos para acreditar por qué recibió subvenciones

El Centro Internacional Niemeyer es un emblema en la actividad cultural asturiana , lo cual no evita que los primeros años de su gestión estén siendo sometidos a una comisión de investigación en la Junta del Principado desde hace varios meses. Los miembros del equipo de trabajo denuncian que la documentación está llegando muy lentamente e incluso se habla de expedientes y facturas desaparecidos.

Según explica uno de los componentes de la comisión a El Confidencial Autonómico, llevan meses esperando que el Ministerio de Cultura envíe varias facturas y documentación sobre subvenciones de las cuales no dicen no tener copia escrita ni la Consejería astur ni la Fundación que gestiona el Niemeyer.

Los gestores, explica Carmen Fernández (Foro Asturias), “no saben qué facturas presentaron a la justificación de subvenciones y cuáles no”. También comenta que la Intervención General ha declarado que no existen expedientes de justificación de subvenciones en la Consejería de Hacienda y Sector Público entre 2006 y marzo de 2013.

La comisión especial no permanente de investigación sobre el funcionamiento y gestión y desarrollo del Centro Niemeyer se creó en la Junta del Principado a instancias del grupo parlamentario ‘popular’ empezó a trabajar a comienzos de 2013.

En febrero de este año el grupo parlamentario mixto llevó el Niemeyer al Senado: solicitó a Fomento que ejerciese acciones de responsabilidad civil ante lo que denominaron “gestión negligente” de la Fundación del centro.

La Fundación que está detrás del Centro Cultural Internacional fue creada a finales de 2006. Entre sus patronos está la Autoridad Portuaria de Avilés, relacionada con Fomento, motivo por el cual se solicitó amparo en el Senado. La iniciativa fue rechazada (pág. 28 y siguientes).

¿Qué pasó en el Niemeyer?

Irregularidades, desfases económicos y calamidades administrativas”. Así resumen fuentes consultadas por ECA el historial del Centro Niemeyer. Quienes conocen de cerca el caso hablan de “facturas impagadas, gastos sin facturas, facturas con conceptos impropios y utilización desenfrenada de tarjetas”.

Estas prácticas llegaron a los tribunales de la mano de Foro Asturias en diciembre de 2012; posteriormente, también el actual Gobierno del Principado (PSOE) promovió medidas judiciales ante lo que denominaron una “desastrosa e irregular gestión del dinero público”.

Este proyecto empezó a fraguarse durante el mandato del socialista Vicente Álvarez Areces, ex alcalde de Gijón y hoy senador. En pocos años la gestión y administración de Niemeyer produjo una deuda de 2.400.000 euros, una cifra que los partidos regionales aseguraron haber conocido a través de los medios de comunicación.

Entre los años 2008 y 2009 en el Centro generó una deuda del 380% con los proveedores y acumuló impagos de más de 800.000 euros en varias entidades financieras. La lista de acreedores, más de 140, está integrada fundamentalmente por pymes.

Entre las irregularidades detectadas está la ausencia de expedientes con los contratos de trabajo que respaldasen los pagos de las nóminas a los empleados de la Fundación gestora.

La inversión fue de 47 millones, una cantidad que queda muy lejos de los 450 millones de la Ciudad de la Cultura de Santiago o los 1.280 millones invertidos en la Ciudad de las Artes de Valencia.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable