Asturias

El ՙMadrid Central՚ asturiano se hace esperar

Los ayuntamientos de Gijón y Oviedo tienen hasta 2023 para aplicar la normativa europea anticontaminación

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
photo_cameraOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Los ayuntamientos de Gijón y Oviedo no tienen planeado aún en qué momento pondrán en marcha la normativa de la Unión Europea de restringir el tráfico en el centro de la ciudad. Según ha podido comprobar El Confidencial Autonómico, los consistorios no tienen pensado hacer ningún comunicado sobre un plan anticontaminación, que debe estar adaptado para el año 2023. 

El ՙMadrid Central՚ de Asturias incluirá una restricción del tráfico y un encarecimiento de su zona azul. Las nuevas condiciones están reflejadas en el borrador del Plan Nacional de Energía y Clima 2021-2030. El texto responsabiliza al tráfico del 26% de las emisiones y se fija como meta convencer a los conductores para que pasen al transporte público, y el compartido.

Según el borrador, la fórmula pasa por la “delimitación de zonas centrales en las ciudades de más de 50.000 habitantes a partir de 2023”. El Plan estima que la puesta en marcha del mismo exija casi 11.000 millones de euros. 

El Ministerio para la Transición Ecológica hizo pública su preocupación de la mano de Pedro Sánchez. En su primer discurso del debate de investidura del pasado 22 de julio, el presidente del Gobierno en funciones recordó la obligación de que las ciudades de más de 50.000 habitantes estuvieran dotadas de “zonas de bajas emisiones, con restricciones para los vehículos más contaminantes”. 

La iniciativa en Oviedo llega cuatro años después de que el acceso a la ciudad fuese cortado por los elevados niveles de contaminación. Ya en 2019, el pasado mes de febrero se dio el siguiente paso, al reducir los límites de velocidad a los 90 kilómetros por hora. 

De momento, entre las ciudades que han seguido este protocolo contra la contaminación se encuentran Madrid, que multa a los vehículos que generan más emisiones contaminantes que accedan a las 472 hectáreas más céntricas de la capital; Londres, donde los vehículos más contaminantes deben pagar una cuota de 15 euros, con el objetivo de potenciar el transporte público. 

Además, en Oslo solo los vehículos sin emisiones se salvan de la tasa. Milán tiene previsto llevar adelante la prohibición total de los turismos diésel desde el año 2030, un combustible que utilizan más del 50% de los vehículos en Asturias. 

 
Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes